15.1.18

The Handmaid's Tale, claves de la segunda temporada

(esta entrada se irá actualizando)

En abril Hulu estranará la segunda temporada de The Handmaid's Tale, uno de los fenómenos televisivos del año pasado, incluida en mi Top2017. En esta entrada, con claves y curiosidades de la adaptación de El cuento de la criada, de Margaret Atwood, se hablará de la serie. Si no has visto la primera temporada y no quieres saber nada, no sigas leyendo.


Regresa Elisabeth Moss como Deffred, con la intención de cualquier madre coraje, evitar que su futuro hijo no sufra los horrores distópicos de Gilead. "Gilead está dentro de ti" es un dicho favorito de la tía Lydia. En la segunda temporada, Deffred y el resto de personajes lucharán contra esta oscura verdad o sucumbirán a ella.

Trailer de la segunda temporada de The Handmaid's Tale



Para el tráiler han elegido la canción de Buffalo Springfield: (Stop, Hey What's That Sound) For What It's Worth, versionada por Malia J. Una de esas canciones protesta que le vienen como anillo al dedo a la historia.




Sobre la primera temporada

La primera temporada de The Handmaid's Tale fue un auténtico fenómeno. Recuerdo ver el primer episodio en un pase, en una sala de cine, sin saber prácticamente nada, sin haber leído el libro de Margaret Atwood. Cuando acabó el primer episodio en esa premiere exclusiva, reinó el silencio. Nadie se movió de su butaca y nos miramos unos a otros enmudecidos.

Daba escalofríos comparar a esa Deffred del presente distópico con aquella otra mujer que llevaba una vida normal, libre, como cualquiera de nosotros. Pero la situación las convierte en mujeres útero, en objetos mudos.

El terror que existió
Lo primero que pensabas al ver la serie es que "eso puede pasar" y da miedo. Pero da aún más miedo cuando te das cuenta que Margaret Atwood no se inventó nada. La escritora se inspiró en la vida real, en nuestro pasado, en ese del que debemos aprender para que no regrese. Degusté luego cada episodio de The Handmaid's Tale, qué gozada visualmente, qué crudeza y crueldad.

Las mejores escenas
No sé cómo superarán ciertas escenas en esta segunda temporada, porque hay algunas imborrables, de esas que dejan huella. La primera vez que Deffred es violada por el Comandante mientras su mujer le sujeta las muñecas en un ritual legal y frío: la Ceremonia. Ese médico que se ofrece a embarazar a la protagonista para que el Comandante estéril (palabra prohibida) le deje en paz y crea que la ha fecundado (algo a lo que ella se niega). La opción de que sea Nick, el chófer, el que también la haga madre. La tortura golpeándola en los pies. Hablar de la Biblia para justificar la postura a adoptar en la Ceremonia. Esa fiesta con los diplomáticos para dar la falsa apariencia de que todo va bien en la que excluyen a las mujeres "defectuosas".

Frente a frente con el Comandante
Pero Deffred se rebela, no le queda otra, viendo el panorama y porque es la protagonista de esta historia. Se indigna aún más cuando descubre que la anterior criada se suicidó. Comienza entonces un baile insólito con el Comandante (llamado Fred), en simbólicas partidas de Scrabble a espaldas de su mujer. El Comandante le regala una revista de moda (¡prohibida! Beautify) para que se ponga guapa. A ella que le gustaba en su vida normal la tienda Anthropologie (ahora es cara y lo peor pero tuvo su momento). Aunque el Comandante parezca bueno tras su belleza y juventud (aunque en el libro es viejo), es un cabrón: "Amor era lujuria con una buena campaña de publicidad. De las mujeres sólo importa que tengan hijos".

Deffred contra Gilead
Nick, el chófer, representa el resquicio por donde se cuela la esperanza. Una de las escenas más emotivas y que le dieron todos los premios a Elisabeth Moss es ésa en la que ella ya no se somete al hombre si no que se monta a horcajadas encima de Nick, que le gusta, sintiéndose por primera vez en mucho tiempo libre y limpia (porque parece que el sexo sea algo malo si no da un fruto). Para nosotros, los espectadores, también es emocionante descubrir que el marido de June, que es como verdaderamente se llama Deffred (y no De Fred, que es lo que significa, como una posesión del Comandante) sigue vivo y sabe que ella también está viva.

No hay comentarios: