3.12.22

El cine de José Luis López Vázquez

Aquí recojo algunas claves del actor José Luis López Vázquez, tras ver el documental ¡Qué disparate! en Movistar Plus+ y hacerme un maratón con algunas de sus mejores películas. Ojalá me dé tiempo de poder hablar de ellas en sucesivas entradas en el blog. 


En marzo de 2022 se cumplieron 100 años del nacimiento de José Luis López Vázquez, que nació en la calle Torrecilla del Leal, aunque su familia era del barrio de Delicias, el 11 de marzo de 1922. Curiosamente fue en marzo, pero de 1946, cuando aparece por primera vez mencionado en un artículo en el diario ABC. Fue en el Teatro Español Universitario de Madrid donde estrenó Entre bobos anda el juego, de Zorrilla. Marquerie ya decía de él que era un “actor cómico de positivo mérito”. Y  también apuntaba su artículo que “los figurines” eran de López Vázquez “realizados por Cornejo”. Antes, en octubre de 1943 había debutado también en el TEU con El casamiento engañoso, de Torrente Ballester. 

Artículo de ABC (1946):


Su madre fue modista y en El verdugoMi querida señorita cose como la mejor de las sastras. Su padre fue funcionario, y curiosamente Jose Luis Lopez Vazquez decía de sí mismo que era una especie de funcionario en lo suyo. De su famosa frase en Atraco a las tres (Un admirador, un amigo, un esclavo, un siervo) daba la sensación por las pocas entrevistas que dio que se entregó como un esclavo a la interpretación. Nunca se dio grandes ínfulas aunque hasta el mismísimo George Cukor (que le llamó poeta y le dirigió en Viajes con mi tía, 1972) le animara a dar el salto a EE UU. López Vázquez podría haber estado a la altura de un Jack Lemmon, un Alec Guinness, un Vittorio Gassman. Reconoció que no se veía capaz de aprender inglés, “preferí ser cola de león que cabeza de ratón”, dijo. Paradójicamente, a pesar de su elección, confesó que la vida no le había dado lo que merecía, como si no hubiera visto compensado todo su esfuerzo. 

A López Vázquez lo han conocido varias generaciones. 262 películas (por no hablar del teatro y las series de TV) dan para mucho. Algunos le menospreciaron por sus pelis con suecas, en las que hacía de español reprimido (aunque Vivan los novios de 1970 es un peliculón), y por su alocución alocada, y muchos le descubrieron con asombro con el cine de Armiñán y Carlos Saura o con La cabina (1972), de Mercero, que se llevó el primer Emmy para España. Su primera incursión en el cine fue de rebote, sustituyendo a un figurante que lo hacía regulín, en María Fernanda, la Jerezana, de Enrique Herreros, en una escena de pocos segundos en la que ya demuestra un humor físico muy cercano al de Groucho Marx, al que tanto idolatraba y al que a menudo imitó. 

También fue casual su primer papelito con Berlanga, en Esa pareja feliz (1953). Contaba que le llamaron una noche, cuando ya estaba metido en la cama como quien dice, para este cameo y allí que fue, muy servicial él. Aunque no dura ni un minuto, su aparición como dependiente de Galerías Preciados destacó de tal manera que a partir de entonces, como dijo Mingote, López Vázquez se convirtió en “el espejo donde el español se ve”. Esta escena la comparte con Fernando Fernán Gómez que luego le dirigiría varias veces. Con Berlanga repetiría un año después en Novio a la vista, en la que va en barca y se cae al agua. Y ya en los 70 llegarían La escopeta nacional y etc. 

Películas imprescindibles para el que no haya visto nada del actor son Mi querida señorita (1972), El pisito (1959), Atraco a las tres  (1962), La gran familia (1962), Plácido (1961), El verdugo (1963, que al ser coproducción italiana no protagonizó por elegir a un actor italiano), Un vampiro para dos (1965), Peppermint Frapé (1967), El bosque del lobo (1971), La prima Angélica (1972)… Con Gracita Morales formó pareja de cómicos, como en Sor Citroen (1967). Me divirtió mucho en Los Palomos. En los 80, La colmena o La corte del faraón. 

En los 90 apareció en El maestro de esgrima, Todos a la cárcel, Memorias del ángel caído… En los 2000, salió en Torrente 2 y El oro de Moscú (contaba Santiago Segura que animó a Jesús Bonilla a que lo llamara para el cameo en la cama pues el NO ya lo tenía). En Cuéntame en 2002 interpretando a un vagabundo. También apareció en Los ladrones van a la oficina, Periodistas o Los Serrano.

Su última obra de teatro fue Tres hombres y un destino (2004), que le unió a Manuel Alexandre y a Agustín González, nada menos. Su última serie, Vientos de agua (2006). Y su última película fue con Mercero, ¿Y tú quién eres? (2007). Murió en Madrid el 2 de noviembre de 2009.

No hay comentarios: