7.9.11

Crítica. Noche de miedo, un remake sin gracia, que tampoco asusta

(sin spoilers) En 1985 se estrenó Noche de miedo, de Tom Holland (Muñeco diabólico), comedia de terror que pasó a formar parte de esas películas de culto con las que siento nostalgia. Ante el estreno de este remake, la volví a ver, no una si no dos veces, y me sigue gustando: tiene el encanto de las pelis fanzine, las que sin llegar a serie B lo parecen (¡se veían tetas!), con sus fallos de racord, sus malas actuaciones, sus peores efectos especiales y sus diálogos de coña. No es una buena película, pero en su momento fue muy original: qué hacer con un vecino nuevo que resulta ser un vampiro, pues llamar al protagonista de un programa de terror de la tele (Noche de miedo) que mata vampiros en la ficción, pero no cree en ellos (el sobreactuado Roddy McDowall).

+++Curiosidades:
El vampiro era Chris Sarandon, que iba de sex symbol, y cada vez que salía sonaba una musiquilla hortera. Fue un gran papel, sólo comparable con su personaje de La princesa prometida (1987).

El prota, William Ragsdale, sale ahora en Justified, serie que no sigo, así que ni idea de cuál es su personaje. Lo mejor era su chica, interpretada por Amanda Bearse: rodó la peli con 27 años, cuando se suponía que tenía muchos menos (de ahí que salga con lacitos en el pelo). Dos años después, sería la vecina de Matrimonio con hijos, la serie que le dio la fama, hasta 1997. En 1993 había salido del armario.
++++

Me llamó la atención el remake por su director, Craig Gillespie, cuya Lars y una chica de verdad o la serie United States of Tara me parecen, al menos, arriesgadas y diferentes. Error. Este remake varía algunos detalles, pero se hace serio donde debiera ser divertido (algunos de sus diálogos son un verdadero rollaco) y tampoco asusta como para poder enmarcarlo en el género del terror puro y duro (que el guionista sea el de Buffy también da un poco lo mismo). El cazavampiros es ahora un mago de Las Vegas, interpretado por David Tennant, uno de los Doctor Who, que me parece lo mejor de la peli, ¡junto a esa novia! (aunque este papel, tal cual, lo podría haber hecho Russell Brand, parece su caricatura).

La madre del prota (Anton Yeltchin) pinta más (que para eso es Toni Collette), y el vampiro, con su camiseta ceñida, no deja de ser Colin Farrell, moviendo los ojillos y bufando como el malo de Daredevil. Creo que lo peor es ver a Christopher Mintz-Plasse haciendo de McLovin disfrazado como su personaje de Kick-Ass. El mayor problema de Noche de miedo es ir a verla con expectativas: no tiene nada que la haga especial. Me quedo, sin embargo, con dos momentos: la 'despensa' de Colin Farrell y la secuencia de la persecución del coche, con cameo sorpresa incluido (ya podeis ver la original, si no no le pillareis la gracia).

Noche de miedo se estrena en España el 8 de septiembre.

Yeltchin lleva una camiseta tela de fea (Link), de la que no sé la marca. Las zapas rojas que se mencionan en la peli son de Supra.

2 comentarios:

Ulthar dijo...

Una rectificación: Iñigo Montoya no le decía esa frase al príncipe Humperdinck, sino al conde Rugen.

Mlo/Yonomeaburro dijo...

Gracias Ulthar. Es curioso cómo recuerda uno las cosas... Cambiado!