4.2.23

Opinión. Llaman a la puerta: Shyamalan se monta su propia La cabaña en el bosque con ecos a Servant

Opinión de Llaman a la puerta (Knock at the Cabin), de M. Night Shyamalan.

Más inquietante que la peli es el poster, que recuerda a La cabaña en el bosque (The Cabin in the Woods).

El temor al fin del mundo sigue dando mucho juego y más tras haber pasado una pandemia y estar en medio de una guerra que no acaba nunca. Shyamalan es un director que me gusta, pero al que también le exijo que cumpla ciertas expectativas. Su última película Tiempo me defraudó bastante, pues entendía su mirada filosófica pero me sabía lo que iba a pasar, sin apenas sobresaltos. Con Llaman a la puerta me pasa un tanto de lo mismo. Me gusta, me entretiene, entiendo su mirada hacía este mundo de locos, pero sé cómo se va a ir desarrollando, se cómo va a acabar. No es que le pida el famoso giro Shyamalan pero en Llaman a la puerta se sucede la misma escena una y otra vez, con flashbacks que más que añadir información entorpecen la acción principal y con un reparto de actores a los que les falta química. 

Nadie llama a la puerta. Aquí cuatro intrusos irrumpen en una cabaña en la que vive una pareja de gays y su hija china adoptada. La película arranca así, sin miramientos, algo que se agradece. No hace falta que Shyamalan nos explique que estos chicos son buena gente, inteligentes. Solo hay que ver la pedazo estantería con libros que atesoran en medio del bosque y la aparente tranquilidad con la que se toman todo. Los extraños que llegan con buenos modales son una panda de freaks de cagarse. Y empieza el juego, con unas reglas un tanto absurdas y un mensaje religioso con el que no comulgo. Shyamalan quiere que dudes. ¿Estos cuatro dicen la verdad o son una panda de fanáticos? 

Puede recordar vagamente a El bosque, pero a mí me suena todo esto mucho más a Servant, la serie en la que hay una secta y supuestamente poderes sobrenaturales. O a La cabaña en el bosque por la que sabes que se puede montar. Te sirve para hacerte algunas preguntas. ¿Serías capaz de sacrificarte por un ideal, por algo intangible? ¿Crees en algo más grande que puede decidir el destino del ser humano? ¿Se puede cambiar el destino? Shyamalan contó en su momento que uno de sus mayores terrores era que entraran en su casa con su familia dentro. Esa invasión de la intimidad se recrea aquí sin dar tregua, y sin necesidad de mostrar escenas violentas. Se ve algo de sangre pero el director prefiere que te lo imagines. Con otros actores y con una mayor variedad en los momentos sangrientos la peli hubiera ganado mucho. Lo mejor es Ben Aldridge. Me lo creo. Lo peor: Dave Bautista, Jonathan Groff, hasta Rupert Grint. No me los creo ni empatizo con nadie y todo lo que les pase me da absolutamente lo mismo. Por cierto, Shyamalan se reserva su cameo saliendo por la tele vendiendo pollo frito. 

Más sobre Shyamalan en Yonomeburro

Con spoilers. 

Servant 4x4, un Halloween sin miedo

(subida el 6.12.22; esta entrada se irá actualizando con las claves de los 10 episodios de la cuarta temporada de Servant)

La cuarta temporada de Servant se estrenó el 13 de enero en Apple TV+. Es una de las series (y de finales) que esperaba con más ganas de 2023.


Entre las series de AppleTV Servant es la que espero con más ganas. Su primera temporada (que he visto hasta tres veces) la incluí entre mis favoritas de 2019, no solo por sus obsesivas escenas en la cocina en la preparación de los platos (guiadas por el chef Marc Vetri), también por el sello Shyamalan, su productor, con abundantes giros de guion y efectos sorpresa (fue un placer entrevistar en Sitges al director de El sexto sentido donde me habló del proyecto). En mi post sobre el final de la primera entrega, añadí algunas teorías. Luego escribí sobre la segunda temporada dando pistas sobre lo que podría pasar en la tercera entrega.

Como no escribí en el blog sobre la tercera temporada de Servant, por aquí dejo algunas ideas de cara a esta última entrega (con spoilers).
  • Descartado que Leanne sea la madre de Jericho tras la prueba de ADN que manda hacer Julian.
  • En el episodio 4, Leanne comienza de bajona, no quiere salir de casa y solo quiere cuidar de la familia. Dorothy vuelve al trabajo pero le sale leche del pecho. Leanne provoca también que la novia grosera del ayudante de Sean pierda un dedo. Al final del episodio Leanne baila liberada.
  • En el episodio 5, hay una fiesta en la calle. Una pastora llamada Nancy ayuda a Sean. Leanne se pinta la cara de tigre. Mientras una compañera de Dorothy descubre que Leanne está desaparecida, esta es atacada por una pareja.
  • En el episodio 6 hay una cena incómoda en la que Leanne le echa en cara a Nancy que tras su buena apariencia oculta que abandonó a su madre con demencia, algo que no debería saber. Dorothy teme a la secta mientras Julian come espagueti con tomate. Leanne le dice a Sean que Dios no le ha devuelto a su hijo. Dorothy no recuerda que Sean concursara en televisión.
  • En el episodio 7, Dorothy echa a Leanne cuando la ve con los vagabundos con Jericho. El niño sin Leanne se vuelve muñeco. Sean reza, se pone del lado de Leanne. Esta entra a la casa bajo la lluvia. Buscando al bebé por la casa encuentran a la muerta emparedada. Jericho vuelve a la vida.
  • En el episodio 8, Leanne come un donut con la compañera de Dorothy. El reportaje que iba a hacer Dorothy lo cubre esta compañera que acaba muerta por una bala perdida, algo que ven en directo por la tele.
  • En el último episodio (10), todo parece ir bien. Leanne se deshace del cuerpo de la pared. El investigador se encuentra con el tío George y este le dice que se acerca el fin, que la casa está llena de parásitos. Dorothy se quiere llevar a Jericho para empezar de cero. Leanne intenta evitar que Dorothy se lleve a Jericho y Dorothy cae al romperse la barandilla.
Trailer de la cuarta temporada de Servant:

Episodio 4x1 - Pigeon (Paloma)
Leanne es la protagonista absoluta de un episodio que transcurre en la calle de los Turner y dentro de un coche, espacios aquí claustrofóbicos. Han expulsado a los vagabundos de la plaza y Leanne está sola, en peligro. La secta de la iglesia va a por ella. Le cuesta reaccionar porque no sabe qué hacer. Podría huir, pero, ¿quién cuidaría de Jericho cuando vuelva? Así que cuando se ve acorralada por varios fanáticos se encabrona. A uno le clava un boli, a otra le da con la puerta, y logra que las palomas, al estilo de Los pájaros de Hitchcock, los acaben por ahuyentar (sacan hasta los ojos). El regreso de Dorothy, en silla de ruedas, me recuerda al cine clásico de Hollywood. Con grandes gafas de sol, muy diva, podría ser Dorothy la próxima Blanche Hudson de ¿Qué fue de Baby Jane?, con la lisiada arriba y la cuidadora enfermiza abajo. Esto ya veremos por dónde tira. Lo que está claro es que Leanne consigue lo que se proponía, que Dorothy no se vaya con Jericho, y permanezcan en la casa. Aunque Dorothy no le hace ni caso a sus flores y a Leanne se le quema el pastel que le había preparado. Sean sigue con su programa de cocina televisivo, lo que le puede alejar de hogar, y Julian llamando a escondidas a Leanne, así que estos serán aliados de alguna forma. Aunque lo lógico es que le den la espalda, pues ha sido ella la culpable de que Dorothy esté lisiada. Al final del episodio, se funde una bombilla y vuelven las grietas al sótano, cuyo suelo se rompe hasta llegar a esa calle solitaria donde comenzó el episodio.


Episodio 4x2 - Itch (Picar)
Algunos de los títulos de los episodios de Servant suelen ser animales. Aunque este se llama "picar" en realidad hace referencia a las chinches que infestan el vecindario (algo realmente asqueroso pues se pegan a las sábanas, colchones y sofás y producen picazón a Dorothy postrada en la cama). Leanne busca quedarse sola en la casa con Dorothy para que esta dependa de ella. Pero Dorothy se las arregla para estar acompañada. Sean tenía una entrevista con GQ, cada vez está más solicitado, pero también regresa agobiado. Leanne se cree un poco la madre ahora, confeccionando una colcha con la ropa vieja de Jericho (aparece en ella el famoso trajecito amarillo que llevaba el niño cuando murió). Leanne obliga a Dorothy a comer, a cambio de ver a su hijo (Jericho cada vez más separado de Dorothy). Leanne se preocupa por Dorothy, pero de forma enfermiza. Da miedo, más cuando vemos cómo Julian está de su parte y Leanne le dice a Dorothy que nadie entrará en su habitación pues la temen. Hay una escena muy retorcida en la que Leanne le afeita una pierna a Dorothy con navaja, y la corta sin querer. Otra en la que Dorothy le tira su propia orina encima. Todo da mal rollo. Una mujer le dice a Julian que Leanne les está protegiendo. Llegan los fumigadores y se lía una buena en la calle. Nada que ver con el anterior episodio cuando la calle estaba desierta. Ahora la zona es un caos. Julian y Franklyn se ponen los monos, sentados en el sofá bebiendo parecen Walter White y Jesse Pink en Breaking Bad. Pedazo guiño. Aparece el tío George bajo la lluvia y se arrodilla como si supiera que algo va a ir muy mal a partir de ahora (la lluvia siempre es un mal presagio en Servant). Dorothy ha contratado a dos enfermeras para no tener a Leanne cerca (¿serán seguras o ha metido al Mal dentro?). Dorothy le dice a Leanne que es el diablo. Julian ve cómo se resquebraja el techo de la casa, pero no dice nada como si, más que estar enrollado con ella, estuviera embrujado por su culpa. Leanne es una agresiva pasiva de libro y es capaz de todo.


Episodio 4x3 Sesión de espiritismo (Séance)
Episodio en el que se busca que aumente la tensión entre Leanne y Dorothy, ahora cuidada por las dos enfermeras (Bobbie y Bev), que viven en una suerte de sótano que no nos habían enseñado antes (y que OJO da al parque donde están los amigos de Leanne, peligro). Leanne sigue acercándose cada vez más a Julian (ya duermen juntos). Se da a entender que la parálisis de Dorothy pudiera deberse a un trauma que ha bloqueado. Sería bastante cruel que el hecho de recordar la muerte de su hijo le ayude a ponerse en pie. Bobbie hace una sesión de espiritismo y siente que algo malo se avecina. Les advierte que cierren la puerta. ¿Se refiere al tío George, a Leanne, a algo más malvado, al Diablo? Además logra contactar con Jericho, al que escucha llorar. Obviamente, Leanne está cada vez más obsesionada y como ya predijo en la segunda temporada: algo dentro oscuro va creciendo cada vez más. Pensé que iba a salir el tío George pero no aparece.


Episodio 4x4 ¡Abucheo! (Boo!)
Ambientado en Halloween, este es uno de los mejores episodios de Servant. Sirve para entender en toda su dimensión la locura de Leanne, capaz no solo de animar a sus aliados del parque a disfrazarse e ir a la caza de los miembros de la secta que se puedan infiltrar en medio del follón festivo sino también de ser ella misma, vestida de muñeca siniestra y daga en mano, la que busque presas. A Leanne le sale mal pues le rompe el brazo a un niño pensando que era peligroso (escena gore donde las haya) y no descubre que tras la sábana de fantasma se esconde el tío George. Este avisa aterrado del poder maligno que se avecina al detective, un personaje que parece el Guadiana pues aparece y desaparece y no sabemos muy bien qué destino le aguardará la serie. Mientras Julian está hipnotizado por Leanne (incluso el pobre Tobe), Sean, por fin, ve la luz. Le vendió su alma al diablo Leanne y al conseguir la fama ha perdido a su mujer. Dorothy sigue en la cama, confusa pues no recuerda el primer disfraz de Halloween de Jericho. Lógicamente nunca existió porque estaba muerto. Sean está a punto de contarle la verdad sobre su amnesia, y le avisa sin temor alguno que si tiene que deshacerse de Leanne lo hará. Una de las opciones posibles es que Sean mate a Leanne y que así desaparezca Jericho y todo vuelva al inicio, a antes de conocer a Leanne. Dorothy aun podría ser madre de un nuevo niño. Pero Sean necesitará mucha ayuda pues al final del episodio vemos cómo Leanne es capaz de provocar un cortocircuito en la calle sin apenas alterarse (como una suerte de Carrie). Ya no hace falta que se enfade para provocar alguna maldad. Los miedos que tenía hacía la secta han desaparecido, pues tras el disfraz se ha sentido poderosa. Ojalá Dorothy recobre la memoria y sea capaz de enfrentarse a Leanne, que sería en realidad lo suyo. Un cara a cara entre estas dos, pues cuando Dorothy entienda lo que ha pasado no habrá nadie más poderoso que ella (ni Leanne). Por cierto, a Julian le gastan una broma al pintarle el coche con espuma creando la forma de un pene (que Servant también tiene sus puntos cómicos relajantes) (para el ranking de penes con humor).

Episodio 4x5 Vecinos (Neighbours)

Episodio 4x6 Zoo

Episodio 4x7
Episodio 4x8
Episodio 4x9
Episodio 4x10 (final de serie)

2.2.23

Renfield, un vampiro llamado Nicolas Cage

Ganas de ver Renfield, película dirigida por Chris McKay (La guerra del mañana), con guion de Robert Kirkman (The Walking Dead) y Ryan Ridley (Rick y Morty, Community). Junto a Nicolas Cage, Nicholas Hoult (The Great). 


De qué va: comedia de terror centrada en Renfield, uno de los personajes de Drácula, la novela de Bram Stoker. Renfield es uno de los internos de un manicomio que sufre delirios y alucinaciones aunque realmente no miente: fue uno de los sirvientes del conde Drácula. 

Tráiler de Renfield

Estreno en EE UU el 14 de abril.

(actualizaré con mi opinión cuando la vea)

1.2.23

FEBRERO 2023: estrenos de series, películas y documentales en plataformas

Todas las novedades y fechas de estreno de las series de televisión, nuevas temporadas, documentales y películas que se estrenarán en FEBRERO de 2023 en plataformas las podéis encontrar aquí.



Este mes, además de películas y documentales, las series más potentes son los estrenos de Sospechoso, Todas las veces que nos enamoramos, La chica invisible, Pobre diablo, Stonehouse, Fleishman está en apuros, Las brujas de Mayfair, Liaison…; los regresos de You, Cardo, Star Trek: Picard, The Flash, Operación Marea Negra, Grantchester, Carnival Row, The Blacklist…; nuevos episodios de Party Down; Doctor en Alaska completa; además de los Grammy, Spirit Awards, los Goya, la Super Bowl, los SAG. Pero hay mucho más. Leer más.

31.1.23

The Last of Us 1x3, un Brokeback Mountain en The Walking Dead

Opinión del episodio 1x3 de The Last of Us (con SPOILERS).


Hay episodios que te animan a escribir. A contar a los demás tu percepción más allá de lo evidente. El tercer episodio de The Last of Us es un Brokeback Mountain en medio de The Walking Dead. Algo inesperado. Para unos, una sorpresa que rompe esquemas. Para otros, un relato incómodo, que no tiene sentido en esta serie. En las valoraciones del IMDb, Long, Long Time (la canción de Linda Rondstadt) suma un 8.0 tras 97.733 reviews. Compara. Del primer episodio, con un 9.2, han opinado 62.602 personas. Del segundo, con un 9.3, lo han hecho 56.279. Esto significa que mucha gente que no ha visto la serie, se ha asomado al tan comentado episodio para darle caña o por puro morbo. Algunos incluso han dejado de ver la serie tras esta trama. Este episodio estará nominado seguramente en los Globos o en los Emmy porque sus creadores se han salido de su zona de confort. Pero, ¿qué es lo que ha ofendido tanto? Unos dirán que esta historia nada tiene que ver con el videojuego. Otros estarán cabreados porque no ha habido prácticamente acción, ni monstruos. Algunos se pueden quejar de que la historia no avance, de no ver más a Pedro Pascal, a Bella Ramsey en su odisea. Muchos seguramente no hayan entendido ni el mensaje o piensen que es una trama postureo. Sea como fuere lo que me interesa es que ha dado que hablar, para bien o para mal. 


Nick Offerman recuerda al Ron Swanson de Parks and Recreation por su hermetismo e individualismo (pro armas, anti gobierno, etc) pero físicamente me recuerda más al Forest de la serie Devs (con sus mismas greñas). Murray Bartlett salta de otra serie de HBO, The White Lotus, de la buena vida del resort hawaiano al apocalipsis total. Estos dos se enamoran, siendo extraños, en un momento en el que sería fácil pegarse un tiro uno al otro. Estos dos hacen de su soledad compartida un muro, como la alambrada que los rodea. Solo Joel y Tess conocen a Bill y Frank. Forman parte de su historia.  



Los vemos envejecer a lo largo de los años. Tal vez, el maquillaje y la pelu no sean del todo perfectos, pero vemos a una pareja sobrevivir también a ellos mismos. Bill que parecía herido de muerte (ahí llamaron a Joel, algo nos contarán después), tiempo después es el que ayuda a Frank, en silla de ruedas. Han estado para lo bueno y para lo malo. Y tal es así que cuando Frank quiere morir para evitar más sufrimiento, Bill se va con él. Bill que había sido un tipo duro, capaz de autoabastecerse, se rinde definitivamente y lo hace con la elegancia que le ha caracterizado desde el inicio, envenenando el vino de la botella, compartiendo hasta el final. 

No solo nos sorprende que sea gay, también que toque el piano, que sepa cocinar, que sea un manitas, que tenga clase a pesar de su aspecto rudo. La última cena es la primera que comieron juntos cuando aún no sabían cuan largo iba a ser el camino. Cuando mueren, no vemos sus cadáveres. Bill se ha molestado en escribir una carta pidiendo a Joel que no los vea. Ha dejado una ventana abierta por la que se ve un atardecer maravilloso. Porque la vida sigue, a pesar de todo. Es una trama poética y muy simbólica. 

También pienso en el único zombie que sale, durante unos minutos. ¿Qué nos querían contar ahí? Lo mata a sangre fría, como disfrutando de ello la niña. Ellie saca un cuchillo y no lo mata por compasión. Primero se recrea mirándolo, sintiendo que tiene el poder, le “tortura”, cortándole un poco la frente para asestarle una puñalada mortal. Su gesto ni se inmuta. No hay miedo, ni asco, ni remordimiento. Esta niña demuestra que es capaz de matar sin pensarlo. De hecho, al final esconde una pistola en la mochila. Resulta más chocante esta acción en comparación a la gran historia de amor. Esta niña no tiene ni tendrá los mismos valores que Bill. No sabrá lo que es amar de forma incondicional. Nacer y crecer en el caos, la supervivencia, es como si la hubiera forjado una coraza alrededor. Bill y Frank simbolizan el pasado, lo ideal, lo que nunca volverá. Hasta Joel ha perdido a Tess. Y Ellie es ese futuro incierto en el que manda el cerebro sobre el corazón. 

Entre algunas curiosidades, la música que se escucha de los años 80 en el ordenador de Bill fue captada por Joel en el primer episodio. Además de escuchar su canción, a la cantante Linda Ronstadt le diagnosticaron la misma enfermedad degenerativa que a Frank.

Bill tampoco se aburre :)