5.5.17

The Son: Pierce Brosnan, un Don Draper del salvaje Oeste

Nunca lo hubiera pensado, pero una escena del primer episodio de The Son me ha traido a la memoria al protagonista de Mad Men.


The Son es una miniserie de AMC que habla sobre la familia McCullough y, en concreto, del patriarca Eli, interpretado por el siempre elegante Pierce Brosnan, el dueño de un imperio del ganado que pretende comenzar en el negocio del fructífero petróleo en Texas. En una serie de flashbacks, comprobamos que Eli es buena gente con su familia, pero luego se convierte en Heisenberg como le toquen lo suyo. No tuvo una adolescencia normal, ya que de chaval fue raptado y educado por los indios Comanches.

  • Mi opinión de The Son la podéis leer aquí.


La escena en cuestión tiene como protagonistas a Eli McCullough y su nieta. En el día de su cumpleaños, Eli va a soltar un speech sobre su futuro y necesita beber. Prácticamente lo que hace Don Draper a todas horas. La diferencia es que Don bebe, como fuma, porque es lo normal; mientras Eli lo hace para emborracharse un pelín ante el discurso al que se tiene que enfrentar. 

  • Qué se bebe en Mad Men.


Tanto en Mad Men, con Sally Draper, como aquí, con la nieta, son estas niñas las que preparan el combinado al adulto. Sally preparaba un Bloody Mary, un Tom Collins y un Old Fashioned, cóctel éste tan pasado de moda como su padre, y en The Son, la nieta le sirve un Julepe, combinado que lleva básicamente bourbon y menta (o hierbabuena). James Bond cambia el Martini por un Julepe, quién te ha visto y quién te ve, 007.

Para Eli, su nieta es su relevo, confía en ella. Don es otro tipo de padre, mucho más ajeno a los sentimientos de su hija, aunque, al final, se verá muy reflejado en ellos.

En The Son, Eli le dice que el cóctel está perfecto, pero que quiere "experimentar" y le echa más bourbon. La nieta sonríe. "Te vas a emborrachar", le dice. Y Eli, fumando en pipa, además, la abraza, mientras vemos el horizonte (todo eso es suyo). "Si tuvieras que soltar todas las mentiras que voy a soltar yo, tú también te emborracharías".  Algo que nos dice que, en el fondo, le cuesta ser un cabrón, que no va en su persona serlo.

Don Draper regañaba sonriendo a Sally porque el hielo del Old Fashioned "era picado, no destrozado", una frase que recuerda a la mítica "Martini agitado, no mezclado" que también dijo en su momento Pierce Brosnan como James Bond.

No hay comentarios: