8.6.20

Opinión. The Wretched, Daniel no es real, Inheritance, Otra vuelta de tuerca, Scare me y El atrapasueños

Aquí os dejo mi opinión de varias películas de terror que he podido ver estos días, lo mejor y lo peor de ellas (sin spoilers)


DANIEL NO ES REAL (DANIEL ISN'T REAL)
Tiene varios ganchos de inicio. Daniel no es real (2019), de Adam Egypt Mortimer, está producida por SpectreVision, de Elijah Wood, suyas son también Mandy (2018) y Color Out of Space (2019), ambas con Nicolas Cage, vistas en Sitges y sorprendentes. Además cuenta con Miles Robbins y Patrick Schwarzenegger como sus protagonistas. El primero, hijo de Tim Robbins y Susan Sarandon, se llevó premio en Sitges a mejor actor. El segundo es el hijo de Arnold Terminator. Este thriller psicológico es muy potente en la primera parte, cuando conocemos a ese niño que tiene un amigo imaginario que es malo. Cuando crece es el que le anima a atreverse, a hacer cosas que nunca ha hecho, pero que le podrían meter en más de un lío. Al estilo de otros filmes como El club de la lucha o Donnie Darko, el prota sufre un desequilibrio mental importante y todo tipo de delirios que hacen la película imprevisible. Lo que menos me ha gustado es la parte final, más pesadillesca, pero en general Daniel no es real está hecha con bastante buen gusto. De su director tenéis en Netflix Holidays (2016), una antología de terror de relatos cortos ambientadas en días señalados (como luego ha hecho Into the Dark), en la que él se encarga de la dedicada a Nochevieja con una cita a ciegas con otra pareja que tampoco es que esté muy bien de lo suyo. En 2015 debutó con Some Kind of Hate, ambientada en un reformatorio al que va un chico que sufre bullying y allí se le aparece una chica fantasmal que se va vengando de todos (es muy amateur, pero cómo mata está muy bien pensado).

THE WRETCHED
Me ha gustado mucho The Wretched (2020). Brett y Drew Pierce dirigen un filme que parece inspirarse en las películas juveniles de los 90, en las que el terror era un elemento más de la trama, al que el prota se enfrentaba sin miramientos porque le sucedían otras cosas a las que le tenía más temor. Muy al estilo de Noche de miedo y otras así. Los padres de un chaval se separan y él se va a vivir con su padre a la costa (las localizaciones son un punto). Sus vecinos no son lo que parecen y empieza la pesadilla cuando algo, que parece ser una bruja, se ha instalado en la casa de al lado. Pero tiene mucho más. El gran acierto del filme es la mirada ingenua del chico y cómo intenta descubrir lo que pasa sin contar con los adultos. Y encima hay giro final. Esta película podría hacerse serie y funcionaría a la perfección.





EL ATRAPASUEÑOS (DREAMKATCHER)
No confundir con Dreamcatcher la película basada en el libro de Stephen King. Esta Dreamkatcher parece una película de sobremesa. Kerry Harris debuta en el largo y Radha Mitchell produce, así que ella es la prota de este filme cuyo guion tiene dos páginas. Esta mujer se va a vivir en medio del bosque junto a su novio –que no es otro que Henry Thomas, que le ha pillado el gustillo a las pelis de terror– y su hijo, un niño que tiene pesadillas (su madre murió en extrañas circunstancias). Pronto Henry Thomas "desaparece" para darle todo el protagonismo a esta mujer, al niño (que parece Damien con un mini hacha) y a un atrapasueños de esos que tienen supuestos poderes. Hay escenas de supuesto terror que te harán reír de lo lindo (la de ella por debajo de la mesa es de traca).


INHERITANCE
No es de terror al uso pero Inheritance (2020) te mantiene en suspense la mayor parte de la película. Un tipo con pasta muere en extrañas circunstancias. A su hijo (Chace Crawford) le deja los millones, a su hija (Lily Collins), un misterio. Y aquí entra el personaje de Simon Pegg, irreconocible. La trama está estirada y te presupones algunas cosas de las que vas viendo, pero me ha llamado la atención ver a Lily Collins desgañitándose para demostrar que puede interpretar a una mujer fuerte y segura de sí misma, y a Pegg fuera del rollo cómico y confundiendo al espectador con sus artimañas (y no solo jugando al ajedrez). La parte final sí encaja más en películas de género. Para verla por ellos básicamente (Chace Crawford parece de cera).

SCARE ME
A pesar de las buenas críticas a mí Scare me (2020), de Josh Ruben, no me convence. Se supone que se nutre de gente contando historias de terror, que den miedo, que como planteamiento está muy bien, pero son todas como muy obvias, empezando con esos chavales alrededor de la fogata y el loco asesino suelto. Historias o creepypastas que se hacen realidad. Parece hecha con dos duros.


OTRA VUELTA DE TUERCA (THE TURNING)
Floria Sigismondi plantea un drama sobrenatural (muy en su estilo videoclip) en una casa encantada que empieza muy bien pues es la típica historia de este tipo, con niñera llegada a una mansión con ama de llaves siniestra y dos niños cabrones. Lo mejor de Otra vuelta de tuerca (2020) son sus actores: Mackenzie Davis (Halt and Catch Fire) con la cara de susto encajada, Finn Wolfhard (Stranger Things) ambiguo como él solo y especialmente la niña Brooklynn Prince (Home Before Dark) que una no sabe de qué va. La música de Nathan Barr (Hannibal) está bastante bien, pero lo que hacen con el famoso relato de Henry James no es muy acertado una vez que avanza la trama ya que está llena de sustos un tanto absurdos lo mismo que ESE final que te deja un mal sabor de boca. Recomiendo mejor la adaptación con Deborah Kerr (Suspense) y a ver qué hace Mike Flanagan con la segunda entrega de La maldición de Hill House que versiona este relato también.

No hay comentarios: