21.6.19

Crítica. Muñeco diabólico (2019), divertido revival de Chucky y comparación con la película original de 1988

(esta entrada contiene la crítica de Muñeco diabólico (2019) y la comparación y homenajes a la película original de 1988)

Crítica de Muñeco diabólico (2019)
Iba sin ninguna expectativa al pase de prensa. Las películas con muñecos vivientes no me dan miedo, ni me atraen lo más mínimo. Después de ver Annabelle, aún menos. Pero recordaba Muñeco diabólico, la original, y quería saber qué habían hecho con el revival. Pues bien, he flipado. Desde el primer momento, la película provoca la carcajada (el niño quiere llamar Han Solo a Chucky… ¡la voz de Chucky es la de Mark Hamill!), casi el aplauso (algo raro de escuchar en un pase, la verdad). No son risas de desprecio, al contrario, los guiños están muy bien llevados, tanto a la película original como a elementos pop (se menciona al rapero Tupac o en la tele aparecen imágenes de La matanza de Texas 2). El guion se sostiene toda la película porque mezcla de forma muy entretenida el suspense, la comedia y el terror (como toda buena peli de terror, la comedia deriva en suspense y éste en terror del bueno, con abundantes dosis de sangre y, sobre todo, escenas realmente espeluznantes). Muñeco diabólico gana mucho gracias a los avances tecnológicos, en sí mismos, parte del terror. Por no decir, su origen. El diablo ya no es algo sobrenatural, fruto del vudú, está instalado en nuestro salón, gracias a dispositivos que logran saberlo todo de nuestras vidas. Nuestra vulnerabilidad no es el miedo a lo desconocido, a un muñeco parlante, que ataca mortalmente. Los chavales y adultos (la madre, Aubrey Plaza) de la peli se ven acorralados por la nube, por ese cúmulo de información sobre nosotros mismos que contiene nuestro móvil, electrodomésticos inteligentes y robots de todo tipo (el muñeco no deja de ser un dispositivo más que nos ha creado una necesidad más). La dependencia que crea el muñeco con su comprador lo hemos visto también en el episodio protagonizado por Miley Cyrus de Black Mirror. Robots que nos dicen qué hacer, que suben la autoestima, que manipulan. En el caso de Muñeco diabólico hay un matiz bastante interesante con respecto a la versión original. El muñeco mata porque defiende al niño, no es el Mal con mayúsculas. Las tramas intentan justificar su comportamiento, acata ciertas órdenes, actúa motivado por el deber, no por la maldad. Luego, todo se desmadra, claro. Muñeco diabólico gustará a los que quieran pasar un rato entretenido, con chavales al estilo Stranger Things que se meten en un embolado tras otro (o como los de IT, que para eso son los mismos productores). He leído críticas al careto del muñeco, que digitalmente, mueve sus facciones, dicen que es más feo, que no tiene el encanto del original. La película se ríe de sí misma en muchas ocasiones, y en este detalle también lo hace. De hecho, Chucky me recuerda en muchas ocasiones al Stewie de Padre de familia, poniendo muecas, intentando obedecer y agradar, pero con el mal genio a flor de piel. Muñeco diabólico madura, los chavales son más mayores, se incluye un policía negro (Brian Tyree Henry de Atlanta), una chica aguerrida y algunas de las escenas más dantescas que verás este año, algo que me pilló completamente por sorpresa.

Muñeco diabólico se estrena el 28 de junio.

Trailer


Homenajes a la película original (contiene spoilers de ambas películas, ojo)


  • Un poco de historia. Don Mancini creó Muñeco diabólico en 1988. Dirigió la película Tom Holland, con una premisa básica: el alma de un asesino en serie, Charles Le Ray, se introducía en un muñeco. Por tanto, el muñeco era el mal. En 2019, es un trabajador vietnamita al que despiden de su trabajo, el que borra los códigos del muñeco, provocando que dicho muñeco no tenga filtro, pueda hacer lo que le dé la gana desde el momento en que tiene tus datos gracias a un chip de última generación.
  • Los muñecos Buddi son ahora Good Guy. Se añaden nuevas versiones, con el color rubio, un Chucky negro, hasta osos…
  • La primera vez que Chucky mata es a la cuidadora del niño, porque no le deja ver las noticias. La lanza por la ventana (Grease). En 2019, a un millenial le da más pena que el muñeco intente asfixiar al gato de la familia. El minino ha arañado al chico, así que la motivación del muñeco es salvar a su jefe, defenderle como lo haría un perro mal amaestrado.
  • En la original, el niño era más pequeño, no aparece nunca con amigos, solo tiene a su madre. Es muy vulnerable, no se puede defender. En 2019, el chaval es más mayor, va con el móvil a todas partes, se hace amigo de un chico gordo y una chica valiente. Son muchos contra el monstruo, en la original no había esta confrontación.
  • En 1988, el policía blanco que persiguió al criminal fue el que lo mató. Casualmente, cubre también la muerte de la cuidadora. Es este poli el que acaba con Chucky al final de la película. En 2019, el poli negro es el vecino, así que tiene toda la lógica que se involucre en el caso.
  • La madre sigue siendo madre soltera, dependienta de unos grandes almacenes. En 2019 le añaden un amante, que resulta que está casado, pero ella no lo sabe. Así que tampoco nos importa mucho que Chucky vaya a por él.
  • En 1988, la madre, que no se anda con maromos, y cuida de su hijo, se mosquea con el muñeco desde el principio (el momentazo en el que comprueba que funciona y no lleva pilas). En 2019, la madre no tiene idea de nada, aunque se alude al padre, que murió en un accidente de coche.
  • Chucky sigue siendo mal hablado. En 1988 parecía la niña del exorcista ("Estúpida puta, asquerosa, deja ya de joderme", le dice a la madre. En 2019, la madre que es atacada, ahorcada y se lleva unos cuantos palos se enfrenta al muñeco al final.
  • La madre conseguía el muñeco gracias que lo vendía un vagabundo (que por cierto, intenta violarla en la calle y aparece el poli). En 2019, es una devolución por mal funcionamiento. Cuando la madre del chaval se lo pide al encargado para no tener que pagarlo, le chantajea, ya que el encargado también le pone los cuernos a su mujer.
  • En 1988, se produce una persecución dentro del coche del policía, donde Chucky le ataca las pelotas con un cuchillo. En 2019, se mezclan ambas ideas en dos secuencias. Hay un coche sin conductor que lleva la madre del poli y le revienta las pelotas al de mantenimiento del piso, un pervertido que espía a la madre.
  • El rollo diabólico de "amigos hasta el final" ocurre en ambas pelis. En 1988, el niño lo quema en la chimenea para salvar a su madre. Luego es golpeado y finalmente tiroteado por el poli. En 2019, sacan a relucir el bate que lleva el niño en la peli original, lo machacan, golpean hasta que acaban con él. 
  • En la original, la cabeza del muñeco es arrancada del cuerpo, chamuscada sin piel, puesta en un mueble y hay un poli que vacila con ella. En 2019, Chucky le corta la piel de la cara al novio de la madre y se la deja como trofeo enganchada a una sandía.
  • De la Muñeco diabólico original me quedo con el anuncio con el muñeco gigante cabezón.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Eso de que la crítica no tiene spoilers...

Mariló García dijo...

No cuento nada que no salga en el trailer.