25.7.22

Gafas mágicas en el cine: Están vivos (John Carpenter) y Los 13 fantasmas (y su primera ouija)

Ambas películas comparten unas gafas con poderes. Carpenter se inspiró en William Castle.

En 1988 John Carpenter estrenó un peliculón, Están vivos (They Alive), en la que la Humanidad vivía bajo el sometimiento de unos alienígenas sin saberlo. Solo gracias a unas gafas, el que se las ponía podía ver la realidad: extraterrestres cadavéricos escondidos tras una apariencia humana.

En 1960, William Castle presentaba algo insólito, una película, 13 fantasmas, en la que el espectador podía interactuar a través de unas gafas, con las que, aseguraba, vería los fantasmas (si quería verlos). Y lo explicaba antes de la película, a lo Alfred Hitchcock. No eran 3D, solo tenían un par de filtros, en azul y rojo.


La película iba avisando al espectador cuándo ponerse las gafas…

Y cuándo quitárselas…

Como era en blanco y negro, cuando aparecían los fantasmas la pantalla se volvía azul

Pero, para más inri, y aquí llega la inspiración de Carpenter, los protagonistas (el padre y el hijo) se ponen unas gafas que heredaron de un familiar fallecido y es con estas gafas con las que ven a los fantasmas también ellos.

El niño se encontraba con el fantasma de un león (los efectos especiales son regulín, pero la toma me parece cojonuda).

Y el padre también se animaba a invocar al espíritu de su tío (del que heredó la mansión con sus fantasmas) y que salía del cuadro literal…

Los 13 fantasmas (de la que hubo un remake en 2001) cuenta con la participación de Margaret Hamilton. Es muy divertido porque es la ama de llaves que "heredan" con la casa y el niño cree que es una bruja. La actriz interpretó a la bruja malvada más famosa del cine en El mago de Oz (1939).

Como comenté en otro artículo del blog, Los 13 fantasmas está considerada la primera película en la que sale una ouija. Aquí la familia Zorba en acción.



No hay comentarios: