21.3.12

The Walking Dead 2x13 finale: follow the leader (¿qué líder?)

¿Quién es el líder aquí?

Esta segunda temporada de The Walking Dead empezó muy floja, demasiado (salvando el piloto que vi en un pase en el cine, aunque le sobraba el momento iglesia). Daba pereza hasta comentar. El grupo llegaba a la granja y de ahí no se movía. Varias escenas con zombies (lo mejor de la serie) animaban los diálogos ñoños y soporíferos, la mayoría vergonzantes. Cuando no aparecían los muertos vivientes, cuando la acción se supeditaba a los diálogos, me aburría y me ponía a pensar en otra cosa. The Walking Dead ha mejorado a medida que avanzaban los episodios. Es más: el mejor episodio ha sido el último. Pero eso no es digno de alabar.

TWD no tiene personajes carismáticos. Sus actores son malos. Siempre muestran el gesto apesadumbrado, siempre con el mismo soniquete, no evolucionan y toman decisiones a veces incomprensibles. Nunca entendí a qué venían las palizas que le metieron, la tortura a la que sometieron al chaval que salvaron de la reja. Cómo gastan energía a lo tonto. O por qué con el peligro acechando los personajes se alejan de la casa sin más: al viejo lo mataron por gilipollas. Ésa es la verdad. Y lo hicieron para debatir sobre la pena de muerte y la eutanasia, pero mal, muy mal. Es como cuando colgaron al chino-coreano ya lo sé- del pozo (aquí me entró la risa) o dejaron al niño alejarse adentrándose en el bosque, enfrentándose (aunque más bien vacilando) a un zombie sin que nadie lo supiera. Muchas de sus acciones son previsibles, se ven venir, y eso le quita a la serie muchos puntos. The Walking Dead no profundiza en nada, todo lo toca como con miedo, tratan al espectador como si fuera tonto. Me extraña que AMC, la cadena que emite TWD en EE UU, sea la misma que nos asombra con los capitulazos de la inteligente y valiente Breaking Bad.

Lo peor de esta temporada ha sido el enfrentamiento entre los dos gallos del corral (o de la granja), estos dos perros en celo. Un líder, el policía, que no lo era (ni lo es ni lo será nunca), y que, nos quieren convencer, llega a serlo (cuando reúne al grupo al final del último episodio) gracias a que ha eliminado al único que le hacía sombra (y que le podía quitar a la mujer), al más borrico, capaz de restregarse la cara contra la corteza de un árbol para disimular su fechoría. ¿En serio? ¿Se había vuelto loco? ¿Ésa es la forma en que justifican un asesinato? El policía es tan inútil que sólo reacciona cuando su mujer le malmete. ¿Por qué siempre es lo mismo? ¿Por qué siempre las mujeres son las arpías? Y también la del pelo corto con el rubio... y la rubia con el viejo... y la novia del coreano... Siempre ellas.

La finale de esta temporada ha jugado con un par de sorpresas, para tentarnos con la tercera. La primera, obvia: la manada de zombies que acorralan al grupo, necesario para que por fin salgan de allí y lleven al grupo a otro escenario. Espectaculares los primeros 15 minutos del episodio. Qué pena que no se curren igual los diálogos. La segunda, una nueva teoría: están todos infectados. No hace falta ser mordido, si mueren se convertirán en zombies. Resulta que el policía lo sabía... ¿cómorl? Me quedo estupefacta. No logro empatizar con esta gente. Si yo me viera en peligro compartiría la mayor información posible con el grupo y si no me iría a mi bola. Por último, y para los que no hemos leído el cómic, el remate final: ese encapuchado que salva la vida a la rubia borrica, con dos ¿esclavos? sin brazos atados a cadenas. The Walking Dead cuenta con imágenes muy potentes, por eso la sigo viendo. Nunca jamás había visto zombies como estos, tan bien hechos, que dan asco y miedo. Sin embargo, le falta chicha, un hilo conductor que sea coherente, actores con más registros, diálogos ingeniosos y no tanta trama chicle y monotemática... Hasta la tercera temporada.

Más cosas de la segunda temporada.
+Fotos y trailer.
+Frank Darabont deja la serie.
+Opinión del primer episodio.
+Episodio 2x2: el guiño a Breaking Bad.
+El elenco haciendo el tonto en la Comic-Con.
+Atacada por un zombie en la presentación de Youzee.
+El calendario TWD editado por Fox.
+La camiseta diseñada por David Delfin.
+Con Mario Vaquerizo en la presentación del calendario.
+La Sexta promociona con gusanos la serie.
+Portada de la revista MAD.
+Robert Kirkman en el Festival de Series.
+Los títulos de crédito comparten creador con los de American Horror Story.
+Las Converse de TWD.
+Las sábanas zombie.

2 comentarios:

alternate_javi dijo...

No lo podía haber dicho mejor. De acuerdo en todo.
Lo peor es que la seguimos viendo, no por las (escasas) imágenes potentes, sino porque sabemos que de 13 capítulos al menos 2 merecen la pena. Y qué coño, en realidad nos encanta desesperarnos con sus diálogos y situaciones de vergüenza ajena. Ese principio del capítulo final, que demuestra que la serie está hecha para tontos: que como saben que sacarse de la manga una horda de zombis para sacar a los protas de la granja es muy cantoso, te enseñan cómo han llegado hasta allí. Uy, espera, que así a lo mejor sí que me lo creo más.

Es primitiva. Es básica. Es para dummies. Y últimamente hasta es machista...!

Pero en octubre ahí estaré, inexplicablemente.

PD: RIck sabía lo de que todos están infectados proque se lo dijo Jenner, en eso que le dijo al oído y que nos dejó picuetos al final de la primera temporada.

Mlo/Yonomeaburro dijo...

Sí, si, me deja flipada que Rick lo supiese y no lo contase. Ahora se supone que ya no tienen secretos (tampoco ella) y que pueden seguir adelante. ¿Me lo creo? No. Seguro que esconderán algo en el futuro...