8.11.18

911, las bromas ocultas de la segunda temporada

(esta entrada se irá actualizando)

La segunda temporada de la serie 911 ya ha comenzado y lo ha hecho con un terremoto cuyas consecuencias se desarrollan a través de varios episodios. La gran catástrofe, que recuerda por su magnitud al 11-S, trae, sin embargo, ciertos guiños cómicos que sólo Ryan Murphy podría proponer en casos así.

El humor negro se acentúa en la segunda entrega de 9-1-1, que ya emite Fox Life en España.

Hoy el episodio 2x8 (Buck, Actually)



En el episodio 2x1 (Under Pressure) entra Jennifer Love Hewitt, como Maddie, la hermana de Buck (Oliver Stark), que viene a sustituir al teléfono a Connie Britton (Abby), novia ausente de Buck, y cuyo marido es un maltratador que la amenaza. Buck se siente intimidado por un nuevo bombero que ha estado en la guerra: Diaz (el guaperas Ryan Guzman). Athena (Angela Bassett que se come la pantalla) ve la serie Claws en la tele con un aburrido Bobby (Peter Krause). Al final del episodio vemos el comienzo del terremoto.

El diálogo de Maddie con su jefe. Maddie no conoce al doctor House cuando el otro le dice que la gente miente. ¿Si te clavas un cuchillo hay que sacarlo? ¡No! Parece mentira que no lo sepan tras 14 temporadas de Anatomía de Grey.



En el episodio 2x2 (7.1), primera coña con un émulo de Harvey Weinstein que, en albornoz, acosa a su empleada, diciéndole que se duchen juntos, que si quiere un café… o una Mimosa (guiño Cócteles fuera de serie). El terremoto provoca que vuele y se quede pegado contra la ventana, y sólo desearás que se muera. También vemos a una señora con un perrito, que no hace más que faltar el respeto y que también cae mal. Por supuesto, le cae un muro encima y aprovechan el momento dramático para hacerle un guiño a El mago de Oz y los zapatos rojos de la bruja. Por cierto, cuando los bomberos entran en el edificio que está de lado, parecía Origen (Inception).

En el episodio 2x3 (Help is Not Coming) hay un momento de humor negro en el que un bombero que está a punto de morir dice que está trabajando en su día libre porque "no había nada nuevo que ver en Netflix". Guau.

En el episodio 2x4 (Stuck) que la vida tiene mucho de broma lo demuestra el chico que muere desangrado tras colarse por las escaleras mecánicas tras pedirle a su chica que se case con él, ¡con un anillo de plástico! Ella lo luce cuando él muere. Las bromas son continúas con los bomberos buenorros cuando a una chica se le queda encajada la cabeza dentro de un tubo de escape.

En el episodio 2x5 (Awful People) el tipo gordo racista que vomita mierda por la boca porque no quiere ser atendido por la negra, el asiático o el hispano ya hubiera bastado para llorar de la risa. Gloria "la Celion Dion" de la oficina, compañera de Maddie, también tiene lo suyo cuando cuelga a las personas que le llaman al 911 (Gloria es Christine Estabrook, Mujeres desesperadas).

En el episodio 2x6 (Dosed) la mayor parte del grupo, que siempre vacila con que la gente les envía todo tipo de dulces que no duran un segundo en la mesa, se coloca con brownies con LSD. Tiene gracia ver a los guaperas impactados porque se sienten gigantes al lado de niñas pequeñas reinas de la belleza (crítica a los concursos de misses infantiles). Maddie nunca ha visto Misión: imposible. Si no sabe quién es House, ¿a quién le sorprende?



Ryan Guzman a lo Snake Plissken en el 2x7.

En el episodio 2x7 (Haunted) comienza con una mujer que acude a un cementerio. La voz en off habla de la muerte, de que a todos nos llega y que no hay vuelta atrás, cuando a sus espaldas "un zombie" aparece y le agarra por el hombro a lo La noche de los muertos vivientes, de George A. Romero. El tipo no es un Caminante, claro, si no un obrero que se ha caído dentro de una tumba y ha sido absorbido. El episodio está dedicado a Halloween y los fantasmas del pasado. Eddie se disfraza de Snake (Kurt Russell) en 1997: Rescate en Nueva York (Escape from New York) (1981), de John Carpenter. Otro de los ataques viene provocado por murciélagos y se oye una que grita: "¡Los vampiros son reales!".

En el episodio 2x8 (Buck, Actually) hay varias historias divertidas porque el final es demoledor. Lola se cuelga de un puente porque su marido Norman no le hace caso. Éste llega e imita a John Cusack en Say Anything (Un gran amor) porque ésa fue la película que vieron en su primera cita. Lola le echa en cara que no la mira y Norman, confundido, destaca las cosas que le gustan de ella, como escuchar The Psychedelic Furs y que bebiese 9 tragos de Jager y se despertase sin resaca (a ritmo de In Your Eyes, de Peter Gabriel). En un bar, una rubia llama la atención de Buck porque lame la sal de su Margarita. Buck pide cervezas para él y Chimney, y éste una copa de Chardonnay para Maddie. La periodista le pide a Buck un bourbon solo. De comer: el plato combinado Celine Deion Sanders (que mezcla a la cantante Celine Dion con el ex jugador de fútbol americano Deion Sanders). El atraco delirante de los Bonnie and Clyde lerdos en la gasolinera ocurrió en julio en Canadá realmente (vídeo). El mazazo viene al final con la historia concentrada (estilo Up) de una pareja de gays (suena Jumpstarted, de Jukebox the Ghost). Uno de ellos muere atropellado por su propio coche (como le ocurrió al actor Anton Yelchin) y el otro, se deja morir a su lado al perderle. Chimney y Maddie acaban en el cine, donde proyectan películas como Brubaker (1980), con Robert Redford, y Que el cielo la juzgue (Leave her to Heaven) (1945). Acaba sonando This Will Be, de Natalie Cole.

No hay comentarios: