3.6.20

Billions 5x5 solo para cinéfilos (el episodio más sexual)

(subida originalmente el 8.2.20; esta entrada se irá actualizando)

Claves sobre la quinta temporada de Billions, con Julianna Margulies y Corey Stoll.

Episodio 5x2, Dexter.
Episodio 5x3, la pizza y vino.

En el nuevo poster de Billions 5, Corey Stoll acompaña al reparto.



El 3 de mayo se estrena la quinta temporada de Billions. El 4 de mayo en Movistar Series.


En la quinta temporada de Billions, Bobby Axelrod (Damian Lewis) y Chuck Rhoades (Paul Giamatti) volverán a enfrentarse cruelmente, con la aparición de nuevos enemigos.


Corey Stoll será Mike Prince, un multimillonario, que se convierte en una verdadera amenaza para el dominio de Axe (descrito como una versión mejorada de Axe). Chuck se enfrentará a una formidable fiscal de distrito.



Julianna Margulies interpretará a Catherine Brant, profesora de sociología de la Ivy League y la autora más vendida. Aparecerá en cuatro episodios (del 4 al 8).



Taylor Mason (Asia Kate Dillon) se ve obligada a regresar a Axe Capital, donde debe luchar para proteger a sus empleados y sus activos.

Wendy Rhoades (Maggie Siff) volverá a hacer lo que le venga en gana y creará nuevas alianzas que la alejan de su propio marido Chuck (del que se divorcia) y de su jefe Axe.

Esta temporada, la lucha por el poder se convierte en una lucha por la supervivencia, y todos los personajes deben adaptarse o arriesgarse a desaparecer.

El resto del reparto: David Costabile, Condola Rashad, Kelly AuCoin y Jeffrey DeMunn.

Trailer de la quinta temporada de Billions


Episodio 5x4
Si algo me flipa de esta temporada es su obsesión por el detalle en la comida y sus simbolismos. Chuck y su padre desayunan un huevo duro; Axe y su posible socio negro, huevos Benedictine. Wags elige una hamburguesa para hablar de religión con su hijo y un tiburón al que Taylor quiere para sus negocios engulle un gran chuletón porque está haciendo la dieta keto (todo proteínas, cero hidratos). El chef de Axe le prepara una cena con Wendy (aquí hay cierta tensión sexual extraña, como la que se percibe entre Wendy y Nico (Frank Grillo), el pintor que contrata Axe). Axe se empecina en hacer negocio con su antiguo barrio, Yonkers. Mientras juega al basket con el chaval negro que ahora vive en su antigua casa, Prince juega al baloncesto con Dominique Wilkins. Aunque compiten por el negocio, en el momento en el que Prince se aparta, a Axe parece importarle menos, y decide no ir a cenar con la familia del chaval como había prometido (pastel de carne), aunque le dice a su chef que cocine para ellos mientras él se aleja de Yonkers, de cuando no tenía nada. [Esta decisión es bastante pueril, espero que no acaben por cargarse al personaje porque en el episodio 5x3 su speech de matón en el colegio de su hijo fue de vergüenza ajena] El guiño popero lo suelta Wags cuando compara la venganza de Axe contra Prince con Victor Maitland a Axel Foley (de la película Superdetective en Hollywood). Wendy y Taylor puede que se unan para hacer su negocio sin contar con Axe, mientras Wags busca una posible madre a través de una aplicación de citas porque siente que ha fracasado como padre, con la striper y con el fanático. Aparece Julianne Margulies como una profesora de sociología por primera vez: le pide a Chuck que acuda a una clase que va a dar en Yale Law sobre su aparición televisiva confesando sus gustos sexuales. Chuck no quiere en principio pero ella le ayuda con sus difíciles alumnos en su primer día de clase y acepta la invitación. ¿Habrá lío entre estos dos?

Wendie Malick a la que hemos visto en Hot in Cleveland.

Episodio 5x5
En este episodio, casi todos los personajes principales tienen lío de cama. Todos, excepto Axe, que también lo lleva regulín con su padre mientras Chuck se preocupa porque el suyo ha sido hospitalizado. Mientras Axe odia a su padre porque se aprovecha de su madre, Chuck acude preocupado a ver al suyo al hospital con la profesora (Julianna Margulies) con la que antes se ha acostado en plan misionero (para demostrarle que puede ser normal en la cama) lo que me provoca toda la grima (a ella no se le mueve un pelo tumbadita con el peso plomo encima). También acude porque la llaman Wendy acompañada con el pintor con el que ha habido mamoneo. No sé cómo le sentará a Axe que su pintor contratado se esté acostando con la persona a la que le confía todos sus secretos y que Wendy además esté haciendo negocios a sus espaldas con Taylor. Me da que Axe va a estallar porque en cada episodio le ha ido pasando algo chungo a nivel personal mientras en lo profesional está obsesionado con montar su propio banco (y encima ahora le sale mal). La relación más rara la mantienen Kate, la mano derecha de Chuck, y Jackie (Michael Raymond-James) el hermano de Connerty, que está en la cárcel (Kate fue ayudante de Connerty), pues el tipo se dedica a robar cajas fuertes. Intiman porque Chuck le pide que robe un anillo con el que complacer a la persona que le puede dar carta blanca a Axe con su banco (la gran Wendie Malick que sale poquito). Si Chuck recupera como sea ese anillo que es un recuerdo familiar ella evitará que Axe se salga con la suya. A Kate le pone como una moto el ladrón. Momentazo el de Connerty cuando le pega un puñetazo a Chuck en su visita a la cárcel.

En cuanto a referencias cinéfilas he pillado estas seis (incluso Jackie se ríe cuando Chuck le dice que necesita a alguien para un robo y Jackie le contesta: "Ya tengo muy vista esa peli. No me lo diga. Hay una caja")
  • Minority Report. Chuck le dice a Leah Calder que ella puede prevenir los delitos antes de que ocurran a lo que ella le replica que "esto no es Minority Report".
  • Matrix. Wendy, Taylor y Winston, uno de los ayudantes, la mencionan. Este dice que la vio con cinco años.
  • Teniente corrupto. Wags compara a Leah Calder con Harvey Keitel.
  • Tarde de perros. Spyros menciona el famoso robo con Al Pacino ("quería lograr un ambiente como en Un día de perros pero la luz no era muy buena") cuando le explica a Axe cómo ha grabado las imágenes dentro del banco con las que sacar a la luz que son racistas y clasistas, y así hacerse un hueco en el mercado con su propio banco.
  • Gal Gadot. Winston compara a Rian, la nueva colega que ficha Taylor (Eva Victor) con la protagonista de Wonder Woman cuando dice: "Tramabas sustituirme por la hermana loca de Gal Gadot". 
  • El Padrino. Al inicio del episodio el padre de Chuck sufre un colapso mientras juega con su nieta. Antes se había introducido una cáscara de naranja en la boca. Vito Corleone jugaba con su nieto en la película cuando sufre un ataque al corazón y en la película de Coppola las naranjas son señal de peligro.
Más Billions en Yonomeaburro

Curon, serie de terror italiana de Netflix

Netflix apuesta por otra serie de terror, la italiana Curon que se estrena el 10 de junio.



En la serie, 17 años después de un trágico suceso, una mujer regresa a su casa en Curon con sus hijos gemelos. Pronto descubren que la ciudad está maldita. "Cuando escuchas las campanas de la vieja torre de la iglesia, los sentimientos reprimidos vuelven a la superficie".

Desde la plataforma venden Curon como una serie lovecraftiana pues la trama nos lleva a una ciudad maldita plagada de misteriosos horrores. También existe la sugerencia de que los lugareños pueden estar al tanto de lo que esté sucediendo en la ciudad, y hay referencias a visiones de pesadilla, secretos oscuros e incluso un lago que ha "despertado".

"La maldición destruirá todo", advierte uno de los personajes.

Tráiler de Curon

2.6.20

20 personajes con parche en el ojo en el cine: George C. Scott en Ojos de fuego

(subida originalmente 2.6.19; esta entrada se irá actualizando)

En esta entrada recopilo personajes de películas que llevan parche en un ojo. El último tuerto añadido al ranking es George C. Scott en Ojos de fuego, donde hace creer al personaje de Drew Barrymore que es su amigo.

Además: Personajes con parche en series de televisión.



1.6.20

Killing Eve 3x8 el abrigo amarillo de Loewe, estilismo matador (los mejores looks de Villanelle)

(subida originalmente 22.4.19; esta entrada se irá actualizando; puede contener spoilers)

En la primera temporada el vestido rosa de Villanelle estuvo en boca de todos. Con la segunda temporada, la cosa fue a más. Villanelle, interpretada por Jodie Comer, lucía más de 35 looks diferentes mientras asesina a diestro y siniestro. En la tercera entrega, la asesina sigue siendo de las mejor vestidas porque la sangre no está reñida con el estilo.
En la tercera entrega, Villanelle vive en España, en Barcelona. ¿Notaremos el toque europeo en sus looks? Sam Perry se encarga del vestuario. Más información de la tercera temporada aquí.

Episodio 3x8

Villanelle sigue presumiendo de abrigos, este tan cantoso en amarillo con lazo al cuello es de la firma española Loewe, con botines negros de Ann Demeulemeester.

En este total look de Loewe la modelo lleva botas de Simon Miller que son las que luce Villanelle con el traje multicolor de abajo.

Villanelle no quiere matar más. Me fascinan sus looks, lo único pasable en una temporada en la que no ha pasado nada, más allá de que se hayan cargado a un personaje que molaba mucho (el hijo de Carolyn) y que esta se vengue cargándose al líder de los Doce (dicen), aunque todo resulta como muy fácil.



Otra de esas escenas que se suponen potentes es la de Villanelle bailando con Eve. Estos encuentros y desencuentros tampoco me convencen. Más allá del bailecito en sí, se separan rápidamente porque llega la mano derecha de Helene. Luego, en el metro es donde se da la situación más pintoresca (y previsible), ya que Villanelle, vestida con un traje pantalón brillante multicolor de Halpern le mete una patada y la tira a las vías del tren (como si a la otra no le hubiera dado tiempo a escapar, no te lo crees). Antes mantienen un diálogo sobre moda. Villanelle no entiende que esta chica vista estilo Mr Robot, ella dice que por comodidad a lo que Villanelle le responde: "Estar cómodo es para una persona que está en enfermedad terminal". Villanelle se define diciendo: "A mí me entrenaron para llevar estilismos matadores… Obviamente".




Para lo que no entrenaron a Villanelle es para hacer una buena entrevista. Ella quiere dejar de matar y le pide curro a Carolyn, es que es flipante, no tiene ningún sentido, y aparece vestida con traje chaqueta gris con las solapas fantasía en color rosa (que sabemos que ella el toque infantil no puede evitarlo). Konstantin que es un gran personaje por lo que oculta de sensible y cabrón al mismo tiempo tiene un momentazo en el que parece que la va a diñar ya del todo, pero Carolyn le perdona la vida (según él su hijo se cayó de la azotea). La tercera temporada ha sido bastante floja. La trama del hijo se queda en nada, el gran villano muere de la forma más tonta y las dos protas, Eve y Villanelle ya no se odian, sino que quedan en un puente y allí se separan aunque se miran ¿enamoradas? y fundido a negro.

La metáfora es esta: ¿quién es la líder aquí: Eve o Villanelle? Lo pregunta Eve mientras bailan. Villanelle le dice que no lo sabe. Eve ha ido perdiendo carrete y Villanelle se ha parecido en esta temporada cada vez más al Joker. No me gusta (prefiero al evolución del asesino sin alma, del monstruo, de Barry).




La tentación vive arriba: 65 años de la mítica escena del vestido de Marilyn Monroe sobre la rejilla del metro

En el número de junio de la revista InStyle, con Bárbara Lennie en portada, me encargo de un par de secciones: La herencia, sobre algún objeto heredado (en esta ocasión de Nathalie Poza, a la que puedes ver en La unidad) y El revival, en el 65 aniversario de la mítica escena de Marilyn Monroe sobre la rejilla en La tentación vive arriba.



  • Leer el artículo sobre La tentación vive arriba en InStyle aquí.


El 1 de junio de 1955 se estrenaba en Nueva York La tentación vive arriba, de Billy Wilder. 65 años después de la mítica (y polémica) escena, ese vestido blanco cuya falda es levantada por la brisa que surge de la rejilla del metro sigue repitiéndose en homenajes y parodias. Algunas las he recogido en el blog, como las de Gillian Anderson en American Gods, Madonna en su gira y Pamela Anderson para una campaña publicitaria. Una vez unas chicas vinieron disfrazadas con este vestido de William Travilla a la redacción para promocionar la serie Smash y yo aproveché para hacerme una foto con ellas y mi libro Cócteles fuera de serie.

Gillian Anderson en American Gods.
Pamela Anderson emulando a su icono.

Por cierto, para quien no lo sepa. El fotógrafo de las instantáneas, Sam Shaw, se inspiró en una atracción de Coney Island parecida cuyo divertimento consistía en pasar por encima de un tubo que impulsaba aire y levantaba las faldas de las jóvenes (y algún escocés cachondo) al pasar.