28.4.17

Las chicas del cable: entrevista con Yon González, Martiño Rivas y Sergio Mur sobre el machismo, Netflix y las diferencias con Velvet

13 de marzo. Primera hora de la mañana. Ronda de entrevistas con los protagonistas de Las chicas del cable que Netflix estrena el 28 de abril, hoy. Me sientan en la sala de secretarias de la compañía de teléfonos en el gigantesco set de rodaje de la que es la primera serie española del canal. Y va viento en popa, pues ya ha confirmado su segunda temporada. Mi primera charla (también hablé luego con Ana Polvorosa, Ana Fernández, Maggie Civantos y Nadia de Santiago), y la que subo en este post, es la que mantengo con tres de los protagonistas masculinos: Yon González, Martiño Rivas y Sergio Mur. Nos separa una mesa de despacho y mi grabadora. Y así transcurre nuestra charla de 12 minutos.
Yon González y Martiño Rivas en Las chicas del cable.

-"¿Esto significa que se puede fumar?", pregunta Yon González señalando uno de los ceniceros de la mesa lleno de colillas de atrezzo. En 1928, entre las muchas prohibiciones no estaba la de no poder echarse un piti en el trabajo. Yon comienza a liarse un cigarro que no se llegará a fumar, todo sea dicho. El actor llevará la voz cantante durante nuestra charla a cuatro.

-"¿Qué tal?”, pregunto, intentando romper el hielo. Es la primera entrevista del día para los tres actores, en una mañana de inesperado frío en las afueras de Madrid, donde se ubica el enorme set de rodaje de una serie que pretende reivindicar a esas mujeres de comienzos del siglo pasado que tantas puertas abrieron en contra del machismo imperante. “Es impresionante”, confieso.

-“Como siempre, todos los platós de Bambú son impresionantes”, se ríe Yon, en referencia a la productora artífice de éxitos como Bajo sospecha o Gran Hotel, en las que ha participado el actor.

Nadia de Santiago, Ana Fernández, Maggie Civantos y Blanca Suárez.

-Comentadme, en concreto, cómo animáis a la gente joven a ver esta serie…

-”Hay chicas tan guapas en la serie –ríe Yon– que merece la pena verla sólo por esto”, resume, mientras sus compañeros permanecen en silencio.

-¿No es un handicap la época? ¿La gente se va a ver reflejada aunque sean los años 20?

-”Creo que sí. Al final da igual el tiempo que pase que el mundo moral y de valores es siempre, incluso dentro de mil años, siempre seguirá siendo un conflicto y seguirá siendo atractivo, creo”, explica Yon. “¿Viste Misántropo? Te la recomiendo, es una obra de teatro escrita por… ¿cómo se llama quién la escribió hace siglos… hace una burrada?”.

-”¿Moliere?”, apunta Martiño Rivas (Sé quien eres, El internado).

-”Eso, Moliere. Ellos lo llevan desde las personas actuales, hoy en día, pero con ese texto literario. Al final los conflictos siguen siendo los mismos que hace siglos” (risas). “Los humanos somos bastante simples al final”.

-”¿Por qué nos preguntas ‘para la gente joven?”, se interesa Sergio Mur, al que hemos visto en Gran reserva. El origen, también de Bambú. “¿Crees que no es una serie para gente joven?”.

-No. Pienso que hay un desconocimiento de ciertas épocas de España y en Velvet se había idealizado un poco la época… En este caso, ¿se idealiza la época o es más realista?

-”Es más realista”, contesta Sergio Mur.

-¿Por qué?

-”Velvet es más como un cuento de hadas y yo creo que ésta, no”, continúa.

-¿Por qué, qué vamos a ver, hay alguna reivindicación?

-”Es una serie feminista de concepto…”, dice Mur, que es interrumpido por Yon González: “Se habla del maltrato, cosa que Velvet no se mete en cosas tan oscuras. Velvet puede ser más esponjoso y esto es más crudo. Ésta es la diferencia, porque en lo que se refiere a la estética es muy parecido en realidad. Lo que cambia es la historia que es un poco más dura, creo”.

-¿De esta época que sabíais, qué conocíais de lo que ocurría en España en concreto, algo que os llamara la atención?

-“Llama la atención el machismo de la época”, responde Mur. “Es llamativo y creo que está muy bien quizá la función espejo que puede tener sobre la sociedad actual, mucho más allá de España, pero como estamos en España, el machismo de alguna manera presente todavía en la sociedad actual. Es un momento importante de empoderamiento de la mujer. A finales de los 20, no tanto en España, pero sí fue una época en la que hubo una gran apertura, una gran liberación. Está muy bien reflejarlo, y es muy interesante porque España todavía era muy castradora con las libertades y, especialmente, con el tema del machismo-feminismo porque es como eje principal de esta serie”.

Yon González
-"Pero sí que es verdad –continúa Yon González– que el machismo y todo esto se cuenta siempre a favor de la mujer. Y pienso que luego en la realidad también está el machismo pero al revés, a nivel psicológico, que he visto en muchas situaciones y dices: ‘¿Qué es lo que está bien?’. ¿Me explico? Quiero decir que siempre es en defensa de la mujer y no al revés, que puede haber un maltrato psicológico por parte de la mujer hacia el hombre, y creo que eso tampoco se cuenta. Y sí que en un futuro me gustaría ver. Que siempre el machismo se defiende hacia… y no es por ser machista, ¿me explico? Situaciones que puedan ser inversas… Me gusta que se hable de machismo, pero me gustaría que en un momento dado se dé la vuelta a la tortilla y se reflejase muchas veces de dónde surge… porque es lo típico, el hombre que pega a la mujer y hay luego otra parte en la que… cómo se llega a que una persona que no es maltratadora llegue a cruzar esa línea… ¿Qué función tiene la mujer ahí? Es una cosa de dos. Ella porque permite y él, porque decide cruzar la línea. Con lo cual los dos han cruzado la línea y están… Lo he explicado fatal”.

-En este caso, Ana Fernández (que interpreta a la chica del cable más rebelde) ha comentado que vosotros sois "accesorios" en la serie…

-”Hombre, son las chicas del cable”, espeta Yon González.

Sergio Mur.

-Pero, ¿os sentís así, como accesorios en la serie?

- “Por suerte no…”, contesta Yon González riendo, que es interrumpido por Sergio Mur: “Es una serie feminista. La cámara está en el punto de vista de la mujer. Te cuenta la historia de cuatro mujeres. Ése es el prisma desde el que partimos. En este sentido, eres un accesorio porque no está contando la historia de cuatro o cinco hombres. Está contando la historia de ellas cuatro”…

-”Nos complementamos”, apoya Yon González.

-… “Tú estás al servicio de la historia de ella”, continúa Sergio Mur. “Si por ahí entendemos accesorio, somos accesorios”.

-¿Creéis que este tipo de series son necesarias, echábais en falta series como ésta en la televisión española?

-”¿Puedes ser más específica? –pregunta Martiño Rivas, que interviene en la conversación por primera vez–. ¿A qué te refieres con ‘este tipo de series’? No sé lo que quieres decir”.

-Me refiero a que sea una serie de otra época, con cuatro protagonistas mujeres, que se reivindiquen ciertos temas, con una gran producción… ¿creéis que en la televisión española son necesarias estas series?

-”Esto no es sólo para la televisión española –responde Sergio Mur-. Es una plataforma mundial…”.

-¿Os interesaba el hecho de que se va a exportar?

-”Bueno, no sé” –prosigue–. ¿Es necesario en la televisión española…? Es que no sólo va para la televisión o para el público español”.

-Quieres decir que se puede entender en cualquier lugar del planeta…

-”Sí”, dice Yon González.

-”Yo rompo una lanza porque ni tengo la información, ni lo sé, ni creo que tenga el criterio de lo qué es necesario o que no… me parece algo … y también romperla en favor de que no todo tiene que ser, y no digo que no lo sea, pero, quiero decir, también hay entretenimiento e historias que disfrutas sin… y si dentro llevan cosas es fantástico, llevan un bagage de vida dentro. Es que si no, coge todo como un peso, como si fuéramos a contar algo que fuera a cambiar la sociedad…”.

Martiño Rivas y Blanca Suárez.

-"Aquí lo que estamos haciendo es una serie de entretenimiento”, apostilla Martiño Rivas por primera vez. “Cuando enciendo muchas veces la televisión es lo que espero encontrar, algo que me entretenga, algo que sea divertido y que, a la vez, tenga cierto rigor y si puede ayudar a ilustrar un contexto histórico y puedo extraer conclusiones con respecto a las dinámicas que hay ya sea en una pareja, en el trabajo o en otros muchos ámbitos… yo no demando más que eso muchas veces, que sea entretenimiento de calidad y que vaya acorde con las narrativas audiovisuales que hay a día de hoy y ya está. Yo no me pondría más trascendental que eso”.

-La gente joven puede asociar a Netflix con superhéroes o con mucha comedia también…

-”También tiene otros productos que no van en esa línea…”, interrumpe Sergio Mur.

-”Black Mirror”, apunta Yon González.

-”… Bloodline es una serie maravillosa y no va en esa línea –prosigue Mur–. Netflix seguirá las políticas que siga, pero me parece que bastante bien lo está haciendo (risas) porque está ocupando mucho territorio y mucha gente lo sigue”.

-Esta serie es la primera producción hecha en España. Mucha gente puede pensar que se vaya a ir en esta dirección con series que muestren España en ciertas épocas… No sé cómo lo veis.

-”No sé si será la finalidad o el afán de retratar un país en un momento particular de su historia” –responde Martiño Rivas–. “Creo que pretende más hablar de cosas, no más abstractas, pero sin entrar en esas particularidades. Quiero decir, el contexto es algo que te puede nutrir y ayudar a ubicarlo en un momento o en un lugar, eso es necesario para la trama, no sólo por una cuestión estética, también a nivel de referencias, pero creo que en ese sentido podría ubicarse en otros lugares sin que la trama sufriese desajustes grandes. Puede ir en la línea de pensar más a gran escala, no sólo del ámbito nacional, creo”.

-¿Qué tipo de cliffhangers vamos a encontrar? ¿Nos vamos a enganchar con temas que ocurren en España o con las tramas que afectan a los personajes?

-”Me inclinaría más por la segunda opción”, responde Martiño Rivas.

-”Son conflictos a nivel mundial, se tratan más las relaciones personales”, se suma Yon González.

-¿La segunda temporada continúa la primera o hay algún cambio?


-”Al final de la primera temporada sí hay un cliffhanger grande, yo creo”, contesta rápidamente Martiño Rivas. “Pero más por no saber hacía dónde va a derivar la trama que por las circunstancias históricas que les toca sufrir a los personajes. Lo que decía Yon, están más en el ámbito de las interacciones entre las personas”.


-Decidme para terminar una serie en la que os hubiera gustado estar.

“¿Serie?”, responde Yon. “Yo más que la serie, lo que me importa es el personaje, porque al final a quien tienes que ser fiel es al personaje que hagas. Por eso, en general da igual el proyecto: todo personaje es digno. Me encantaría hacer el Joker (risas). Sé que es una peli…”.

-Pero podría ser una serie…

-”Pues me encantaría”, zanja Yon. “Sería una cosa tan arriesgada y tan extrema ser el villano… el Joker” (risas).

-”Tengo muy buen recuerdo y a la vez muy difuso también de una serie que echaban cuando yo era pequeño que se llamaba Los ladrones van a la oficina…”.

-”Hostia”, ríe Yon.

-… “He intentado volver a visionarla y no he podido encontrarla, pero me hubiese gustado hacer un episódico ahí”.

-”¿Sí? ¿Por qué?”, pregunta Yon entusiasmado.

-¿Por algún personaje en concreto?

-”No, por estar allí en el bar, a tomarme algo”, se ríe Martiño Rivas.

-”Es una pregunta que me parece complejísima” –comenta Sergio Mur, mientras nosotros tres nos reímos de la respuesta de Martiño Rivas–. “Si te digo la verdad, ninguno. Ni siquiera me lo planteo. Esa pregunta yo no me la hago en la vida. Pero, por contestarte, me hubiera gustado ser Zach Morris en Salvados por la campana”.

Más risas.

-”Hablando de series… en True Detective” –se despide Yon González–. “El papel de Donald McConaughey (sic) me encanta”.

Mi entrevista con Ana Polvorosa aquí.

Repercusión en Twitter de las palabras de Yon González sobre el machismo.


















3 comentarios:

Anónimo dijo...

Yon no es machista, creo que no ha sabido expresarse bien. Es muy emotivo e impulsivo al hablar. Pienso que quizó decir que también existe maltrato de parte de las mujeres hacia los hombres y que no es muy sonado. La verdad es que la vulneración de derechos se ha dado en todas las sociedades y esta vigente actualmente.

Anónimo dijo...

Yo creo que también quiso decir que hay maltrato psicológico por parte de las mujeres a los hombres y que le gustaría que se defienda a las víctimas del maltrato de ambas caras, porque muchas veces del otro no se habla. Creo que quiso decir algo así pero no supo explicarse y vio que cada vez se metía más de lleno en un berenjenal jajaja

Anónimo dijo...

¿Sabéis por qué no hay transcendencia con los maltratos de mujer a hombre? Por machismo, porque si un hombre es dominado por una mujer, por el "género débil", será ridiculizado. ¿Donde está la hombría de un hombre que se deja menospreciar por una mujer? y demás comentarios que reciben hombres maltratados, fruto de la sociedad machista en la que vivimos, que relaciona al hombre con la fuerza y a la mujer con la sumisión.
Yon que está participando en una serie supuesta-mente feminista, debería investigar un poco sobre el tema ¿no? Me esperaba a hombres informados, aliados, pero veo que ha sido mucho pedir.