3.4.14

Grace Kelly en Crimen perfecto (1954), de Alfred Hitchcock

Fíjate en esta imagen de Crimen perfecto (Dial M for murder, 1954), de Alfred Hitchcock, en la que Grace Kelly lee el periódico The Times. Es una señorona con su moldeado en la cabeza, su bata de estar por casa, desayunando junto a su marido y leyendo el periódico más grande ever. Pero, ¿qué lee, qué busca? Una noticia en la que leemos que llega el Queen Mary a Londres y en él (tachan), su amante. Margot es una mujer infiel, una rubia perfecta en la superficie, pero mentirosa en su interior. El tipo de rubias que tanto le ponían a Hitchcock. También es cierto que el director logra que te pongas de su parte ante las intenciones de su marido cornudo de matarla.

http://yonomeaburro.blogspot.com.es/2014/03/harpers-bazaar-la-ventana-indiscreta-hitchcock-grace-kelly-moda.html
Ahora, cómparala con esta otra imagen, en la que una Grace Kelly más juvenil, con camisa masculina, lee apoyada en un sofá la revista Harper's Bazaar. Es de La ventana indiscreta, rodada el mismo año por Hitchcock. Parecen dos mujeres diferentes. Pues bien, a diferencia de la infiel Margot, Carol Fremont sí está enamorada de su novio (James Stewart) con el que se quiere casar. No le engaña con otros, pero sí a la hora de esconder la dichosa revista, pretendiendo leer un libro que encaje más con la mentalidad de su prometido, un intrépido fotógrafo.


Tanto en Crimen perfecto, como en La ventana indiscreta, Grace Kelly y dos acompañantes masculinos, beben copazos con absoluta naturalidad en casa a lo Mad Men. Ya quisiéramos tener los minibares que tenían éstos en los años 50. En Crimen perfecto, con su marido y su amante, en aparente armonía, con unos elegantes Martinis que prepara delante de nosotros el marido.

http://yonomeaburro.blogspot.com.es/2013/12/raising-hope-407-la-ventana-indiscreta-hitchcock.html

En La ventana indiscreta, con su novio y el amigo de éste, policía, dándole vueltas a unas copas de brandy gigantes, que, como va de liberal, prepara ella misma en la cocina sin que la veamos.

A diferencia de La ventana indiscreta, donde Grace Kelly hace una absoluta exhibición de sus modelazos, en Crimen perfecto aparece con cinco outfits que van yendo de un Dior fantástico a otros vestidos más sencillos cuando es acusada, además de la bata del inicios y el camisón con el que la intentan asesinar. Increíble el look final con un vestido azul, un abrigo cocoon de los que se llevan ahora y el bolsito de la llave, que aparece en la película constantemente.

Más Hithchcock en Yonomeaburro

No hay comentarios: