28.9.19

Why Women Kill, mujeres desesperadas (por matar a sus maridos)

Opinión sin spoilers de Why Women Kill (no se emite en España).


Why Women Kill es la nueva propuesta de Marc Cherry, creador de Mujeres desesperadas. En esta ocasión, plantea la vida de tres mujeres (Ginnifer Goodwin, Lucy Liu y Kirby Howell-Baptiste) en la misma casa, pero en diferentes décadas (los 60, los 80, la actualidad). Se nota que Cherry pasó por Las chicas de oro. Su discurso en femenino sigue siendo potente, especialmente cuando sus mujeres se enfrentan a esos maridos cuyos comportamientos miserables se van acentuando o saliendo a la luz. Ellas, cansadas de tragar, toman la iniciativa, cada una dependiendo de la educación y las costumbres de la época. Cherry logra que asistamos a la evolución de la mujer en todos estos años, la libertad adquirida y, por ende, a esos otros derechos que se han perdido.


Ama de casa de los 60
Ginnifer Goodwin, la joven y blanca ama de casa de los 60, cansada de los cuernos de su flamante esposo (Sam Jaeger), que dejó su carrera por él, no tiene recursos económicos para plantarle cara, así que solo puede manipular la situación a su manera, con mentiras y mucha picardía, provocando con sus armas de mujer que él vuelva junto a ella.


Socialité de los 80
Lucy Liu (lo mejor de la serie), la dramática y extravagante socialité madura, con rasgos exóticos, descubre que su no menos excéntrico marido (Jack Davenport) es gay. Para no perder su estatus y, especialmente, por el qué dirán, mantiene las formas, no se divorcia, pero necesita a otro hombre que sustituya a aquel en la cama.


Feminista en la actualidad
Kirby Howell-Baptiste, la joven abogada negra, demuestra su empoderamiento a cada paso. Ama a un guionista blanco (Reid Scott), en paro, al que mantiene, pero también siente algo por una mujer blanca que se instala en su casa (Alexandra Daddario). Pasamos de los tabúes a la liberación, para encontrarnos con las nuevas dificultades de un matrimonio abierto.

Why Women Kill arranca con una intro en forma de cómic, algo bastante inusual. Es la forma de quitarle dramatismo al asesinato que anticipa. Es una serie luminosa, especialmente en los 60 y 80, con un vestuario rollo Mad Men y Sexo en Nueva York, y sus arraigadas costumbres. El ajuste de cuentas de estas dos señoras es comprensible, muy acorde a sus respectivas épocas. En el tercer caso me pierdo un poco, pues el hombre no es infiel sino que se deja llevar, así que es ella la que puede elegir y si elige estar con él ella sabrá.



Cherry describe muy bien el punto femenino, es divertida, tiene momentos de humor negro (sabemos que alguna de ellas o todas mataron a su marido). Uno de los vecinos ha visto mudarse a las diferentes parejas al vecindario (desde niño a anciano), y cómo llegaban las ambulancias (como si la casa estuviera maldita). Cherry ya ha confirmado que ninguna matará por una infidelidad, así que habrá que ver cuáles son los motivos. Su idea es continuar con historias de mujeres más complicadas en una segunda temporada, una especie de American Horror Story sobre mujeres. 

Guiño Cócteles fuera de serie: el Martini como pieza clave
Atención HILO

No hay comentarios: