21.10.18

La maldición de Hill House (Netflix), una obra maestra del terror. Opinión, curiosidades y diferencias con la novela de Shirley Jackson y la película de Robert Wise

La maldición de Hill House no sólo es una de las mejores series de terror que verás esta temporada, es una de las ficciones televisivas imprescindibles, te guste o no te guste pasar miedo. En esta entrada cuento algunas curiosidades de la serie de Netflix y mi opinión. Los seis primeros episodios me los vi dos veces, absolutamente maravillada en ambas ocasiones.


PRIMERO, LAS CURIOSIDADES


La intro de La maldición de Hill House
La mansión encantada es laberíntica (se une a otros laberintos de series). En la intro (cuya música me recuerda a la de Westworld), las esculturas se rompen, parecen cobrar vida, gritan. La casa se presenta como un laberinto cuyas paredes se mueven y la cámara sale de la cerradura de una puerta roja cuyo pomo es una cabeza de león (que luego sabremos que es de la misteriosa "habitación roja").

La casa existe de verdad
El director ha contado que la casa existe realmente en Georgia. Se rodó en el exterior porque no les dejaron rodar dentro. La casa estaba en medio del bosque, en LaGrange.

Fantasmas subliminales
El director quería que la casa pareciera que mirara. Incluyeron elementos de diseño que parecían rostros humanos en el papel tapiz, en los accesorios de iluminación y en los pomos de las puertas. La sensación subliminal de que hay una cara en algún lugar del encuadre solo hace que te sientas mal en todas partes.

Cómo se rodó el episodio 6
Está rodado en cinco largos plano secuencia. Los primeros 15 minutos 38 segundos del tirón. Cada plano se rodó en un día, a lo largo de cinco días. Se construyó un ascensor suspendido en el techo para colocar una cámara. 200 personas participaron en el rodaje, lo que significaba que si una fallaba tenían que volver a repetir la escena. Antes del rodaje con los actores, el personal del equipo lo rodó durante dos semanas y ese vídeo fue el que mostraron a los actores para definir lo que querían como resultado.

El significado de la hora 3.03
En algún momento, los hermanos se despiertan al mismo tiempo cuando el reloj marca las 03.03. ¿Por qué? Según Mike Flanagan, es la hora de las brujas, y aparece en numerosos relatos de terror.

¿Habrá una segunda temporada de La maldición de Hill House?
El director ha comentado que la historia de la familia Crain ya ha sido contada, así que la familia Crain no volvería. Mike Flanagan sí querría hacer una antología con casas encantadas o personas encantadas, dentro o fuera de Hill House.

La relación con Stephen King
Mike Flanagan dirigió El juego de Gerald, de Stephen King, y tiene entre manos otra de sus adaptaciones, Doctor Sueño, la secuela de El resplandor. Flanagan reconoce que se ha enviado emails con Stephen King por Doctor Sueño, pero que no le conoce personalmente. Dice que ha sido su héroe desde que era un niño. Su relación comenzó cuando King tuiteó sobre la película Hush, dirigida por Flanagan. De ahí salió El juego de Gerald. Se sorprendió cuando leyó el tuit de Stephen King como fan de La maldición de Hill House porque no lo había hablado con él. 


Por qué me ha interesado tanto La maldición de Hill House
La casa encantada más famosa de EE UU es el escenario de este thriller basado en una novela escrita en 1959 por Shirley Jackson, que instauró las bases de las historias de terror relacionadas con casas encantadas. La adaptación trae a la mente Amityville, aunque el director Mike Flanagan la hace suya, desmarcándose del original. Una mansión que condicionó la vida de cinco hermanos, que, en su edad adulta, y debido a la muerte de uno de ellos, rememoran de nuevo sus traumas infantiles (esto también entronca con la mayoría de las historias de Stephen King, me da que al maestro del terror influenció muy mucho esta novela, de la que ha hablado maravillas, también de esta adaptación. Stephen King la hizo suya en su novela Rose Red). Alucinaciones, pesadillas, recuerdos y apariciones fantasmagóricas se entremezclan en una poderosa historia de terror cuyo principal acierto es el estiloso montaje, su enigmática atmósfera y la elección del elenco.



El equipo de La maldición de Hill House
Dirige Mike Flanagan (Oculus (2013), El juego de Gerald (2017), Ouija: El origen del mal, 2016)que escribió Hush (2016) junto a su mujer Kate Siegel, que interpreta a Theo, la hermana lesbiana (por fin, de una forma explícita, no como en la adaptación de Robert Wise).

En el reparto: Michiel Huisman (Juego de tronos), de ligue de la khaleesi a escritor incrédulo (Steve); Carla Gugino (El juego de Gerald), como la misteriosa madre Olivia; Henry Thomas (ET) y Timothy Hutton, que interpretan a Hugh, el padre de las criaturas en diferentes épocas. Excepcionales los pequeños mellizos: Nell (Violet McGraw) y Luke (Julian Hilliard); de mayores interpretados por Oliver Jackson-Cohen y la encantadora Victoria Pedretti. Shirley es Elizabeth Reaser. Los guardeses de la casa son: Annabeth Gish (Halt and Catch Fire) y Robert Longstreet (que filma ahora Doctor Sueño, la secuela de El resplandor, de Stephen King, también dirigida por Flanagan).


Curiosidades de La maldición de Hill House

Referencias meta.
  • The Lottery (La lotería), el libro que lee Theo de joven, es también de Shirley Jackson.
  • En la casa del árbol, Luke tiene un maletín con la imagen de Henry Thomas de niño en ET. Por cierto que Henry Thomas lleva lentillas de color azul (de ahí esos ojos tan raros).
  • El espejo de Oculus aparece en el primer episodio cuando baila Nell.
  • Luke se trata en el centro Sanderson, que en la novela es su apellido (Luke Sanderson).
Coincidencias del reparto. 
  • Carla Gugino es la madre de la pequeña Theo. Kate Siegel, que interpreta a Theo de mayor, fue la madre del personaje de Carla Gugino en El juego de Gerald. Henry Thomas interpreta en esta adaptación de Stephen King al padre de Gugino.
  • En Ouija: El origen del mal, escrita por Kate Siegel, aparecen Henry Thomas, Kate Siegel, y también Elizabeth Reaser y Lulu Wilson (que interpretan a Shirley), que hacen de madre e hija.
  • La mujer de Steve (Samantha Sloyan) es la primera víctima del asesino de Hush.
  • Russ Tamblyn (Twin Peaks), el terapeuta de Nell, hizo de Luke en la versión de la novela La mansión encantada (1963), de Robert Wise. Ésta es la película de terror favorita de Martin Scorsese. La guarida (1999), con Liam Neeson y Catherine Zeta-Jones, es otra adaptación menos memorable de la novela.
Por qué La maldición de Hill House es imprescindible
Lo tiene todo, es un drama complejo con interesantes dinámicas que potencian el terror más psicológico. Mike Flanagan consigue que un género como es el del terror, a veces menospreciado o que no logra atraer a todo tipo de público, conecte con el espectador de una manera brutal. Lo que hace Mike Flanagan con la historia original es absolutamente magistral. Da miedo (con diferentes niveles de suspense, desde el susto acentuado con música al subliminal y psicológico, hay numerosas escenas en las que aparecen caras de fantasmas, manos y otras partes del cuerpo); posee una apabullante atmósfera que consigue una experiencia inmersiva como pocas, siempre con colores cálidos y sin caer en escenas sangrientas (el rojo no se ve); un reparto que comparte un gran parecido físico entre pasado y presente, con especial mención para los pequeños mellizos Nell y Luke, lo que hace que te los creas aún más y empatices con ellos; los saltos en el tiempos que hacen que la casa sea la constante, algo atemporal; un excepcional montaje (el final del episodio 5 me dejó sin respiración); unos brillantes planos secuencia que acentúan ese estilo inmersivo, como de obra de teatro en la que el espectador es uno más (el episodio 6 es una obra maestra); algunos giros impredecibles y la sensación de que esta adaptación no se podría haber hecho mejor (el único pero es el final, que cada uno digerirá a su manera y que explico más abajo). 

"Lo que me encanta de una familia es que las dinámicas que tienen se prestan perfectamente a las oportunidades metafóricas que brinda el horror. Creo que cada familia está encantada. Llevamos el pasado con nosotros". Así explicaba el director Mike Flanagan su atracción por La maldición de Hill House, un rodaje que se alargó nueve meses y cuyo resultado es una adpatación que ha hecho suya al cien por cien.

Diferencias con la novela
  • Steven y Shirley no aparecen, fueron creados para la serie. 
  • El resto, Nell, Luke y Theo no son hermanos ni crecieron en Hill House (en la novela no se conocen). 
  • La voz en off de Nell no es la única. 
LA MANSIÓN ENCANTADA (1963), DE ROBERT WISE
Nell, detrás Theo, Luke (Russ Tamblyn interpreta al terapeuta de Nell en la serie) y el doctor.

Todo sobre la película de Robert Wise (puede contener spoilers de la trama). Aunque Mike Flanagan se desmarca de la trama, la serie contiene muchos guiños de la historia original.

  • En "La mansión encantada" (The Haunting), la casa es construida por Hugh Crain, para su mujer y su hija, Abigail. La mujer muere en un accidente con su carruaje y Hugh se queda amargado, cuidando de la niña. La segunda mujer de Crain también muere de forma extraña, cayéndose por la escalera. 
  • Crain deja a Abigail con una institutriz y se muere ahogado estando de viaje. Abigail se hace vieja en la casa y muere en la cama. La joven que la cuidaba se queda con la casa, pero acaba loca y se ahorca en la escalera de caracol. 
  • El doctor John Markway (Richard Johnson) cuenta estos hechos en voz en off, la llama "la casa de la colina". Le interesa ir a la casa para probar que existe lo sobrenatural, con un experimento ayudado por otras personas. Se lo pide a su nueva dueña, que le dice que se lleve a Luke (Russ Tamblyn), su sobrino y heredero de la misma. 
  • Nell (Julie Harris) es la primera en llegar a la casa, una mujer soltera que quiere vivir su vida. Su voz en off nos la describe como una mujer asustadiza y de fácil sugestión. Tuvo una experiencia poltergeist (llovieron piedras sobre su casa cuando era pequeña) y baila por la casa como hipnotizada. Cree que los fantasmas la quieren a ella, la casa la tiene hipnotizada. Su nombre aparece escrito en la pared. Se dice que dejará de sentirse sola y de sentir miedo. En un par de ocasiones está a punto de caer al vacío (una de ellas en la escalera).
  • Los guardeses (los Dudley) le dicen que sólo serán atendidos de día, por la noche se van. 
  • Theo (Claire Bloom) es una mujer sofisticada y elegante, que le dice a Nell que podrían ser hermanas. Tontea con ella aunque la censura impidió ir más allá. Tiene poderes de percepción extrasensorial y está convencida de que la mansión los observa.
  • La primera vez que vemos a Luke éste lleva una jarra de Martini y lo sirve al resto en copas, brindando por su primer día en la casa. De todos, es el más escéptico. Bebe whisky de la botella.
  • Avanzada la película, se apunta la mujer del doctor (Lois Maxwell, la Miss Moneypenny de algunas pelis de James Bond), una escéptica que quiere comprobar in situ lo que estudia su marido, y que desaparece.
  • En la casa se oyen ruidos extraños, golpes, se cierran las puertas. Nell cree que Theo le ha agarrado la mano durmiendo, pero no es ella.
  • El doctor impide que entren en una habitación, en la que murió Abigail. A su lado encuentra "el corazón de la casa", donde hace más frío de lo normal.
  • Final: Nell se va en coche de la casa y se mata al chocar contra el mismo árbol en el que se mató la señora Crain. La mujer del doctor aparece corriendo por allí, ha estado encerrada sin poder salir. Dice Theo que la casa le pertenece ahora a Nell. Luke dice de quemarla.
La misma escalera de caracol en la película y la serie.


THE HAUNTING (LA GUARIDA), 1999.
En The Haunting (La guarida), de 1999, la casa toma un mayor protagonismo, con elaborados efectos especiales. El "malo" es Hugh Crain que al no tener hijos, mató a los de las fábricas y sus espíritus deambulan por la mansión. Nell (Lili Tomlin) es descendiente de los Crain (Caroline es su tatarabuela) y es ella la que se sacrifica para liberar a los niños. Owen Wilson es Luke, al que la casa le corta la cabeza por querer quemarla. Sobreviven Theo (Catherine Zeta-Jones) y el doctor que organiza el experimento (Liam Neeson). Como en La mansión encantada, La guarida tiene a los Dudley como guardeses, que salen al inicio y al final (Bruce Dern es el señor Dudley), Nell ve a una mujer colgada en la escalera, ella casi se cae y es ayudada por el doctor, éste no les dice la verdad del experimento para protegerlos, en la pared también aparece el mensaje de bienvenida a Nell, una puerta no se abre, la casa se rompe y luego se arregla sola, etc.

MI OPINIÓN DE LA MALDICIÓN DE HILL HOUSE

(con spoilers de la serie)
Los cinco primeros episodios presentan la historia desde el punto de vista de cada uno de los hermanos de la familia Crain. La familia Crain ha ido superando sus traumas ganándose la vida, paradójicamente, con algo relacionado con sus propios traumas. Steve escribe sobre ello, dándole sentido a algo en lo que nunca creyó; Shirley maquilla a los fallecidos, intentando recuperar su último aliento de vida (cuando lo veo por primera recuerdo A dos metros bajo tierra, lo valiente que fue en su momento a mostrar la muerte tal cual, la serie toma el relevo y lo encumbra); Theo, psicóloga infantil, ayuda a niños incapaces de transmitir sus problemas, ella que tocando las cosas es capaz de adivinar; a los mellizos Luke y Nell les tocó la peor parte, siendo ambos adictos, Luke de forma ilegal, Nell empastillada por prescripción.

Nell es el personaje que más dolor nos causa, porque es la más frágil, la que vio a su propio fantasma desde el inicio, la que no se sintió escuchada ni atendida. El episodio en el que recorremos su vida de aparente felicidad, se torna oscuro cuando regresa a la casa, tras la muerte de su marido, que, para ella, es como la muerte de su madre: incomprensible. En Hill House idealiza el día de su boda, en el que todos estuvieron juntos, con sus hermanos, su marido, sus padres vivos. Nell es feliz de nuevo, pero muere, y su fantasma sigue apareciéndose a los vivos, diciéndoles que siempre estuvo allí, pero nadie la ve, como cuando se perdió de pequeña sin haberse movido del salón. Nell es la representación en la serie de la enfermedad mental. Cuando deja de medicarse se tira a matar. Ella pidió ayuda y nadie se la dio. Toda la parte de Nell en la serie me entristece y me hace llorar. Me da pena.


El sexto episodio los reúne a todos junto con el padre en el funeral de Nell. Su misteriosa muerte entronca con la no menos enigmática muerte de Olivia, la madre, siempre con sus migrañas y teniendo lapsos de tiempo en los que no recuerda nada. El espectador conoce todos los hechos menos los relacionados con la última noche que pasaron en la casa encantada. ¿Cómo murió la madre, fueron los fantasmas, fue el padre? Los hijos nunca supieron la verdad hasta que se enfrentan a ella de forma material. Nell, una muerta en vida pues vio su propio destino desde pequeña, muere prácticamente de la misma forma que su madre. Ella, ahorcada de la escalera; la madre, al golpearse contra el suelo al saltar del mismo lugar (el making of del episodio 6).

El sexto episodio está rodado en cinco largos plano secuencia que provocan que como espectador vivas el suspense de un modo inmersivo como pocas veces se ve, y menos en televisión. El formato de la pantalla, piensas, menor, hará menos impactante el susto, pero con esta serie no es así. En el sexto episodio los Crain, esa familia rota, busca respuestas. La tormenta agudiza los miedos, los hijos quieren saber la verdad sobre el trauma que llevan arrastrando toda su vida. Steve, el mayor, el que nunca quiso creer, el que pensaba no tener hijos porque cree que la familia tiene problemas mentales, es partícipe también de las espeluznantes apariciones. La funeraria se transforma en la casa y los personajes deambulan uniendo pasado y presente. La maldición de Hill House habla de sucesos inexplicables, pero, sobre todo, de la muerte, de cómo nos enfrentamos a ella.


Los cuatro episodios restantes, el regreso a la casa, al origen, en busca de Luke que ha seguido los pasos de su hermana melliza, es la catarsis que los personajes necesitan para cerrar el círculo. También se aprovecha para explicar, por fin, quiénes vivían antes en la mansión y cuáles son las mentiras y secretos que arrastra cada miembro de la familia.

En estos cuatro episodios los padres son los protagonistas de varios momentos esenciales relacionados con sus hijos. Si el padre les hubiera dicho la verdad no hubieran acarreado esos traumas. En el séptimo episodio comparte con Theo la visión fantasmal, pero no dicen nada a los demás. El padre protector, como lo ha sido siempre. En este episodio es en el que el señor Dudley, el guardés le narra al padre la muerte de su bebé y el temor hacía la casa (aplausos para el monólogo de Robert Longstreet).

En el octavo, Hugh mantiene una conversación en el coche con un resentido Steven que cree que sus genes están podridos. Hugh le abre los ojos: de niño también vio fantasmas, como el hombre del reloj; la casa del árbol nunca existió y su madre no estaba loca ni ninguno de ellos. Este es el episodio, además, en el que Nell aparece en plena discusión en el coche entre Theo y Shirley (provocándonos el susto de la muerte).


En el noveno episodio, Olivia "viaja" al futuro y ve el sufrimiento de sus mellizos, la sobredosis de Luke y a Nell cadáver angustiada. Es una paradoja, como que Nell viera a la mujer del cuello torcido que era ella misma en el futuro. La casa y Poppy en concreto le provocan la visión fantasmal y magnifica su obsesión por proteger a sus pequeños, hablándole de malos sueños y pesadillas. Poppy ya adelanta que Olivia morirá, destaca su belleza, y dice que le gustará a "Willy" (el marido de Poppy William Hill). Sólo al final de la serie sabemos que cuatro miembros de los Hill murieron a manos de William. Al parecer, Mike Flanagan tenía pensado contar la historia de la familia Hill pero se le fue de las manos por tiempo y presupuesto. Al no rodar esta historia, Poppy encarna la locura de Hill House, y le aporta la feminidad y el instinto maternal retorcido.

"¿Y si sueño que nos matas?", le dice Nell a Olivia. Brillante cuando Olivia imagina que sus pequeños le echan en cara que los dejará en la oscuridad. Olivia se marcha de la casa, pero se esconde en el motel, el mismo en el que Nell dormirá en el futuro (la habitación en la que Hugh esconde a los niños también, bien podría ser la de Room 104, madre).


Intuyo desde el comienzo que todos volverán a la casa, esa casa que aparece la mayor parte de la serie de refilón, en el pasado. La habitación roja no existía, era la habitación deseada por cada uno de ellos, como la casa del árbol de Luke, la de juegos de Shirley, la de baile de Theo, la de lectura de Olivia, la de juegos de Steve, la casa de muñecas de Nell. "Nosotros somos la llave", dice Olivia. Este detalle me parece alucinante de original. En ella, sin embargo, encontrarán en el episodio 10 a Luke moribundo y cada uno de los hermanos vivirá su propia pesadilla en vida, su catarsis.

Olivia intenta matar a sus hijos con "cosas" que la casa ha destacado en algún momento de la serie para que Olivia las use. El veneno por las inexistentes ratas es el que mezcla en las tazas para el té que Nell encontró en la habitación roja y que la señora Dudley le pregunta insistente dónde las ha encontrado. Steven reforma el tocador en el que Olivia ve el reflejo de sus mellizos de adultos (este mueble también aparece por sorpresa en la habitación roja y la señora Dudley también se extraña, como si nunca hubiera estado ahí).

Me confunde la aparición de Abigail, siempre ha estado viva, era la hija de los guardeses, que muere porque la mata Olivia. Olivia, una mujer que entra en Hill House segura de sí misma, acaba enferma de temor por proteger a sus hijos. Para no seguir temiendo más por ellos, mejor matarlos. Si los mata "despertarán" y no sufrirán todo lo que Olivia parece vislumbrar. La casa (en forma de Poppy, una mujer fantasmal que estaba loca en vida y que le mete el miedo) le anima a acabar con ellos, como si el destino estuviera predestinado para Nell y Luke. Pero ni Luke ni Nell mueren, lo hace Abigail.


SOBRE EL FINAL, EPISODIO 10
El episodio 10 arranca con Steve escribiendo la secuela del libro. Su voz en off la escuchamos sobre las imágenes de la casa. Hugh evita que su hijo mire al tipo del bombín. Steve parece comprender por fin la verdad. Nos hacen creer que Luke murió, pero no es así. En la habitación roja, Steve sufre su propio "mal sueño". Sueña con su mujer embarazada llamándole parásito. Conocemos la infidelidad de Shirley (el tipo que brinda ya se le aparece en episodios anteriores y no murió en la casa, es otro tipo de "fantasma"). Theo es tocada por varias manos. Luke se pincha y se reúne con su madre, Nell y Abigail, y sus bombines, porque ha estado llamando a la puerta (pincharse significaba estar a un paso más cerca de la muerte). Cada cual arrastra su propia debilidad. Y es Nell quien los despierta a todos y todos, por fin, ven a Nell. Nell les recuerda que aunque ya no esté siempre estará. Darle un sentido a la vida es difícil, pero Nell lo consigue, al igual que Hugh y Olivia cuando hablan del amor por sus hijos y de su amor de pareja. El amor es lo único que queda siempre.

Hugh y Steve ven entonces la secuencia que falta, la de Hugh encontrando el cadáver de Olivia, y así es como Steve descubre la verdad que lo ha atormentado siempre. No entiendo por qué Olivia y su marido no sabían de la existencia de Abigail (por su nombre, ya que en el episodio 9 Olivia habla con la señora Dudley sobre "su hija a la que educa en casa", pero no menciona que se llame Abigail), y todos rechazaban que los mellizos la vieran. Como espectador pienso que es un fantasma, pero está viva. Este truco no me parece acertado. La historia lo usa para que entendamos por qué los guardeses no llaman a la policía. La única forma de seguir teniendo a su hija aunque sea como un fantasma es que la casa siga en pie. El padre nunca contó esto, es el trato. En la casa no viviría nunca nadie más a cambio de que se mantuviese en pie. Esta es la excusa por la que Hugh no pudo contarles a sus hijos la verdad, aunque la muerte de Olivia en sí no tenía mucho misterio. Cuando se llevó a sus hijos al motel, su mujer se cayó por la escalera presa de sus miedos. Olivia cree que así se despertará y volverá a ver a sus hijos. Es una pena pensar que si Hugh no se hubiera ido y hubiera socorrido a su mujer ésta no se hubiera muerto. "No debí dejarla sola en esa casa. Sobre todo, en esa casa", se dice en el episodio 8. Él que siempre era el que arreglaba las cosas, ésta fue la única que no pudo arreglar.

Hugh muere en la casa, no lo vemos. Steve habla con su fantasma y se piden perdón. La maldición de Hill House se convierte en un canto a la familia, a la maternidad. Hugh se queda en la casa junto a Olivia y Nell, y Steve se marcha con la promesa de no contar nada porque "hay que vivirlo", toda una paradoja para el escritor que inventó sus historias. "Sed buenos los unos con los otros". Esto le llega a cualquiera que tenga familia. Es un mazazo emocional. Timothy Hutton y Carla Gugino brillan en este episodio. Steve se va dejando atrás todos los fantasmas.

Y aquí se tenía que haber quedado, porque lo que menos me gusta de la serie es el final tras el descubrimiento de la verdad. Me desconcierta. Todos estos mentirosos (tan mentirosos como Poppy) cierran heridas. Steve vuelve con su mujer (a la que mintió al no decirle que se había hecho la vasectomía) y que se queda embarazada; Shirley le confiesa su infidelidad al marido (al que también mintió), continúan juntos; Theo se quita los guantes (tras su barrera de mentiras sobre sí misma hacía los demás); Luke está sobrio (después de mil mentiras para conseguir dinero para drogas).

"El amor es el abandono de toda lógica". Y suena If I Go, I'm Goin, de Gregory Alan Isakov.

Personalmente los finales estilo A dos metros bajo tierra o Mujeres desesperadas no me gustan. Ojalá la vida fuera así de bonita, que todos, tras superar el trauma, fueran felices. Pero lo que me desarma por completo, y es algo que me sobra sin discusión, es la escena final de los guardeses con la mujer moribunda convirtiéndose en fantasma para reencontrarse con su hija y su bebé. Lo único que pienso es que esa felicidad sólo es material, la de los hermanos, pues por dentro seguirán sufriendo la pérdida y el trauma, aunque hayan aprendido a vivir con ello. ¿Querías un final esperanzador para los protagonistas? Ésa es la gran pregunta. Yo, personalmente, no necesitaba este remate final del salto en el tiempo y menos lo de los guardeses. Espero que si hay segunda temporada la casa sea el centro de la misma pero no con esta familia que ya ha sufrido suficiente.

Sobre el final alternativo de La maldición de Hill House
Según Mike Flanagan se barajó la posibilidad de que los finales respectivos de los Crain fueran falsos, y que, realmente, la serie hubiese acabado de una forma más cruel y depresiva: los Crain soñaron esos finales, pues realmente se quedaban encerrados en la habitación roja. También confirma que en cada episodio hay de ocho a 12 fantasmas escondidos. Via

Atención a los fantasmas que aparecen de forma subliminal por detrás de los protagonistas. Todos aquí.




No hay comentarios: