8.2.12

Piloto. Smash, te gustarán los musicales

 Debra Messing y Christian Borle, muy Will & Grace

Si te gustan los musicales de Broadway, ésta es tu serie. Y si no, también. El único motivo que me echó para atrás ante la inminente llegada del piloto de Smash no fue sólo el recuerdo de Glee (que se ha ido desinflando tan rápido que el globo ya no hay quien lo pille, ha volado muy lejos), si no (¡y atiendan!) que venía con el sello Steven Spielberg bajo las luces de neón. Tras el fiasco de Falling Skies (no pasé del piloto), el rechazo personal a Terra Nova (no más Parques Jurásicos) y el estreno prácticamente el mismo día de The River (que me atrae un montón, también apadrinada por el director de ET), una duda me asaltaba: ¿cuántas de las series del intocable Spielberg merecerían realmente la pena? Eso sin contar Los Borgia, producida también por Dreamworks. Demasiado.

¿Cumpliría Smash mis expectativas o sería un guiño más, bastante oportunista, al homenaje del año a Marilyn Monroe? Tras leer las primeras críticas entusiastas, no esperé al estreno oficial del piloto y me ví el preestreno de 43 minutos sin pestañear. Y casi, aplaudiendo. De hecho el piloto comienza afirmando, muy sinceramente: "Todo el mundo está haciendo de ella ahora mismo".

Vemos imágenes reales de Marilyn, la auténtica protagonista...

Smash reúne en un solo episodio lo mejor con lo que te puedes encontrar en una serie (sólo hablo del piloto, aunque quien ha visto los cuatro episodios siguientes confirma que el nivelón no baja). Personajes consistentes, una trama original a pesar de los clichés, que salta del drama a la comedia con inusual facilidad, y unos números musicales que, para los neófitos, no llegan a cansar y para los amantes del musical son más que suficientes. Que los actores sean unos muy conocidos y otros, caras nuevas, también es de agradecer. Porque en Smash los actores actúan y los cantantes y bailarines son los que cantan y bailan.
 Con Megan Hilty, números musicales en la imaginación, picantones...

En el piloto no vemos a Debra Messing o a Anjelica Huston cantar (a saber después), que para eso están las dos chicas que se pelean por el papel de Marilyn Monroe en una adaptación musical de su vida en la que juegan a ser Norma Jean y Marilyn Monroe (como ya hicieran Ashley Judd y Mira Sorvino en una tv movie que no llegué a ver). Los guionistas juegan muy acertadamente también con los ensayos y las imágenes reales de cómo pudieran quedar sobre el escenario, aunque el montaje final, evidentemente, no esté aun listo.
Smash tampoco es Fama, aunque lo parezca

He de reconocer que el personaje que más me ha sorprendido en el piloto ha sido el de Jack Davenport (arriba), aliado arrogante de la productora Anjelica Huston, y enfrentado a Christian Borle (el colega guionista y gay de la guionista Messing que se parece un montón en adulto a Artie, el chico en la silla de ruedas de Glee interpretado por Kevin McHale), con lo que se crean dos bandos que deben unir fuerzas para sacar adelante del proyecto. Que en todo musical de Broadway que se precie debe de haber algo de maldad y competitividad chunga, ¿no? Recurrentes clichés a los que Smash logra darles la vuelta. Dice Davenport: "Sé realista. Para que yo hiciese la audición, Marilyn tendría que salir de ese sobre y hacérselo conmigo". Ése es el tono.

¿Están de capa caida los musicales de Broadway? Contesta un diálogo en el piloto entre el guionista (Borle) y la aspirante (Hilty). "Acabo de volver de Londres, de estrenar las funciones del West End". "¿Son tan buenos como nosotros?". "Por supuesto que no".

Lo mejor y lo peor de Smash (para mí, es lo mismo, dependiendo de si te gusta o no).


  • La pareja Debra Messing y el gay (Christian Borle) puede recordar a Will & Grace. A mí no me importa porque es una de mis comedias favoritas, pero a más de uno le puede hartar. A la pareja se une un ayudante gay entusiasta de los musicales. Todo muy gay. La notable diferencia es que Debra Messing está casada en la serie, tiene un hijo adolescente y pretende adoptar otro.
  • El duelo de aspirantes, estereotipadas (después de descartar a Scarlett Johansson y Kristin Chenoweth): la rubia (Megan Hilty) un poco soez, pasional y soltera; la experimentada; y la morena (Katharine McPhee, arriba), delicada pero fría, con un novio que apoya su carrera; la aspirante. Te tendrás que decantar por una de las dos y no es nada fácil. ¿De qué bando eres? McPhee sale de American Idol.
  • Anjelica Huston haciendo de Anjelica Huston. Con el mismo peinado Cleopatra que Anna Wintour y su mirada perdonavidas.
  • ¿Cómo atraer a la gente joven? Las nuevas tecnologías hacen de Smash una serie moderna, alejada de la idea que se pudiera tener del caduco montaje de una obra en Nueva York. Debra Messing ve las películas de Marilyn Monroe en su portátil metida en la cama, vemos la fuerza que tiene YouTube y las redes sociales para lanzar al estrellato a alguien anónimo, los blogs sobre teatro... Que tiemblen los puristas.
  • ¡Otra vez Nueva York! Ver a Anjelica Huston y Jack Davenport por Times Square... Ideal.
  • Junto a The Good Wife es de las pocas series de las que puedes afirmar que cualquiera de sus personajes podría tener su propio spin-off. Complicado no amarlos u odiarlos.
  • ¿Amor o sexo? ¿Marilyn era amor o sexo? Un leit motiv del piloto, que puede dar lugar a debate. El novio de McPhee habla de amor, y Debra Messing le recuerda a su marido que Marilyn Monroe dijo en su última entrevista: "No hagais una broma de mí". Y continúa: "Quería amar tanto y que la amasen, que brillaba por ello".

4 comentarios:

Isabel Pina dijo...

Yo lo tengo claro:

- Smash por encima de Glee (esta temporada la dejo de ver que me está cansando ya) Aunque no se pueden comparar del todo porque Smash se dirige a un público más maduro que Glee...
- Megan Hilty sobre Katharine McPhee (por mucho que tengan las dos increíbles voces me gusta mucho más la rubia en todos los sentidos)

En definitiva, me encantó el piloto! Y Debra Messing, Jack Davenport y Angelica Houston acaban de redondear el conjunto :D

Es un tema quizás minoritario (no a todo el mundo le gusta el género musical) pero puede tener éxito, por lo menos son buenos actores...

Mlo/Yonomeaburro dijo...

Fijate que a mí la rubia, aunque vale más que la morena, me cae fatal, la veo en plan arpía, aunque la otra es fría como un témpano. La verdad es que son los personajes que menos me gustan. Pero el resto, chapó!

Isabel Pina dijo...

Sí, en eso coincido :) Me dio la sensación de que querían encumbrar a la McPhee y es lo que tú dices, es muy fría y me acabó gustando más la otra, aunque el papel sí parece que será de arpía, sí... A ver qué tal los siguientes :)

Fincher dijo...

Pos a mi la q me gusta es la morena. Y ojo a lo q decis; yo creo q esta es la mala. Ya se vio en la escena con el director q mucha mosquita muerta y ya ya... La rubia sera mas directa y brutota pero van a lo q van las 2.
Coincido en echar de menos Will&Grace y q aqui con Debra y su compañero puede haber quimica. Q grande Anjelica por cierto..
Todo lo q no sea convertirse en un Glee sera suficiente. Pinta bien.