20.1.09

Critica Slumdog Millionaire, amor predestinado

De qué va. Danny Boyle (28 días después) está arrasando en todos los festivales (también ganó 4 Globos de Oro) con este cuento colorista, basado en la vida real de Jamal Malik, un chaval que, a pesar de su pobreza y falta de estudios, se llevó los 20 millones de rupias del concurso ¿Quién quiere ser millonario? en su versión hindú. ¿Cómo lo hizo?, se preguntan todos. A. Hizo trampas. B. Tuvo suerte. C. Es un genio. D. Fue el destino. Boyle opta por la última respuesta. Este chico de la calle estaba predestinado a ganar: cada experiencia en su humilde existencia resulta ser una clave para dar respuesta a cada una de las preguntas.
Porqué me ha gustado. Cualquier historia de amor me conmueve siempre, además hay una gran historia en el tiempo de dos niños, que crecen juntos, se ayudan, se putean, sobreviven. Vemos la India, la de verdad, no sólo la mística de Viaje a Darjeeling, aquí sacan ojos a los niños porque así dan más lástima. Dura. Danny Boyle consigue alternar lo más doloroso e inhumano del ser humano (mafias, niños esclavos) con lo más generoso y optimista. La música, muy grande, excelente, hay que comprársela ya (y no digo bajársela), un diez. Miedo y alegría por partes iguales. Pensar en una historia real, estremece, supongo que Boyle se habrá valido de muchas licencias. Acertado el nombre, una mezcla entre mendigo y millonario (en Italia la han llamado escuetamente El millonario, quitándole todo su significado ambigüo). El chaval estaba predestinado no tanto a forrarse como a llevarse a la chica. ¡Le pondría un 5 de 5! pero...
Porqué me ha mosqueado. Todo el mundo conoce el concurso ¿Quién quiere ser millonario? Es imposible que este chaval ganase. Las preguntas son demasiado sencillas y evidentes. Esto le quita seriedad a la película, aunque no sustancia. Pero es un detalle que no pasa desapercibido. Que la última pregunta para hacerse millonario sea cómo se llama el tercer mosquetero... no sé, suena a chufla. Que los protas sean desconocidos te centran en la historia, pero mientras ella es un bellezón, el concursante (uno de los protas de la serie Skins) no es que sea feo, es que parece tonto y no entiendo porqué (el hermano cabrón está genial (gracias Charlotte, no era su amigo). Los niños son lo mejor de la película, para encariñarse totalmente con ellos. A medida que crecen, echamos de menos a los cachorros. Aunque Boyle no remata (el final bollywoodiensefestivo es de traca), es de lo mejor que se estrenará este año.


Slumdog Millionaire se estrena en España el 13 de febrero.

4 comentarios:

Ally dijo...

Pues tengo ganas de ver esta y Rockanrolla, porque últimamente el cine está más bien pobre.

Hace mucho que no comento porque estoy liada con los exámenes, pero que conste que sigo entrando...;-)

Un Beso!

Husky dijo...

Tengo ganas de verla, y también de escucharla, que vi un reportaje donde hablaban de la banda sonora y me pareció genial.

Por cierto, si no has visto Skins, la serie británica donde sale el prota, ya estás tardando! ;)

Un saludo!


Diego (el de Unai :)

Sebas dijo...

Ya me has intrigado con esta película..., tendré que verla, saludos!

Charlotte Harris dijo...

El amigo cabron en verdad es su hermano!
creo...