3.4.21

The Drowning, thriller delirante sobre la desaparición (o no) de un chaval en un lago

 Opinión de The Drowning.


El arranque de esta miniserie es muy bueno (aunque nada original). Una mujer (Jill Halfpenny) que ha perdido a su hijo está convencida de que sigue vivo una década después. El niño se ahogó en un lago a los cuatro años, pero nunca hallaron el cuerpo, así que la esperanza de encontrarlo nunca la ha perdido. Ya lo vimos en The Missing, con la desaparición entre la multitud de un chaval, y la obsesión del padre por dar con él aunque le cueste la vida. En The Drowning (de Channel 5) se mezcla con el drama del duelo numerosos detalles de una familia cuanto menos especialita. El ex marido no la puede ni ver. Se casó con la mejor amiga de ella. La madre coraje trabaja ayudando como jardinera con unos indocumentados, aunque en realidad es profesora y hará lo imposible por infiltrarse en el colegio en el que cree haber visto a su hijo. Esto me recordó a Madre, de Sorogoyen, pero continúo viéndola porque engancha. Siempre lleva un extraño abrigo a cuadros. Cuando por fin se lo cambia, se pone una chaqueta muy parecida. Son detalles que me dan en el coco. A medida que avanzan los episodios creados por Francesca Brill y Luke Watson más te preguntas dónde está la verdad, pues el que cree que es su hijo no sabe quién es su madre. Y así hasta la resolución final que es para verla con palomitas y saltar sobre el sofá. Hasta llegar aquí no sabes si a ella se le ha ido la cabeza o lleva razón y eso es lo que te mantendrá con el suspense. The Drowning tiene demasiados agujeros de guion como para recomendarla, pero a mí me ha enganchado de principio a fin.

con spoilers sobre el final
La pobre mujer se queda con las ganas de recuperar a su hijo Tom. El chaval de 14 años, Daniel, que ella creía que era su hijo no lo es. Tom murió en el lago, ahogado, por una negligencia del hermano, abogado. El niño siguió a su padre, que ya estaba liado con la amiga, y el abogado fue a buscarle, pero en un despiste al móvil el niño cayó al agua y se ahogó. El abogado no quería verse involucrado en un escándalo (WTF) y decide empujar el cuerpo hacía el centro del lago, creyendo que lo verían, pero el cuerpo se hundió y desapareció. Así que el tío de la víctima ha estado mintiendo durante la última década. Todo descabellado. Y sigue mintiendo para que no le pillen, así es como culpa al padre de Daniel con pruebas falsas haciendo creer a su hermana que es su hijo y que fue secuestrado (ella se hizo otra prueba que le da negativo, así que desconfía de su propio hermano). Aun más delirante es el final, cuando el abogado, en un intento porque no le pillen, secuestra a Daniel con la intención de cargárselo y acaba ahogándose en el mismo lago, justicia poética. A todo esto Daniel no sabía quien era su madre porque hay otra subtrama en la que su padre le había querido ocultar que se suicidó porque el niño había logrado olvidarlo y no quería que se traumatizase de nuevo.

3 comentarios:

M+A dijo...

Tal cual. Y lo del abrigo a mi también me rayó jaja Y los mensajes del padre? Eso me dejó intrigada

M+A dijo...

Tal cual. Y lo del abrigo a mi también me rayó jaja Y los mensajes del padre? Eso me dejó intrigada

M+A dijo...

Tal cual. Y lo del abrigo a mi también me rayó jaja Y los mensajes del padre? Eso me dejó intrigada