17.10.20

Opinion. Festival de Sitges 2020: Impetigore, Get the Hell Out y Post Mortem

Más películas (estas muy retorcidas) vistas online esta edición 2020 del Festival de Sitges: la fantástica Impetigore, Get the Hell Out y Post Mortem.


IMPETIGORE

Todo me gusta de esta peli. Su sorprendente arranque, con unas chicas que trabajan en un peaje y son agredidas por un tipo, hasta el viaje que emprenden a una aldea remota de Indonesia para descubrir el oscuro pasado de una de ellas, que quiere reclamar una herencia. Esta historia de fantasmas, maldiciones y tradiciones inquietantes con niños de por medio, está dirigida por Joko Anwar, que pone al espectador al mismo nivel que la protagonista, pues vamos conociendo más a medida que lo hace ella, casi nunca vamos por delante, con lo cual es fácil ponerse en su pellejo e ir sufriendo con ella sus diferentes avatares. Retorcida como pocas y bastante explícita en algunos momentos, cuenta en su final con una explicación potente, que satisface (y ya es difícil en películas tan al límite como esta) y al mismo tiempo te deja con el corazón en un puño. No me esperaba nada y me lo ha dado todo.




GET THE HELL OUT

Esta comedia espídica de zombies es una locura tal que te tiene que gustar este tipo de gamberradas que ponen de los nervios, en las que predomina la acción, muchas veces sin sentido, sobre la trama. Un guardia de seguridad, un tanto loser, y una política, de armas tomar, en plan estereotipos, claro, se unirán para desbancar al primer ministro de Taiwan. Con lo que no contaban era con un virus que afecta a todos los que están en el parlamento que los convierte en muertos vivientes bastante salvajes (no solo muerden sino que son capaces de atacar cual ninjas). La película arranca fuerte, con el brote, y a modo de flashback te cuentan cómo se ha llegado a esta situación. Obviamente hay un simbolismo entre los políticos y los resucitados, que harán lo que sea con tal de ganar al oponente. Es divertida si entras en el ritmo frenético de gags y uso de imágenes y situaciones más propias del anime y los videojuegos. 


POST MORTEM

Hay algo que me echa para atrás de este drama ambientado a inicios del siglo XX con un fotógrafo que toma retratos post mortem. Hasta que coge cuerpo, la trama se me hace aburrida. Este tipo, bastante soso, llega a un pueblo húngaro donde supuestamente hay fantasmas, le acompaña una extraña niña que es muy plasta, la verdad. Cuando ya comienza la jarana hay imágenes que están muy conseguidas, pero creo que se pierde la espectacularidad porque el resto es soporífero, ya que no hay mucha chicha interesante en la que rascar (parece una peli muda). Dirige Peter Bergendy, con Viktor Klem, y compite en la sección oficial. Lo mejor de la película es el poster.

No hay comentarios: