27.5.12

Awake 1x13: ¿ha sido un buen final?

Como comenté  cuando vi el piloto confiaba en que Awake fuera aportando pistas para comprender porqué este detective ejemplar, interpretado por Jason Isaacs de manera formidable, vivía dos realidades diferentes tras un accidente. No me importaban tanto los casos que investigaba como el porqué de su situación. Para cuando la cadena NBC anunció la cancelación, a mí me tenía enganchada. Me acordé muy mucho de Rubicon. Qué harían con el final fue nuestra mayor preocupación como fans. ¿Resultado? Los guionistas (@leonardchang y @noellevaldivia) se han apresurado a intentar darle un final resolutivo, provocando en los tres últimos episodios de Awake un acelerón digno de la mejor televisión. ¿Se nos queda todo explicado? Pues no (piensa en el final de Los Soprano, eso). Así que si no has visto Awake, empiézala, pero acuérdate de Perdidos y respira hondo (de hecho, el hijo del prota lo fue del Jack de Lost). Eso sí, como ya hiciera David Lynch con Twin Peaks, el creador Kyle Killen (@killen8), al menos, ha dado algunas pistas para entender mejor qué le pasó a Michael Britten. Pero tampoco te hagas ilusiones.

A partir de aquí, con spoilers.

Cuando la mujer y el hijo de Michael Britten comienzan a cantar en Say Hello to my Little Friend la versión de Wayne's World del temazo de Queen, Bohemian Rhapsody, me dije: "Por fin vemos a estos tres juntos, por fin vemos el accidente de marras, por fin vamos a ver qué vio Michael". Costó lo suyo que llegáramos a este punto (el as de la manga de los guionistas), cuando Michael, semiconsciente, logra ver la cara del asesino, del tío que los empujó con su coche fuera de la carretera. Como este dato ya lo veníamos barruntando (al tipo ya le conocíamos, empezando por las alucinaciones del propio prota), me dije, de nuevo: "Ahora veremos quién murió de los dos, la mujer o el hijo, porque Michael Britten va a mirarlos". Error. Y ésta, tal vez, sea la mayor cagada de Awake, que pudiendo desvelar de una forma más que digna en qué mundo real vivía el prota, Kyle Killen lo obvia, dejándonos, sí, con la duda.

¿Qué mundo es el real y cuál no? Por lógica, el mundo real de Michael Britten sería el de la pulsera roja, en el que vive con su mujer, más que nada porque con ese mundo comenzó la serie. La muerte de su hijo, lo peor que le puede pasar a un padre, le habría roto los esquemas, provocando la creación de ese otro mundo, idealizado, en el que su hijo sigue vivo. Sin embargo, Kyle Killen lo deja en duda, afirmando en varias entrevistas que cualquiera de los dos mundos podría ser real. De hecho, el último episodio se llama Turtles all the Way Down, como la famosa anécdota de la tortuga que sostiene el universo (¿y quién sostiene a la tortuga?). Desveló que si hubiese habido segunda temporada, Michael seguiría en la cárcel aferrándose al mundo rojo con tal de no perder a su mujer (¿era falso?), y en el verde se hubiera acercado a la profesora de su hijo, abriendo otro camino que hubiera sido muy interesante (y que se hubiera parecido a Lone Star).

En realidad, nunca me planteé cuál de los dos mundos era el real, porque me interesaba más saber por qué este hombre había creado esos dos universos paralelos, al estilo Fringe. Los dos podrían coexistir, y por eso, ver al final que los tres logran reunirse me hizo mucha ilusión. Los creadores han logrado que empatices con Michael Britten, que sólo quieras lo mejor para él. Y creo que dejar en el aire quién sobrevivió al accidente es secundario. Por eso, uno de los mejores momentos, para mí, además de ver frente a frente a los dos Michael Britten, es el diálogo final con su psicóloga, cuando el personaje de Jason Isaacs empieza a replantearse todo lo que le ha pasado, hasta crear un tercer mundo en el que su mujer y su hijo viven con él. Es como si los guionistas hablasen con nosotros, al comentar que Britten no se ha quedado satisfecho, que necesita un cierre: "Quiero una máquina del tiempo. ¿Por qué no pude haber tenido un sueño normal?". Si podía manejar dos mundos diferentes, ¿por qué no un tercero?

Cómo: el subconsciente. Partiendo de la base de que la serie no fue un sueño (esto confirmado por los creadores) sólo nos queda la vía del subconsciente. En la inexplicable habitación roja de Twin Peaks ocurrían cosas extrañas, que no se pueden explicar. En Awake, Michael Britten se ha creado su propio Black Lodge. Si su subconsciente le guía, cualquier cosa es posible. En resumen: ¿qué ocurriría si tienes un accidente y tú conscientemente no recuerdas nada pero de forma subconsciente sabes lo que ha pasado? Ese otro nivel, tu subconsciente podría manejarte, sin que tú pudieras evitarlo, y guiarte para comprender qué te pasó. Michael Britten se dejó guiar por el pinguino (como en El club de la lucha) para atar cabos. Ve al pinguino en la realidad en la que vive su hijo, lo que vendría a confirmar de nuevo, que el mundo de la pulsera verde es falso. Pero... luego ve al animal de nuevo en su compañero disfrazado de pinguino. Britten estuvo antes en la habitación donde su jefa mata al culpable de sus desgracias, vio el trozo de tacón roto en el suelo, pero no lo comprendió. Su subconsciente, de nuevo, lo conectó todo...

Al final, Michael Britten parece controlar su subsconsciente, creando ese mundo idílico en el que nada malo ha pasado y sigue viviendo con su familia. Un final abierto que da lugar, claro está, a diferentes teorías, pero cualquiera de ellas es innecesaria si los propios guionistas y el creador no lo han querido revelar. Me ha gustado Awake porque el final ha resultado esperanzador sin necesidad de caer en tópicos religiosos o místicos como Perdidos. También por Jason Isaacs, al que desde aquí pido que le den un papel ya en Mad Men (sería una gran némesis para Don Draper). Y pensando en otras series en las que sus protas tienen alucinaciones para entender lo que les ocurre (la mala A Gifted Man, la próxima Perception, visto el piloto es un rollete), Awake saca nota de sobra. Michael Britten tal vez no despierte nunca, pero mientras sea feliz, yo también lo seré.

+Opinión del piloto de Awake.
+Awake y la alucinación de El club de la lucha.
+Series con alucinaciones.

+Final de House (opinión)
+Final de Perdidos (opinión)
+Final de Medium (opinión)
+Final de Rubicon (opinión)

+Entrevistas con spoilers: Hitfix / Tv.com / TvLine

+Añado otras reviews del final de Awake: Alfredo para SeriesdeBolsillo;  Begoña en A-ficciones.

6 comentarios:

M dijo...

Estoy totalmente de acuerdo contigo en todo lo que has dicho. No me había parado a analizar mis sentimientos sobre la serie pero mientras iba leyendo iba pensando 'sí, cierto, eso pienso yo'.
Tu idea de Lucius Malfoy (Jason Isaacs siempre será Lucius Malfoy para mi) en Mad Men me parece cojonuda.

Lo único que me ha dejado un poco de angustia en mi interior es como acaba en el mundo rojo, en el que vive su mujer. Como dices han logrado que queramos lo mejor para Michael, y que acabe en la cárcel y con la jefa (a la que solo podía ver como jefa de Urgencias) tan campante por ahí, no me gusta nada.

Pero bueno, me alegra mucho que les haya dado tiempo a hacer un final feliz después de que cancelasen la serie, algo que la NBC suele hacer, porque en otras cadenas te dejan así, con tu 'y ahora que coño hago yo con mi vida sin saber como acaba esto!?'

Johan P. Rosenberg dijo...

Pues mira que yo pensaba que era el mundo rojo el irreal y el verde el verdadero! xD

En el episodio del pingüino, en la realidad roja, cuando Britten está dentro del psiquiátrico intentando razonar con el loco, y entra el psicólogo (aunque después resultó que era una alucinación de Britten), el loco, en un momento dado, se acerca y les dice "¿de qué estáis hablando vosotros dos?".

Acepto que Britten "alucine" en el mundo real (que vea un pingüino no me asegura que esa realidad sea falsa), pero que el loco vea la alucinación de Britten solo me dice que toda esa realidad es, en verdad, un mundo irreal creado por él.

A partir de ahí intenté fijarme en los pequeños detalles. Si te das cuenta es DESPUÉS de chocar/ver al "poli malo" en el parque de atracciones cuando el resorte de las alucinaciones con éste se activa... y ahí estamos en el mundo verde.

Pero, sin embargo, en otros tantos detalles parecería que es al revés. No sé, igual los guionistas han jugado con nosotros, y nada cuadra realmente al 100%.

El final no estuvo mal. Me hubiera gustado algo más conclusivo, más "explicativo", pero, bueno, aún así, me ha gustado bastante esta serie. Espero que el creador ya tenga otra idea que poner en marcha, y ojalá no tenga la mala suerte que ha tenido con Awake y Lone Star, porque este hombre vale (y mucho!).

Mlo/Yonomeaburro dijo...

M, tal vez los guionistas han querido mostrar que no siempre el héroe gana. Teniendo o no 2T la serie hubiese acabado igual. Britten perdía, pero en su cabeza loca, él ganaba. Es la única forma de entender la serie.

Mlo/Yonomeaburro dijo...

Johan, si la visión del pinguino es una alucinación, todo lo que ve Britten es inventado. Lo que le dice el loco es fruto de su imaginación. De todas formas, insisto, creo que, como dices, los guionistas, en un momento dado, dejaron en el aire que ambos mundos pudieran ser reales.

Kyle Killen tiene un proyecto como guionistas: http://www.imdb.com/title/tt2012011/, pero con Josh Duhamel de prota, así que no sé yo...

Anónimo dijo...

Con el nivel de calidad que ha mantenido toda la temporada, esperaba cualquier cosa menos un final "Los Serrano".
Si al menos despertara de un coma por el accidente o algo parecido...

Mlo/Yonomeaburro dijo...

Los Serrano fue un sueño. Lo de Michael Britten no es un sueño. Es locura.