5.10.18

Sitges 2018 Día 1: premieres de Climax, Suspiria, Clara y Au poste!

Intentaré comentar en el blog todo lo que me pase en el Festival de Sitges. Las películas que he visto, las famosos con los que me he encontrado, lo mejor y lo peor de cada día.


ESTRENOS A LOS QUE HE IDO
No hemos empezado mal: cuatro películas el primer día. 

Hemos inaugurado Sitges con Clímax, de Gaspar Noé. El director francés nos muestra como si de un documental se tratase a un grupo de bailarines de París. El aparente musical recuerda de primeras la serie Pose, de Ryan Murphy, aunque aquí no hay transexuales, son chavales hetereogéneos a los que les une la música. Pero también las drogas, el sexo y el desfase. La fiesta de los chavales se convierte en manos de Gaspar Noé en una rave alucinógena, la culpa la tiene la sangría, con largas secuencias sin cortes y un exceso de planos cenitales y tipo peonza que van in crescendo a medida que la fiesta se desmadra cada vez más. 


Del subidón nos hemos ido a ver otra francesa, Au poste!, de Quentin Dupieux, una comedia delirante con un policía y un acusado de asesinato cuyo interrogatorio no sabes por dónde va a salir. El final es un sinsentido, que me ha recordado a un episodio de Black Mirror, pero que se ha usado también en cine para epatar al personal. 

La peor película del día, y que ha provocado sonoras carcajadas en algún momento dramático crucial, ha sido Clara. La he visto básicamente por los televisivos Patrick J. Adams (Suits, el actor que hacía de novio de Megan Markle) y Troian Bellisario (Pequeñas mentirosas), que, para más inri, son pareja en la vida real. Él es un tipo obsesionado con encontrar vida en otros planetas, pero de aliens, nada de nada. 

Hemos finiquitado con Suspiria, que, curiosamente, también usa la música y el baile (en este caso la danza) como Clímax, para que veamos los cuerpos retorcerse como en una danza macabra (hay una escenaca homenaje al final de La muerte os sienta tan bien muy fetén). También resulta curioso que en Clímax veamos cintas de VHS de diferentes películas y aparezca Suspiria, la original. Ahora vivimos una Suspiria ambientada en Berlín, con un enrarecido ambiente político que parece una tontuna al lado del grupo de mujeres, encabezadas por Tilda Swinton (que, además, creo que se esconde tras otro personaje del filme) y con la pupila Dakota Johnson, que son las brujas más cabronas que hayas visto.

FAMOSOS A LOS QUE HE VISTO
En el tren de Barcelona a Sitges he visto en pandilla a Manuel Bartual, Juan Cavestany (que estrena ahora la segunda de Verguenza) y uno del Mundo Today. He visto de refilón en el bar del hotel Meliá al director Paco Cabezas, a ver si le saludo mañana. Hoy han llegado Pam Grier y Tilda Swinton. En cuanto a actores que tendremos mañana ya se han dejado ver haciéndose fotos con los fans Luis Tosar y Michelle Jenner, que presentan La sombra de la ley, un drama policiaco que pude ver en un pase en Madrid, donde Tosar interpreta al personaje más misterioso de su carrera y la Jenner a una mujer con dos ovarios bien puestos (estilo film noir y bastante violenta).

LO MEJOR DEL DÍA
Que estemos en Sitges. Ese taxi que apareció de la nada y nos hizo el trayecto del pueblo al Meliá mucho más corto porque si no no llegábamos al primer pase. Poder conseguir una entrada para Suspiria que nos faltaba. Tomarnos una cerveza de relax en la terraza del hotel y que nos hayan traído un detalle de postre porque estábamos de cumpleaños. Encontrarme a ex compañeros de curro que tenían los mismos problemas que yo con la organización (no me sentía tan sola). El día soleado.

LO PEOR DEL DÍA
La conexión entre Barcelona y Sitges, esperamos más de la cuenta hasta que llegó el tren y eso retrasó todo a nuestra llegada. Que nuestro hotel no sea el céntrico Meliá si no uno del pueblo, que hace imposible llegar con tranquilidad a los primeros pases y ya no te digo los de última hora. Al Meliá nos cambian el lunes. Que hayan cancelado la rueda de prensa de Suspiria. No tener tiempo para comer y acabar engullendo en una de las carpas de Tramuntana un bocata de pollo empanado que estaba bueno pero era un poco mazacote. Los subtítulos de Au poste! que en grande eran en inglés y en pequeño en español y catalán (no se leía nada).

1 comentario:

Jesus Duarte dijo...

lo mejor en lugar de gastar en cable es el tviso para asi ver netflix y hbo