25.2.14

Critica 300: El origen de un imperio, espectacular Eva Green


Hace ocho años, –¿tanto tiempo ha pasado?– nos maravillamos con la apabullante adaptación que Zack Snyder hizo del cómic de Frank Miller. Descubrimos que al Leónidas Gerard Butler, a pesar de los efectos especiales, le dibujaron la tableta, y a esa gigantesca locaza llamada Jerjes (Rodrigo Santoro). Entretenida, sangrienta, visualmente arrolladora y excesiva en todo, 300 marcó un antes y un después en el cine testosterónico (un ejemplo deudor: el exitoso Spartacus televisivo). El spin-off recupera otra épica batalla, la del general griego Temístocles frente a la invasión persa liderada por Jerjes y Artemisa, y lo hace también abusando del hiperrealismo, de los anabolizantes y de la salvajada. Pero el director Noam Murro no es Snyder, el líder no es tan líder (te olvidas rápido de Sullivan Stapleton, supuestamente, el nuevo Butler) y, en esta ocasión, es ella, Artemisa (espectacular Eva Green), la que corta miembros a dos manos como si no hubiese mañana. Para la posteridad, el encuentro sexual entre Artemisa y Temístocles –lecciones de kamasutra a cámara rápida– y el verdadero origen, no el del imperio del título, sino el de Jerjes, algo que se echó de menos en 300 y que aquí resuelven de un plumazo [Crítica publicada en marzo en Cinemanía] 300: El origen de un imperio se estrena el 7 de marzo en España.

1 comentario:

Angélica Reyes dijo...

Me agradó que esta segunda entrega de 300 se llevara a cabo en el mar, eso le dio mucho dinamismo a la trama, incluso me gustó más, todavía recuerdo en 2006 cuando fue su estreno, mucho público estuvo impaciente esperando por una secuela, y lo más curioso es que lo que vimos en las pantallas fue una historia paralela, sin duda 300: Rise of an Empirees una muy buena película.