28.10.15

The Brink: las parejas chifladas

(subida originalmente 31.8.15)

HBO cancela The Brink a pesar de haber anunciado su renovación por una segunda temporada. MAL Hbo, MUY mal.

Las series cómicas sobre política no suelen hacerme gracia. No veo Veep porque me aburre, aunque sé que algún día cuando tenga tiempo daré mi brazo a torcer. Pero si tengo que elegir no me verás siguiendo con pasión este tipo de series. La política no me atrae nada (The Americans es el único drama que se salva), es más, me parece farragosa y parte de la broma es esto mismo, que los mandamases del mundo la lían parda porque son más ignorantes de lo que creemos. Y están los militares, ésos que ganan dinero si hay guerra, ésos que harán lo que sea con tal de no conseguir la paz. Estereotipos sin más. El piloto de The Brink me recordó a ¿Teléfono rojo? Volamos hacia Moscú. Tal es así que cuando lo acabé, me vi la película de Stanley Kubrick de nuevo. Volví a constatar que no es una de mis pelis favoritas del director, pero me vi, sorprendida, enganchada a The Brink. La locura es salvaje en la serie que emite Canal+ en España, no hay nadie que se salve. Un conflicto en Pakistán desarrolla todo este demencial chiste en el que un grupo de personajes de todo pelaje irán metiendo la pata o/y solucionando los desastres del de al lado.

La primera temporada de The Brink tiene 10 episodios. Está confirmada la segunda.
 
Los protagonistas son Tim Robbins (que ha dirigido el segundo episodio), un secretario de Estado putero, borracho y algo lerdo, que se crece en los momentos de tensión. De algo ayuda su secretaria, alguien que parece que no cuente, pero sin la que, desde la sombra, no podría hacer su trabajo (a ver quién te coge el móvil mientras meas).

"¿Cree que Lyndon B. Johnson combatió Vietnam en esta sala sobrio?", dice Robbins.
"Sí, ésa la perdimos, ¿se acuerda?", contesta la ayudante.

Junto a esta dupla, está la que forman Jack Black, un empleado que confunden con alguien de la CIA, y su chófer pakistaní: el primero ávido de ayudar al secretario de Estado más por ligarse a la hermana de su chófer que por salvar el mundo. Y en cada lado, un loco de remate, que podría provocar una tercera guerra mundial. De Pakistán, su presidente, el director del colegio de Glee, y pakistaní, Iqbal Theba; desde EE UU, el embajador y fanático religioso, John Larroquette. Nadie se salva. “Oriente Medio ha cambiado de paraíso exótico a infierno bíblico. Somos testigos de una intervención divina. Israel está en su mira. El día del señor se avecina”, dice.

Con el dinero de una estatua con pene ("el empalmado") pretenden venirse a Ibiza, comprarse una casa y pasar de todo!
Pero si tengo que elegir a una pareja con la que me parto de verdad es con la que forman Pablo Schreiber (Zeke), más conocido por su mostacho en Orange is the New Black, y Eric Ladin (Glenn), el mosquita muerta de The Killing. Toman drogas antes de montarse en un caza y la que lían es buena, hasta tal punto que acabarán en el desierto, "salvados" por una pareja de ingleses que los quieren grabar montándoselo con su mujer. En esta secuencia los visten como soldados españoles. Lo que faltaba.

Por cierto, en los episodios 2 y 3 asistimos a otro chiste de penes que están tan de moda. La mujer de Robbins (Carla Gugino) se lo monta con su profesor de gimnasia, un chaval que es el primo hermano de Fassbender.



2 comentarios:

Ale dijo...

Casi todas las críticas y reseñas que leí sobre The Brink han sido negativas, sin embargo me gustó mucho, sobre todo los personajes Jack y Tim creo que hacen buenas actuaciones, es una forma de tratar un tema tan delicado de manera humorística.

Gregorio Rufo dijo...

Acabo de ver los 2 primeros capítulos en español. ...juaaaaaaassss jajajaja jajajaja estrogenos web el agua. .... potando en el caza, lo cutre que son todos los políticos. ...muy bueno