9.5.17

American Gods 1x1 Sombra Moon, Miércoles, el búfalo y los dioses modernos (claves y curiosidades)

Claves y curiosidades del episodio 1x1 de American Gods, con spoilers, pero sin mencionar nada relacionado con el libro de Neil Gaiman, sólo con la serie.

American Gods, de Starz (que emite en España Amazon), ha sido creada por Bryan Fuller (Hannibal) y Michael Green (Reyes, con Ian McShane). The Bone Orchard está dirigido por David Slade (Hannibal, 30 días de oscuridad).

Am I A God se lee en el rótulo de la serie.

El protagonista es el semidesconocido Ricky Whittle (Los 100). Entre los secundarios de este episodio, Ian McShane, Emily Browning, Beth Grant, Pablo Schreiber, Bruce Langley, Betty Gilpin, Yetide Badaki…

Grandes frases que se escuchan en American Gods.
  • Originalmente, iba a ser emitida en HBO, producida por Tom Hanks.
  • El primer candidato para ser el señor Miércoles (Odín) fue Nicolas Cage, que, a pesar de gustarle el guión, no lo aceptó porque no quería hacer una serie. 
  • Le sustituye (menos mal) Ian McShane, que interviene en una película basada en un libro de Neil Gaiman por segunda vez, tras Coraline (2009), donde hizo de otro "señor", el señor Bobinsky. 
  • Eagle Point: en el episodio Relevés (1x12) de Hannibal es mencionada esta localidad de Minnesota, en donde Abigail cuenta que escaló Eagle Point por el cumpleaños de su madre junto a ella.

(a partir de aquí con spoilers)


LOS TÍTULOS DE CRÉDITO
Un astronauta es clavado en la cruz como Jesucristo. La intro de American Gods mezcla los símbolos religiosos con artilugios futuristas, medicina avanzada, etc. El árbol de la vida. La medusa. Una menorah (candelabro judío). Una virgen. Buda. Ganesha (con móviles en las manos). El robot Aibo de Sony como si fuera una esfinge. El cowboy de neón con una pierna ortopédica. Un caballo robot. El ángel de la muerte. El dios de la guerra con dos coches como si fueran caballos. Un cohete espacial. Un águila sobre el tótem, como símbolo de América. Elastic, canta Shirley Manson de Garbage.




FLASHBACK
Antiguamente, el hombre hacía sacrificios brutales para contentar a los dioses. Sin el viento que mueva el barco en el que llegaron a América, el grupo de vikingos es capaz de quemarse un ojo, asar a otro en la hoguera o pelear a muerte entre ellos. No se adentran en la selva porque les llueven flechas. Visualmente, toda esta secuencia es poderosísima por su violencia. Desde ya me gana el episodio.

SOMBRA MOON
El protagonista de American Gods es un negro que está cuadrado, y que me recuerda por sus silencios y paciencia a Luke Cage. No es un gran actor, y creo que es lo que falla en la serie, aunque lo compensa la estética, muy cercana a la de películas como 300 o Sin City. Sombra (Shadow) Moon parece un personaje de cómic. “No soy supersticioso”, dice. “Sólo creo en lo que veo”. Este pensamiento chocará brutalmente con el resto de personajes con los que interactúa, dioses o semidioses enfrentados entre sí. A Sombra Moon le toca ser el humano escéptico que irá creyendo a medida que avance su odisea.

El búfalo es un símbolo recurrente en el episodio, recordando a los indios nativos.

LAS PESADILLAS DE SOMBRA MOON
A cinco días de salir de la cárcel, Sombra Moon sueña con su mujer Laura Moon (Emily Browning), a la que ve en el techo de la celda, cuando éste cae sobre su litera. Sombra camina por un bosque lleno de esqueletos y un gigantesco árbol le ataca. De él cuelga una soga. Premonición o no, le comunican que su chica ha muerto en un accidente de coche, así que sale antes de prisión. En el avión Sombra se queda dormido y sueña con un búfalo con los ojos en llamas.



CÓMO SE CONOCEN SOMBRA Y EL SEÑOR MIÉRCOLES
Para asistir al funeral de su novia, Sombra tiene que coger un avión, pero le tocará esperar porque actúa de la forma correcta, sin mentir para conseguir adelantar el vuelo. No utiliza la muerte de su novia para que la azafata le ayude por miedo a meter la pata y volver a la cárcel. Todo lo contrario que un tipo que consigue por la cara ir en primera en su mismo vuelo. Dice llamarse señor Miércoles/ Mr. Wednesday (Ian McShane) porque ese día es miércoles, sin más. Sombra, que tampoco es que tenga un nombre muy común, le escucha. Miércoles parece conocerle, de hecho, ha intervenido seguramente para que Sombra acabe yendo con él en primera. Tiene un brillo raro en la mirada (qué ojos, Ian McShane) y le ofrece un trabajo que él rechaza. Que vuele el avión, dice Miércoles, es cuestión de la fe de todos los que van en él, que tienen que creer que volará. No miente: dice que se duerme rápidamente y así lo hace.

Mostacho de Orange is the New Black se ha dejado barba y está mazado.

SWEENY, EL LOCO
Sombra va a Shakamak State Park en coche, con la camisa chorreando, se asoma a un acantilado y grita de desesperación. Se escucha: Torture, de Kris Hensen. Después, en una barra cuyo techo es una mandíbula de cocodrilo, el símbolo del bar Jack’s, Sombra quiere comer algo, pero no lleva dinero. La camarera (Beth Grant) le propone buenos modales a cambio de una económica hamburguesa de bufalo (segunda vez que aparece el animal), pues le perdona la propina. En el baño, meando sobre hielo, se encuentra de nuevo a Miércoles que insiste en su propuesta. Fuera, mientras suena Iko Iko, de The Dixie Cups (se ve el single en la jukebox), aparece Sweeny, el loco (enorme Pablo Schreiber), tal y como lo llama Miércoles. “Soy un leprechaum” (un duende de barba pelirroja con monedas de oro), le dice este tipo enorme, con pinta de macarra que Sombra cree irlandés. También sabe hacer trucos con monedas de oro que parecen de algún pueblo antiguo (¿azteca, maya?). Sweeny acierta en la diana con todos los dardos, que son azul y rojo como la bandera USA. Logra cabrear a Sombra para que se peleen por pura diversión. Sweeny y Miércoles se ríen, mientras la camarera le mira con reproche, pues no cumplió su palabra de no meterse en líos dentro del bar, aunque no ocurre nada.

CÓCTELES FUERA DE SERIE
En el avión, Miércoles pide para los dos un Jack Daniel's con coca cola (pedazo publi). En el bar Jack’s, Miércoles le trae un Southern Comfort a Sweeny, el loco; un Jack Daniels cola para él y tres chupitos de “hidromiel, la bebida de los héroes de los dioses”, para Sombra.

LA APUESTA
Sombra acaba aceptando el trabajo de Miércoles porque se lo juega a cara o cruz, creyendo que, como buen timador que es (trabajó en un casino) se la jugará a Miércoles. Pero pierde la apuesta. Su misión es ayudar a Miércoles para protegerle. En caso de que muera, le sustituiría, llega a decirle Miércoles.




EL ACCIDENTE DE COCHE Y LA POLLA
Miércoles lleva a Sombra en su coche (al que llama Betty). Tras ver a un armadillo aplastado en la carretera, Sombra se limpia las heridas en un baño en el que han escrito en el espejo: “Fóllate a dios y córrete bien”. Se ve un dibujo de una pistola en la pared que parece una polla. Sombra va al funeral de su novia. Allí se entera que ella estaba liada con su mejor amigo y murió con su polla en la boca. Sombra no dice nada, se sienta y espera a que anochezca para echarle en cara que él había sido un buen hombre, que había leído 813 libros en la cárcel y se había culturizado para ser mejor para ella. Tira la moneda de oro que se traga la tierra sobre su ataud. La mejor amiga de su mujer (Betty Gilpin), medio borracha de pastillas, le incita a montárselo allí mismo para darles una lección, pero Sombra se niega. “Si no hay vida tras la muerte, me voy a cabrear muchísimo”, dice ella.

El dios niñato recuerda al Alex de La naranja mecánica, de Stanley Kubrick. Un drugo que se droga igualmente, pero en vez de beber leche plus fuma sapo sintético.

LA LIMUSINA VIRTUAL
Sombra camina por la carretera y se apagan las luces (no sabemos qué psas con su coche). Unos insectos le llaman la atención, junto a ellos hay una especie de robot que le salta a la cara. Sombra acaba siendo transportado a lo que él llama una limusina virtual, escoltado por dos tipos sin cara, frente a un chaval (Bruce Langley) llamado Technical Boy que fuma en pipa sapo sintético (y se ve al bicho). Todo esto me recuerda a La naranja mecánica, de Kubrick, especialmente cuando el chaval, enfadado con Sombra por trabajar con Miércoles, manda linchar a Sombra y unos cinco tipos sin cara le patean bajo la lluvia, con gorros de estilo francés, napoleónico. Aquí aparece la soga con la que soñó Sombra y en ella le cuelgan, pero la soga se rompe y abundante sangre le salpica cuando el grupo de tíos es misteriosamente despedazado. La música y ciertos ruidos estridentes me recuerdan a Hannibal.

LOS DIOSES ANTIGUOS Y LOS MODERNOS

El chaval de la limusina virtual le dice a Sombra que ellos “son el futuro”. Que “las oraciones no son más que puto spam”. Que Miércoles se tiene que retirar.

EL BÚFALO
Simbología, a saber, hasta dos veces aparece un búfalo en este episodio. Sueña con él Sombra y come una hamburguesa de su carne. El búfalo, que aparece en los pósters de la serie, campaba a sus anchas por las llanuras de América antes de que la colonizasen y acabasen con ellos. Podría simbolizar la América de los indios nativos.


LA DIOSA NEGRA / EL SEXO
La única historia en la que Sombra no participa. Un hombre blanco liga con una exuberante mujer negra (Yetide Badaki), llamada Bilquis. Es tímido, es una cita por internet a la que le han animado a ir sus hijos. Él no espera mantener relaciones con ella, pero es ella la que le mete en su cama, en una habitación roja, con velas encendidas y varios tótems sobre la mesilla. “Ya no soy lo que era”, le dice ella. Desnudos, ella le domina, “venérame, ríndeme culto, rézame como si fuera tu diosa”. Así es como el hombre prácticamente le da un sermón mientras se va haciendo cada vez más pequeño, en un orgasmo infinito, y es engullido por su gigantesca vagina.

1 comentario:

Andre Campos dijo...

por favor haz una resena del segndo capitulo la escena con el sr . nancy es demasiado epica