20.11.18

El método Kominsky, Michael Douglas y Alan Arkin, como la vida misma (mis dieses Chuck Lorre)

(opinión sin spoilers)


El método Kominsky me ha fascinado tanto como lo hizo Grace y Frankie. Parejas de amigos pasados los 70 que siguen estimulándose mutuamente para darle sentido y felicidad a lo que queda de vida. Algo que se nos antoja familiar, como si fueran personas que conocemos o nuestros propios abuelos. Nada parece extraño, todo es real como la vida misma. Chuck Lorre, artífice del humor grueso de Dos hombres y medio, logra, sin olvidar algún ramalazo cutre, que saltemos por encima del prejuicio y nos encariñemos con sus personajes, alternando el drama (la enfermedad, el miedo a la muerte) con la comedia más auténtica, la que nace del cinismo del que está de vuelta de todo. 


Michael Douglas (74 años) es Sandy Kominsky, un actor reciclado en profesor de jóvenes alumnos. Desde Las calles de San Francisco en los 70 no había vuelto a hacer tele (sólo un cameo en Will y Grace). Norman (Alan Arkin, 84 años) es un agente de actores que lleva dos años cuidando a su mujer, enferma de cáncer. La serie no mira hacía otro lado si se trata de hablar del cáncer, el suicidio, el Parkinson, el miedo a la muerte… Todo lo contrario, a pesar de ser una comedia es muy consecuente con la edad de su protagonistas y sus temores. Alan Arkin está sobresaliente, hace poco hizo un papel algo similar en Un golpe con estilo, donde la experiencia es un grado. Como curiosidad contar que aunque los dos actores no habían coincidido antes, los une una extraña carambola. Alan Arkin apareció en Los suegros (1979) y Michael Douglas protagonizó su remake en 2003, Hasta que la muerte los separe.

Curiosidades de los episodios (puede contener spoilers)


  • Episodio 1: los jóvenes alumnos le dan la réplica al resabido profesor, así es como Chuck Lorre muestra las diferencias generacionales. Norman va de hippie trasnochado, con gorra, fular y gafas. Norman bebe Martini y Sandy siempre pide lo mismo en el Asador Musso & Frank: un Jack Daniel’s con hielo y una Dr. Peppers, por separado (guiño Cócteles fuera de serie). Nancy Travis (Lisa) es la alumna más mayor y la hija de Sandy (Sarah Baker) la que maneja realmente el negocio de su padre. El alumno más espabilado y algo tontorrón es Graham Rogers (Ray Donovan). 
  • Episodio 2: el funeral de Eileen (Susan Sullivan, Castle, Falcon Crest), la mujer de Norman, reúne a Patti LaBelle y al presentador Jay Leno. Los cameos dan juego porque se supone que Norman conoce a muchos actores por su profesión. La hija de Norma, Phoebe, es una ex adicta algo despendolada (Lisa Edelstein, House). Para el ránking de funerales de series en 2018
  • Episodio 3: Sandy acude a un médico a que le mire la próstata, que no es otro que Danny DeVito, gran amigo de Michael Douglas, y con el que no volvía a coincidir desde La guerra de los Rose (1989). Norman ve a su mujer fallecida, le reconforta hablar con ella. Para el ránking de alucinaciones

  • Episodio 4: el ropero de la mujer apoteósico, dice Norman que la que más lloró fue su estilista. Phoebe intenta robarle un carísimo bolso Birkin y unos Louboutin. Sandy entra en un bar y se siente muy mayor. Luego mira Apps de porno y lo ve todo complicado. La segunda ley de la termodinámica recuerda Norman, cómo todo se va a la mierda. Tonifican el sueldo pélvico mientras conducen, lo hace Sandy, ojalá hiciera ruido, dice. Sandy sonaría como el chum chum de las secuencias entre Ley y orden (esta secuencia es hilarante). 
  • Episodio 5: cameo de Elliot Gould, que tiene una gran idea para un guión y acaba riéndose de sí mismo al protagonizar un anuncio que rechaza Sandy. Sandy mira a niños en un parque y las madres llaman a un policía. Los guionistas ponen en duda el tono ofendido por todo.
  • Episodio 6: Phoebe entra en una clínica de desintoxicación y la pareja se va a un casino. Viajan en el Mercedes que fue de Himmler, recuerda Sandy. Norman bebe Martini en la barra con Eddie Money. Norman amenaza a Sandy con hacer un Thelma & Louise (esto también tiene su punto). Se comen un churro (el del póster). Cuando dice Sandy que está rico, Norman le comenta que por eso no deberían levantar el muro. Y una recomendación de viejo sabio: la relación será feliz si la mujer cree que es lo primero. Porque Sandy no sabe cómo encandilar a Lisa, que pasa de esperar a que la llame.
  • Episodio 8: la enfermedad del Parkinson provoca que Norman mencione a Michael J. Fox. Una amiga de Eileen, Diane (Ann-Margret, 77 años), viuda, se ha intentado acercar a Norman. Él cree que para aprovecharse, pero ella sólo quiere ayudarle. Sandy pierde una gran oportunidad con Lisa porque va a lo suyo, ha estado solo y no se hace a la idea de tener una responsabilidad (parecía por momentos un poco el Charlie Sheen de Dos hombres y medio). Mola que Lisa no necesite a un hombre para ser feliz.
Por cierto, los episodios comienzan todos con "Un actor evita, Un agente está de luto", etc. Para el ránking de episodios con títulos que siguen un patrón.

No hay comentarios: