30.5.20

Opinión sobre el final. Defending Jacob: ¿qué harías si tu hijo es un asesino?

(subida 27.4.20; opinión de Defending Jacob sin spoilers; actualizo con opinión sobre el final comparándolo además con el libro, abajo)

Series con falsos culpables hay a patadas (la última, sin ir más lejos, la segunda temporada de Manhunter). Pero si el sospechoso principal es un menor de edad que, además, es hijo de un fiscal y una ayudante en un centro de chavales de riesgo, la cosa se complica. Vistos los tres primeros episodios de Defending Jacob (Defender a Jacob), que Apple continuará subiendo de forma semanal hasta llegar a los ocho episodios que completan la miniserie, lo mejor de esta propuesta es la ambientación y la interpretación de los actores. Lo peor: que parece que no pasa nada.




El fiscal, Chris Evans, deja de ser Capitán América para mostrar la desazón propia de un padre que no puede creerse que su hijo haya asesinado a un compañero de clase. Mientras este hombre intenta proteger a su hijo (eliminando alguna prueba que pudiera incriminarle), la madre (Michelle Dockery, Downton Abbey) intenta entender su conducta, pues en el fondo no deja de ser un adolescente con los secretos propios de la edad. El thriller, es decir, la investigación del crimen, se convierte entonces en un drama familiar con el que el espectador se debatirá. ¿El chaval es culpable o podría ser un pedófilo al que la policía tiene fichado? Jaeden Martell (que coincidió con Chris Evans en Puñales por la espalda), no da ninguna pista sobre su conducta. La madre escarba en el pasado, cuando de niño era un poco violento, y el padre recuerda al abuelo, un tipo que acabó en la cárcel. ¿Es posible que este chaval aparentemente normal tenga cierta tendencia a la violencia? En la miniserie británica Nacido para matar (2017) no quedaba ninguna duda; en Defender a Jacob, sí.

La serie es bastante pausada y oscura. Se nos van contando las cosas muy a cuentagotas y como espectadores no tenemos todas las piezas para entender qué está pasando. El fiscal debería hacer su trabajo, pero entendemos que su hijo sea su prioridad. Tampoco sabemos los motivos del asesinato, ni por qué los colegas del chico le tienen cierta manía. Los flashbacks en los que el padre recuerda al violento abuelo no me gustan, están metidos con calzador. Lo compensa el hecho de que la serie muestre, como en otras ficciones de este tipo, cómo la pequeña comunidad se vuelve en contra de la familia aparentemente modélica sin haber ido aún a juicio.

Entre los actores de reparto destacan Cherry Jones (El cuento de la criada) como la abogada del chaval; un imponente Pablo Schreiber (Orange is the New Black) mazado con traje, que hace de fiscal del caso; Sakina Jaffrey (House of Cards), la jefa del fiscal, y J.K. Simmons (Counterpart) el abuelo de Jacob.

La seguiré viendo porque hay muchos interrogantes y la serie engancha. Cuando acabe, comentaré por aquí el final.

Los padres llevan al psicólogo a Jacob. En el cuarto episodio la madre se obsesiona con el cuadro que está en la sala de espera, que mira fijamente siempre que va. Esta pintura creo que es la misma que usan en la gala benéfica a la que le piden que no vaya dadas las circunstancias. Da en el coco esta coincidencia.

Sobre el final de Defender a Jacob (con spoilers)

Cuando acabo la serie leo el final del libro. La novela es más cruda: Jacob muere en el accidente de coche (no queda en coma) y Andy imagina cómo hubiera sido su vida de seguir vivo. Lo que me plantea una duda: ¿pretenden continuar Defending Jacob con una segunda entrega? Porque no lo veo. Al igual que sus padres, Andy y Laurie, el espectador no sabe si Jacob mató a Ben. Y no lo sabrá nunca si Jacob muere. Y a mí este final me parece redondo porque no se trata de saber si Jacob es o no el asesino, sino de reflexionar sobre los motivos que nos llevan a prejuzgar a alguien (incluso a un hijo), de obviar el hecho de que se es inocente hasta que no se demuestre lo contrario. Defending Jacob en ningún momento nos da pistas sobre el asesinato para reconstruir el puzle. Los datos con los que contamos son los que tienen los padres. Jacob tiene un cuchillo, el fallecido le hacía bullying, sus amigos dudan de él, se comportó como si no hubiera ocurrido nada tras encontrarle muerto en el bosque, no se lo contó a nadie, escribió un relato online como si él hubiera cometido el crimen. En la serie todo apunta a Jacob como principal sospechoso, pero, en realidad, la duda es latente. Que el verdadero autor del crimen sea un pederasta, que grababa a Ben, puede colar, pero en el momento en que se suicida no nos fiamos del todo. Los padres juegan el papel principal pues Jacob tampoco es que hable mucho ni comparte ninguna pieza que nos pueda llevar a una cosa u otra. Jacob no existe como personaje activo, es una marioneta a la que el espectador mira sin encontrar respuestas. En un inicio es Laurie la que desconfía, pues su hijo podría haber heredado el gen asesino de su abuelo, el padre de Jacob. Andy defiende a su hijo a capa y espada hasta que leen su relato online, lo que le hace dudar. Andy vuelve a creer en Jacob para protegerle y apoyar a Laurie a la que ve perdida en su dolor. Cuando el pederasta se autoinculpa y Jacob sale libre, Laurie vuelve a creer en su hijo, pero es Andy el que desconfía ahora de él pues descubre que el pederasta no lo hizo. Si Andy no se lo hubiera contado a Laurie finalmente esta no hubiera tenido el accidente de coche. Laurie fuerza a su hijo a la que le diga la verdad mientras acelera (esto es complicado de rodar y que te lo creas), y el chaval por primera vez confiesa que lo hizo, aunque dice que es para que su madre, a la que ve fuera de sí, desacelere el vehículo y se calme. Para Laurie es el final, pierde la cabeza y se estrella. Solo es cuando ve que la vida de su hijo corre realmente peligro cuando Laurie le dice a Andy que deben seguir adelante. Poder perder a un hijo se antepone a cualquier duda. Por eso digo que la serie puede continuar pues hay dos frentes abiertos. El fiscal puede seguir acorralando a Andy porque sabe que miente con respecto a su hijo (estas escenas en el futuro con Andy roto). Por otro lado, si Jacob sale del coma seguirá pesando sobre él la duda. Andy podría investigar a su bola hasta descubrir al verdadero asesino aunque podría llevarle a su propio hijo, así que tendría que sopesar si le merece la pena. Si Jacob es el asesino podría repetir un comportamiento parecido (el secuestro de la chica de México tampoco queda muy claro, qué pasó con la camisa que Jacob perdió en la playa, por qué la chica no recuerda). Pero si no lo es tampoco me importa mucho porque para mí la serie no va sobre quién mató a Ben sino sobre qué hacer como padres cuando crees que tu hijo es un asesino. 

No hay comentarios: