19.2.17

Riverdale 1x4 Lolita, West Side Story y un beso gay (easter eggs)

The Last Piscture Show, además de hacer referencia a la película de Peter Bogdanovich, habla de la última película que verán los chavales de Riverdale al cerrar el autocine Twilight (Crepúsculo), que no es otra que Rebelde sin causa, con James Dean. Una peli que sugiere Betty, pero luego Betty ni aparece.

Jughead tiene un póster de The Bad Seed - La mala semilla (1956).

Es una lástima que Riverdale falle en algunas subtramas (como la de la profesora y Archie), porque está llena de guiños cinéfilos que se mezclan con las tramas y de sorpresas en sus cameos. Si hablamos de rebeldes sin causa aparece el típico grupo de malotes con cazadoras de cuero, muy a lo West Side Story-Grease.

WEST SIDE STORY
Pero, ¡sorpresa! el más gallito le come la boca a Kevin, el mejor personaje de Riverdale, con permiso del grupo de bitches cuando se juntan. El tal Joaquin no tiene nada que hacer con Kevin, recordemos, hijo del sheriff. Ya tenemos un Romeo y Julieta (Joaquin es hispano, además) como en West Side Story. Y más enredo.

LOLITA
El autocine hace referencia a Grease, memorable cuando Danny intenta meter mano a Sandy, pero también a Lolita, pues una de las primeras escenas de la polémica película de Stanley Kubrick sienta en el coche en un autocine al protagonista entre su casera y la hija de ésta, Lolita, la adolescente a la que no quita ojo.

Cuando la profesora se las pira de una vez por todas (aunque lo dudo), hay un guiño evidente a Lolita, cuando se baja las gafas en forma de corazón, que une la mítica imagen del póster con la primera vez que el prota ve a la niña en bikini en el jardín de la casa. Miss Grundy no vuelvas.


EL CAMEO

El cameo vintage llega de la mano de Skeet Ulrich (Scream, la serie Jericho), el cabecilla de los macarras South Side Serpents, que resulta ser el padre de Jughead. Gracias a que se cierra el autocine, descubrimos que Jughead dormía allí en un catre. Es tan nómada como su padre parece dar a entender.

Más curiosidades sobre Riverdale.

18.2.17

Drew Barrymore, entrevista en Club RENFE por Santa Clarita Diet

Drew Barrymore protagoniza la comedia negra de Netflix Santa Clarita Diet. En el número 13 de la revista Club RENFE la actriz aparece en portada, con una entrevista sobre la serie y su resurrección por partida doble.



La entrevista la podéis leer aquí.

17.2.17

Legion 1x2 claves ocultas y curiosidades (easter eggs)

(con spoilers del episodio 1x2 de Legión, Claves, curiosidades, easter eggs y preguntas sin respuesta).

Para leer sobre el episodio 1x1 de Legion aquí.



Jackie: Natalie Portman no es suficiente, el biopic de Jackie Jennedy que se queda a medias

Pablo Larraín (Neruda), dirige Jackie, con Natalie Portman, Peter Sarsgaard, Billy Crudup, John Hurt y Greta Gerwig. Jackie habla de la viuda Jacqueline Kennedy, tras el asesinato el 22 noviembre de 1963 de su marido, el presidente JFK. Con variadas nominaciones para su protagonista, el drama no me logra emocionar lo más mínimo.


Me desconcierta, al contrario, con esos primeros planos contínuos y lloros de la ex primera dama y un empalagoso artificio para colarnos, como sea, su gusto por la moda (con una improvisada pasarela, medio borracha por los pasillos de la Casa Blanca). Tras leer que Natalie Portman clavaba el personaje (está nominada al Oscar), lo cierto es que me esperaba otra cosa. Me esperaba un retrato de Jackie, no de Jackie, la viuda. Nada sabemos de su pasado ni de lo que vivió tras la muerte de Kennedy. Y no tenemos por qué saberlo.

No explican cuáles eran sus orígenes para entender muchas de las cosas que, supuestamente, decidió cambiar de cara al bienestar de sus hijos. No cuentan cómo se organizó Jackie para casarse con un multimillonario griego, con el que, de nuevo, sería aún más megafamosa, pero de otra manera. Deja entrever, al final del filme, que, tras la muerte de JFK, Jackie se convirtió en icono fashionista.

Hay un problema de base con esta película: su título. No es Jackie, a secas, es Jackie la mujer de Kennedy, la viuda, la ex primera dama. Y punto. La manera que elige Larraín tampoco me atrae. Jackie habla en plan monólogo con un periodista que pretende plasmar la gran verdad del personaje, pero todo lo que le cuenta, dice, no podrá escribirlo nunca. Como si quisiera transmitir una gran mentira, resulta confuso.

Pero ahí, en ese supuesto retrato, de una mujer rota por las circunstancias terribles del asesinato más conspiranoico de la historia de EE UU, nada se dice de ese matrimonio roto también, de esa relación frustrada porque JFK, como su hermano, era un putero, que se drogaba por su dolor de espalda, y que pasaba millas de su entorno familiar. No me lo creo, en definitiva. Se queda a medias de un retrato de una mujer que, por otra parte, ha sido un icono generacional a su manera, pero que no se llega a transmitir en esta película.

Natalie Portman es demasiado guapa para este personaje, porque Jackie era elegante, pero no una mujer guapa. Su rostro, el de Jackie, era el de una mujer con caracter, se la veía, no el de una mujer extremadamente delgada, llorona y desquiciada en la intimidad. Me ha decepcionado, tal vez, porque conozco mucho del personaje y esta película no me aporta nada. De hecho, cuando volví a casa del pase, me puse la peli de Oliver Stone para darme una ración de "lo que pudo ser" pero, al menos, con más gracia en su presentación.

Lo único memorable de Jackie es que vemos a John Hurt en uno de sus últimos papeles, interpretando a un cura que, paciente, escucha. Porque Jackie necesita de un periodista, de un cura, de una asistente, de un cuñao para desahogarse. Me da la sensación de que una voz en off contando su vida de principio a fin hubiera logrado recrear el mito de una forma más genuina.

16.2.17

Se ha escrito un crimen 1x11 con acento hispano: Jessica Fletcher y la spanish food

En el episodio 1x11 de Se ha escrito un crimen, Jessica Fletcher vuelve a hacer de Llanero solitaria buscando las pistas donde no llega la policía. Sin desvelar nada de la trama, la escritora busca la ayuda de un trilero de origen hispano que la lleva a comer empanada a Pete's, El Gordo.



Los numerosos carteles no dejan lugar a dudas de que el local ofrece comidas con sabor español. No sabemos si "El gordo de Pete" es el negro que vemos en las imágenes. Uno se imagina al típico tío gordo, claro está, y a poder ser, hispano, pero no es el caso. El testigo hispano invita a Jessica a degustar empanada, especialidad de la casa. No sabemos de qué está hecha la empanada, pero la Fletcher, que come mientras habla, comenta que en su casa no hay de eso. Y el latino le echa picante a lo bestia, por lo que la pobre señora tiene que pedir un poco de agua. ¿Deja de comerla? Para nada. Ella sigue poniéndose las botas.


Las empanadas a 95 centavos pueden llevar ¡atención! Ohorizo en vez de Chorizo. Y Linguica, que nadie sabe lo que es. El sandwich es más caro: 1,50.

El latino deja claro cómo está Nueva York en esa década de los 80 al decir: "En esta ciudad lo mejor es escurrir el bulto". Por cierto, durante unos segundos vemos una toma aérea de Times Square.


Por cierto, en este episodio se hace un homenaje a la típica estrella de Hollywood a la que arrinconan por la edad. Su hija sigue sus pasos y, por un momento, parecieran Debbie Reynolds y Carrie Fisher.

Más entradas en Yonomeaburro de Angela Lansbury
Más entradas sobre Se ha escrito un crimen


Se ha escrito un crimen: easter eggs y claves del piloto.
Jessica Fletcher con Pellegrini.
Pack en dvd de la serie Se ha escrito un crimen.
El futuro según Se ha escrito un crimen. 
La señora del leño de Twin Peaks en Se ha escrito un crimen.