2.10.21

Lucille Ball, la reina de la sitcom, pionera con I Love Lucy de la comedia televisiva

En el número de octubre de la revista InStyle, con Ana Polvorosa en portada, escribo sobre la icónica Lucille Ball en la sección Revival.


A veces te piden escribir sobre temas que no te apasionan, pero otras, ay, esas otras en las que te piden unas lineas sobre un icono de tu vida, esos momentos son insuperables para un periodista. Crecí viendo I Love Lucy. Echaban la serie de Lucille Ball en televisión y yo grababa sus episodios en VHS para poderlos ver una y otra vez. Lucy era divertida, ingeniosa y no tenía pelos en la lengua. Me fascinaba que en los años 50 una mujer pudiera hacer lo que le diera la gana. No tenía ni idea entonces de lo que había significado esta mujer en la historia de la comedia. Eso lo supe después. No hay ninguna plataforma en la que se pueda ver I Love Lucy, es una pena, porque Lucille Ball fue una genia, un precedente para la mayoría de las cómicas actuales que todos conocemos, la más representativa Debra Messing en Will y Grace. Lucille Ball fue una pionera en muchas cosas y de eso hablo en la sección Revival de octubre de la revista InStyle. Fue de las primeras productoras televisivas, creó un imperio junto a su marido Desi Arnaz, pero mandaba ella, cuando se divorciaron, él le vendió su parte. Nunca logró cuajar en el cine, pero sus programas televisivos rompían audiencias. Yo veía a Lucille Ball y decía, hace lo que quiere sin temor al ridículo, no pretende gustarle a los hombres, es una mujer casada pero independiente, que cuenta con una mejor amiga de la que no habla sobre hombres. Fue única. Nicole Kidman y Javier Bardem preparan una película sobre Lucille y Desi, lo que fue trabajar juntos siendo pareja, no siempre fácil. Ojalá alguna plataforma se anime a tenerla en su catálogo. Yo aun hoy flipo con algunos de sus delirantes e innovadores sketches


Portada de octubre de la revista InStyle con Ana Polvorosa



Mis artículos en la revista InStyle

1 comentario:

Anónimo dijo...

That's cool