20.1.17

Sneaky Pete, o la Breaking Bad "al revés" según Bryan Cranston, una comedia sobre un impostor

Opinión sin spoilers de Sneaky Pete (Amazon)

Giovanni Ribisi, el falso Pete, delante del verdadero Pete.
Me gusta de Sneaky Pete que Amazon no le ha hecho promoción alguna. Y menos en España, cuyo catálogo deja, por el momento, mucho que desear. Pero es que la serie se vende sola. Produce David Shore (creador de House) y Bryan Cranston que la promociona diciendo que es Breaking Bad, pero al revés. En vez de un profesor bonachón que evoluciona a criminal pendenciero, en Sneaky Pete el prota es un estafador (tampoco muy malote, ojo) que se volverá bueno. Cranston se reserva un pequeño papel de villano (llamado Vince, ¿un guiño a Vince Gilligan, creador de Breaking Bad?) en el que, como todo lo que hace, está sembrado. Pero no es un protagonista, el peso de la trama recae en un grupo de actores de esos que gusta ver en acción hagan lo que hagan.

Giovanni Ribisi es el estafador que sale de la cárcel para hacerse pasar por el tal Pete del título de la serie (Pete es Ethan Embry, Grace y Frankie). La suplantación no es una novedad en sí misma (lo hemos visto en numerosas películas), pero, como ocurría en Breaking Bad con el agente de la DEA que, sin saberlo, perseguía a su cuñado, en Sneaky Pete, Marius (Ribisi) acaba en casa de los abuelos del tal Pete, que tienen una granja aislada y, sí, se dedican a perseguir a estafadores. Para liarla aún más, el primo de Pete es policía. El enredo está asegurado, pues Sneaky Pete tiene un punto de comedia familiar un poco inusual (dirige el piloto Seth Gordon, Cómo acabar con tu jefe) y algo de procedimental. Al fin y al cabo, Marius (como ocurre con aquellos personajes con talentos escondidos que ayudan a la policía) sabe cómo tratar a los de su calaña y nadie mejor que él para dar con ellos antes que nadie (me recordó al Casey Affleck de Adiós, pequeña, adiós).

Porque Marius, obviamente, se mimetizará con la familia de Pete, llegando a ser uno de ellos. Que la abuela sea Margo Martindale, que de tonta no tiene un pelo, es un plus en la serie (al final del piloto borda la escena de la gallina y el zorro). Otro veterano, Peter Gerety es el abuelo, con sus mofletes sonrosados. El torpe hermano de Marius, que se mete en líos por culpa de Pete, es Michael Drayer (Mr. Robot). Y Marin Ireland (The Slap) será la compañera de persecuciones del falso Pete (con tensión sexual incluida y rollo detectivesco de libro).

No esperes de Sneaky Pete una serie sesuda ni con vuelta de tuerca. Como espectadores conocemos la mentira, así que la historia (más allá de los casos que traten en cada episodio) gira en torno a esos momentos en los que el impostor puede ser descubierto. Piénsalo: que le reconozca alguien, que la familia de Pete le pille en una mentira, que el verdadero Pete contacte desde la cárcel, etc, etc. O que el falso Pete confiese pues necesita de la ayuda de esa familia impostada. La serie va ganando, cuenta con buenos cameos (Domenick Lombardozzi de The Wire en el piloto) y música potente (Fresh Blood de Eels te pega en el coco).

La primera temporada consta de 10 episodios y Amazon ha confirmado ya una segunda entrega.

+Películas y series ambientadas en cárceles.
+Más pilotos.