10.10.17

Will y Grace, diferencias entre la serie original y el revival

Ha vuelto Will y Grace (1998-2006). Como con otros tantos revivals me resistía a verlo, pero ahora que ya han emitido dos episodios tengo que decirlo: no me arrepiento. Pero, ¿qué diferencias encontramos entre la Will y Grace original y este revival 11 años después?


Me pasó algo parecido con Las chicas Gilmore. Nunca la vi entera ni me considero fan. Antes de emprender las cuatro estaciones de Netflix vi algunos de sus episodios más representativos, para entender todos los guiños que sus creadores hubieran introducido.

Will y Grace, sin embargo, sí la había visto entera en su momento, con ese doblaje al español loco que tanto me hacía reír. Años después, cuando preparaba el libro Cócteles fuera de serie, volví a revisionar algún episodio, entre ellos, el último. Así que, más o menos, recordaba cómo había acabado una de las sitcom más divertidas de la tele.

Anoche volví a verme los dos últimos episodios, volví a reírme. Había leído que la nueva Will y Grace iba a obviar este final (tal y como comenté aquí), y de eso quería hablar en este artículo. Este revival consigue enganchar a la primera porque ha borrado lo que hizo mayor a Will y Grace, algo que también pasaría con Friends. No hay hijos, ni responsabilidades, ni parejas, ni falta de pasta, ni sueños rotos. Will y Grace vuelven con la energía a tope y el guapo subido (están mejor ahora que hace una década).

Esta entrada contiene spoilers del final de Will y Grace y del comienzo del revival.

El pack de Will y Grace en formato puzle.

Diferencias entre Will y Grace y su revival

El final de la serie original (2006)
Grace (Debra Messing) estaba embarazada de Leo (Harry Connick Jr.). Leo la había dejado para casarse con otra. Grace le iba a llamar a su hijo George, por el padre (Sydney Pollack) de Will (Eric McCormack). Will se iba a hacer cargo del bebé, pero su novio Vince (Bobby Cannavale) no está de acuerdo, lo que provoca su ruptura. En una pesadilla, Grace se veía gorda y fea, viviendo con Will, ya calvo y gordo también. Leo regresa, lo que provoca un distanciamiento de Will, que sigue su relación con Vince.

Mientras, Karen (Megan Mullally) descubre que tiene una hermana a la que le pasa dinero, algo que se va a acabar porque su divorcio de Stan le deja en la ruina. Jack (Sean Hayes) sale en la serie La placa, pero le doblan la voz y está frustrado. En la pesadilla de Grace, Jack está casado con Kevin Bacon y Karen, que no ha envejecido, está liada con Rosie, su sirvienta.

Dos años después, Grace sigue sin contactar con Will. Grace ha estado viviendo en Roma y tuvo finalmente una hija, a la que ha llamado Lila. Jack y Karen consiguen reunir a la pareja con una falsa excusa. Will ha adoptado a un bebé, Ben. Aunque hacen un intento por volver a retomar su amistad, sus nuevas vidas los distancian. Karen “obliga” a Jack a enrollarse con el millonario Beverley (Leslie Jordan) para conseguir el dinero que no tiene. Cuando va a cortar con él, Beverley sale volando y Jack se convierte en el beneficiario de su fortuna.

Años después, Ben (Ben Newmark) y Lila (Maria Thayer) se conocen en la Universidad y parecen volver a repetir la amistad de sus padres. Cuando Will y Grace van a visitarlos se reencuentran de nuevo. Están más mayores, pero se conservan bien (no como en la pesadilla de Grace). Karen y Jack viven juntos. Ella bebe, él toca el piano. Llevan 20 años juntos, más tiempo que con cualquiera de sus parejas.

Sus hijos se van a casar, algo que los unirá de por vida. Van al bar donde se conocieron y se dieron su primer beso, cuando Grace se coló por Will a pesar de saber que era gay. Allí, los cuatro brindan “por la familia”. La cámara cambia de plano y los vemos más jóvenes, sin el maquillaje viejuno, sonrientes, brindando. Will y Grace se dan un beso, y Karen y Jack, otro. “No hemos cambiado tanto”.

Will y Grace se basaba en la idea de que el destino los había unido, que los mantendría unidos. Cuando se separan, ambos creen que el destino no existe. Que sus hijos se enamoren acaba siendo la prueba definitiva de que son dos personas que siempre estarán unidas por el destino.

Will y Grace en la actualidad (2017)
El destino hace maravillas, pues todo esto que pasó al final de la serie ha sido borrado. Los propios actores lo comentan entre risas para situar al espectador fan.

Esto es: Grace no tiene ninguna hija, ni está con Leo, sigue trabajando como decoradora de interiores y cuenta con la no-ayuda de Karen en su negocio. Will, abogado, no tiene ningún hijo ni está con Vince, de hecho, le vemos ligando en los dos primeros episodios. “Nadie quiere veros criando hijos”, dice Karen. Karen vuelve a beber Martinis con alevosía, pues Stan nunca se murió y la pasta regresa a sus bolsillos. También Rosie, aunque sólo es mencionada por la nueva criada. En cuanto a Jack, el tiempo no pasa en balde, pero él sigue intentando ligar con jóvenes porque así es como se siente.

Grace vive de nuevo con Will. “¿Será diferente esta vez?”, se preguntan. “Sí, porque todas las veces que hemos hecho esto pensamos que sería diferente, pero esta vez sabemos que será exactamente igual”. Es decir, que hay Will y Grace solteros para rato.

  • Gossip Girl y Will y Grace, inquietante coincidencia en el nombre de la mascota. 
  • Homenaje en el episodio 9x2 a la escena de la ducha de Lucille Ball.

No hay comentarios: