21.11.21

Yellowjackets, un thriller de supervivencia lleno de misterios que enganchan y buenas interpretaciones

Opinión de Yellojackets (he visto los tres primeros episodios). La serie se puede ver en Movistar+



Las historias de supervivencia enganchan por sí solas. Ocurre con Yellowjackets, serie de dos de los productores de Narcos, en la que un grupo de jugadoras de fútbol tiene un accidente de avión en 1996. En el futuro, en 2021, comprobamos que algunas sobrevivieron; otras, no. La trama se centra en irnos desvelando qué ocurrió en el desierto de Ontario donde pasaron desaparecidas 19 meses hasta que fueron rescatadas y cómo han encajado en sus vidas estos hechos. 

Yellowjackets se ha estrenado en el momento ideal, ya que El juego del calamar necesitaba una rápida sucesora y muchas webs con tal de que pinches en el enlace las comparan (aunque nada tienen que ver). A algunos les puede recordar obviamente a Perdidos. A mí me lleva directamente a The Wilds, porque las protagonistas también eran mujeres jóvenes puestas a prueba, aunque por otros motivos. Más allá de la trama (más o menos manida), creo que el atractivo de Yellowjackets recae en el asombroso parecido entre las adolescentes y sus versiones del futuro, y sobre todo en las actrices adultas que las interpretan. La dupla Christina Ricci –cual enfermera con instintos Misery– y Juliette Lewis –que parece haber empalmado el rodaje con alguno de sus conciertos– es una maravilla cada vez que comparten escenas. Son Misty y Natalie, dos de las supervivientes que andan un poco atemorizadas porque les hacen un Sé lo que hicisteis el último verano, esto es, algo pasó en Ontario que callaron y resurge ahora para poner a prueba su pacto de silencio.

Junto a las dos jóvenes más rebeldes (la punky Natalie, y Misty, que ayudaba al entrenador, siendo más bien un patito feo con ganas de demostrar lo contrario), otras dos chicas opuestas completamente: Shauna (Melanie Lynskey) y Taissa (Tawny Cypress). Shauna es una mujer infeliz con su marido y aburrida de su vida, y Taissa, una política de éxito, negra y lesbiana, una mujer y madre empoderada. A ambas las contactan para que cuenten su historia en un libro, aunque ellas reniegan.

Me sorprende que tardemos en ver el accidente de avión, saber qué les pasó para acabar estrellándose. Aparece casi al final del primer episodio y empalma con el segundo. Pero sí muestran desde el comienzo cómo en algún momento tras el accidente el grupo cazó a una de las chicas y la colgó desnuda (suponemos que para comérsela). Todas acaban llevando pieles y máscaras. Esto es lo que menos me gusta de la historia, el rollo El señor de las moscas. Hay algunos extraños símbolos que se encuentran en las piedras (estos símbolos aparecen en unas enigmáticas postales que reciben en el futuro).

En los años 90, Jackie parece ser la protagonista, es la líder, tiene a su novio guaperas y sabe lo que quiere. Sin embargo, no la vemos en el futuro. ¿Qué le ocurrió? Lo mismo pasa con otras chavalas, como una que es muy religiosa, la portera pelirroja, la más alta del equipo… En el avión no iban solas, les acompañaban el entrenador latino y otros dos chavales, por tener también referencias masculinas.

De todas me engancho rápidamente a la historia de Shauna, harta de que su hija adolescente la ningunee, todo el día con el móvil, y su marido, el guaperas que ella eligió pero que es un pelín sosainas. En su vida entrará un extraño que le hará tambalear sus convicciones, coincidiendo con el posible libro en el que cuente lo sucedido. Y son muchos los enigmas. Quién está enviando las postales. Qué le ocurrió a Jackie. Por qué Taissa parece tener alucinaciones. Qué significado tienen aquellos símbolos. En qué consistió su pacto de silencio. Qué pasó con los hombres que les acompañaban en el avión… 

La serie gana por goleada cuando juega con el misterio, creando muchas preguntas en sus primeros episodios (y pocas respuestas, lo que es un poco frustrante). Ideal para comentar episodio tras episodio, pues hay saltos en el tiempo, una atractiva mezcla de estilos (es un thriller con pinceladas gore, algo de humor negro y mucho de drama psicológico), y un reparto de actrices muy potente. Aunque me quedo con las historias en el futuro, porque me las explican de una forma más ordenada y por lo que tienen de claros y oscuros en personas ordinarias que han sobrevivido a un hecho extraordinario, también espero que la aventura en el desierto, el pasado y sus secretos, no se ciña solo al canibalismo y a los ritos de iniciación propios de un entorno inhóspito y cruel. Que no estén solas en el bosque me molaría mucho más.

No hay comentarios: