18.4.19

Opinión. Proven Innocent, entretenido y crítico procedimental sobre condenas injustas y falsos culpables

¿Otro procedimental, sobre un bufete de abogados, con mujer al frente, defendiendo casos con condenas injustas? Pues parecía que no, pero a mí me ha enganchado. Comento los dos primeros episodios de Proven Innocent sin spoilers (y más abajo, el final).


De qué va: Danny Strong (cocreador de Empire) y David Elliot (Four Brothers) producen este drama sobre una abogada (Rachelle Lefevre, La cúpula) que fue condenada injustamente cuando era adolescente por un crimen que no había cometido. Ahora, probará que ella no lo hizo, seguirá defendiendo a aquellos que se vieron en similares circunstancias y mantendrá una cruzada personal contra el fiscal que la detuvo. Con Kelsey Grammer, Vincent Kartheiser (Mad Men), Russell Hornsby, Brian d'Arcy James y Tony Nikki M. James.

Crítica de Proven Innocent
No me esperaba nada de esta serie y, ta vez, por ello me ha llamado la atención. Los true crime que están tan de moda últimamente, se recrean de forma ficticia en Proven Innocent. En este aspecto es un procedimental al uso, pues en casa episodio el bufete encabezado por la pelirroja Madeline Scott defiende a un falso culpable, a un condenado injustamente. Como hay algo reconfortante en sacarle los colores al sistema judicial, Proven Innocent se ve sintiendo que aún hay esperanza y terminas cada episodio de subidón, como si el caso en cuestión fuera real. En este aspecto, Proven Innocent, me temo, no es muy realista que digamos, pero me da igual. Al contrario, por una vez, ganan las víctimas, como cuando House curaba la enfermedad incurable o como cuando los paramédicos de 911 logran salir airosos de situaciones realmente comprometidas. Una de las colegas de Maddie dirige un podcast (llamado Proven Innocent), algo muy novedoso en una serie de abogados, para contarnos los pormenores de estos casos irregulares.

Si solo fuera un procedimental con casos que pueden llamar la atención por su buenrollismo, tal vez, no me hubiera enganchado, pero hay dos subtramas, que son las que unen los episodios, que me interesan aún más, y, en esto, Proven Innocent me ha ganado. Por un lado, Madeline Scott reabre su propio caso, cuando fue condenada a diez años junto a su hermano por el asesinato de su mejor amiga  Rosemary(lleva siete libre). Como espectador sabes que ella no lo hizo, así que el asesino anda suelto y, con toda probabilidad, sea del círculo más cercano a la familia. Pero, ¿cómo afecta a los tuyos que vuelvas la vista atrás? Madeleine no las tiene todas consigo, porque, a pesar de ser finalmente absueltos por falta de pruebas, el fantasma de la sospecha sigue sobre sus cabezas. Eso es la justicia. No se demuestra que eres culpable, si no que tú tienes que demostrar en muchos casos que eres inocente. Una mierda, vaya. Empatizas con ella porque te puede pasar a ti. Las conversaciones que mantiene con una de las amigas de la víctima, la que fuera queen bee del instituto que sigue creyendo estar en el instituto, son para troncharse, como sacadas de Chicas malas.

Pero aún hay más, porque también hay un villano en esta historia. Kelsey Grammer (Frasier), que cae mal de primeras, se postula a fiscal general y Maddie hará lo imposible por evitarlo. Fue Gore Bellows quien la metió en la cárcel y Maddie demuestra con suma facilidad que Gore no sólo es un mentiroso es que, además, ha ascendido en los últimos 20 años gracias a sus corruptelas. Este enfrentamiento trae miga, pues él representa, con su traje y su mirada cínica, el lado oscuro del sistema; mientras Maddie, somos un poco todos nosotros, intentando matar una mosca a cañonazos. Cuando ella gana, tú aplaudes. Viva la ciencia-ficción de la abogacía. En este aspecto puede recordar a las interacciones de Suits y al apoyo a saco a las minorías de The Good Fight (a Maddie le acompaña un negro religioso –que recuerda a Julius–, que cambia el chip cada vez que vive de cerca un caso que en principio no le afectaba).

En Proven Innocent no se salva nadie, pues el sistema no funciona no sólo por la evidente corrupción, por los abogados de oficio que no dan a basto, por el menosprecio hacía minorías, también por culpa de los medios sensacionalistas (me encanta el periodista que quiere ligar con Maddie y cómo ella le advierte, con guasa, que no se pierde nada porque ella es muy mala en la cama). Maddie ha estado en la cárcel y conoce de primera mano lo que siente una de estas víctimas del sistema. No es la gran serie de abogados de mi vida, pero resulta entretenida y su mensaje conciliador nunca está de más.

Proven Innocent se estrena en España el 23 de abril en Fox Life.

Actualizo (con spoilers). Proven Innocent fue cancelada, así que metieron la quinta marcha para contarnos en un par de episodios quién fue el asesino de Rosemary. Resulta que algunas amigas de Madeline fueron captadas por un tal Rovi que abusaba de ellas, formando una extraña secta (entre ellas, la bicho que malmete contra Maddie). El hermano de Maddie de pronto ya no es importante y nos da igual lo que pase con él. Rovi es el asesino, y, supuestamente, murió, aunque descubren que sigue vivo (pues envía cintas que grabó con ellas practicando sexo a modo de chantaje para que no declaren en el juicio contra Maddie). Saber quién es supone el nuevo reto, ya que exculparía a Maddie. Gore Bellows va a por ella porque eso le daría votos para su elección. El tipo que da dinero a su campaña, un tal Rick Zahn (Jeffrey Nordling), multimillonario y que parece que no ha roto un plato es, en realidad, el tal Rovi. Maddie y Gore lo descubren al mismo tiempo. Gore le pide perdón a Maddie y mata a Rovi, haciendo que parezca un accidente. El suicidio de un antiguo colega les llevó tras la pista, pues guardaba una cinta en la que la tal Rosemary comentaba que drogaría a Maddie la fatídica noche para que así Rovi no la pusiese la mano encima. Rosemary fue una buena chica que se jugó su propia vida por Maddie, en un delirante giro de los acontecimientos. Así que Gore se queda fuera de la política y Maddie puede continuar con sus casos ayudando a otros, ya libre de todas todas.

No hay comentarios: