5.9.20

Opinión. 'La extraordinaria lista de Zoey': una 'Crazy Ex-Girlfriend' buenrollista (ojalá menos dramas)

Opinión de La extraordinaria lista de Zoey.


Esta es una de esas series vapuleadas prácticamente antes de su estreno. Empecé a verla con reticencias pero he terminado por zamparme la temporada completa. No suelo hacerlo, pero he de reconocer que ciertas partes de la serie me las he ventilado dándole al botón de adelantar porque literalmente no las soportaba (las del padre moribundo, tal cual). ¿Lo que más me han enganchado? La música (obviamente) y llamadme moñas: la parte de comedia romántica en la que Zoey debe elegir entre dos hombres.

Y aquí entonces entra Crazy Ex-Girlfriend para poder comentaros La extraordinaria de Zoey, que se emite en HBO. Diréis, ¿y por qué? Porque la serie de Jane Levy parece tomar el relevo de aquella. Y para comentar este punto haré un poco de spoiler del final de Crazy Ex-Girlfriend (ya os lo adelanto).

Zoey es una tía solitaria que trabaja en una empresa de tecnología, un cerebrito en un mundo de hombres. Lo compensa que su jefa es mujer (Lauren Graham, Las chicas Gilmore). Como ocurre en la serie Ted Lasso, la subordinada logra ganarse su confianza aunque en un principio la jefa sea la persona más hermética ever. Zoey no lo hace para ascender, simplemente tiene un don. Es capaz de "escuchar" los sentimientos de las personas que le rodean y se da cuenta que su jefa es una tía dependiente de su ex marido (algo que también ocurre en Ted Lasso). De ahí que la serie esté trufada de canciones que los personajes secundarios cantan (destaca el vozarrón de la vecina de Zoey, Alex Newell, me recuerda a la negra del revival de Alta fidelidad, a veces tan chabacana y con un toque gay) y que a Zoey le sirven para entender sus emociones (y ser una especie de psicóloga). En un episodio es la propia Zoey la que canta (el 8, tal vez, el mejor), lo que le hace parecer un poco loca (he flipado con cómo baila Jane Levy). 

Gracias a ello, Zoey asciende (el karma), pero también se enamora de quien no debe y descubre que su mejor amigo va tras ella. Y en la parte más drama, es capaz de conectar con su padre que se ha quedado catatónico. Ver a Peter Gallagher postrado en un sofá o a su mujer Mary Steenburgen cantar sus penas da bajona y choca mucho con el tono jovial de la temporada (ya hay confirmada segunda entrega que obviamente –si viste el final– será mucho más luminosa). Por cierto la pareja ya coincidió en Grace and Frankie interpretando a un matrimonio divorciado que se lleva bien. 

Si no viste Crazy ExGirlfriend (2015-2019), te la resumo. Rebecca es una ejecutiva de éxito que decide recuperar a un amor de juventud al que tiene idealizado. Josh está comprometido, pero ella no ceja en su empeño. Al mismo tiempo, se le cruza un chico nuevo al que hace caso cuando le viene bien, Greg Serrano. Pero el actor que lo interpretaba (Santino Fontana) dejó la serie y buscaron su reemplazo con Skylar Astin. Lo original de Crazy Ex Girlfriend, creada y protagonizada por Rachel Bloom, es que ella analiza las situaciones románticas como números musicales. Canta, baila y lo hace junto al resto de personajes también (aunque solo ocurre en su imaginación). Al final de la serie, Rebecca le confiesa a su mejor amiga ese don y su amiga le anima a escribir esas canciones que ha tenido todo ese tiempo en su mente. Rebecca no elige entre Josh y Greg (hay un tercer tío además) sino que decide elegirse a sí misma y seguir con su nueva carrera de compositora.

Zoey se parece mucho a esta Rebecca indecisa. También analiza lo que le ocurre a través de números musicales que se inventa en su cabeza. Zoey se siente atraída también por un tío comprometido con otra mujer (John Clarence Stewart) y también le hace dudar. Y su mejor amigo, ese que está enamorado de ella en silencio y con el que acaba habiendo tema cuando a ella le viene bien, es ¡tachán! Skylar Astin. En efecto, el actor repite en ambas series interpretando a un personaje muy parecido. Y como lo lleva en la cara: en ambas, aparentemente, le dan calabazas, pues Zoey tampoco es capaz de decidirse entre ambos hombres.

Como fan de las primeras entregas de Crazy ExGirlfriend, La extraordinaria lista de Zoey es mucho peor porque no aporta nada original en realidad (al menos las canciones de Crazy ExGirlfriend eran únicas y desprendían un cinismo e ironía apabullantes), pero La extraordinaria lista de Zoey logra enganchar por sus actores, por sus reconocibles canciones y, sobre todo, como también ocurre en Ted Lasso, por el buenrollismo que desprende, con una protagonista que quiere hacer el bien, que ayuda a los demás, que logra cambiar las cosas. La serie tiene un punto de vista igual de femenino, pues vemos la relación de Zoey con su madre, con su vecina, con la mujer de su hermano (ese hermano soso que tendrían que eliminar también), con su jefa, con la novia de su amigo…

Ojalá la segunda entrega prescinda del drama que no aporta nada.

  • Por cierto, los títulos de los episodios van al ránking de Episodios con títulos curiosos, ya que todos comienzan igual: Zoey's Extraordinary… (en vez Playlist, otra cosa). 
  • La serie está producida, entre otros, por Mandy Moore.
  • El director Paul Feig tiene un cameo en el episodio 11 como dueño de una funeraria (es productor de la serie).

No hay comentarios: