12.9.17

Insecure, claves y curiosidades

Actualizada con comentarios de todos los episodios de Insecure (incluido el final de la 2T).

He hablado varias veces en el blog de Insecure -a raiz del post de Atlanta, cuando comenté el nuevo humor en femenino o al escribir sobre series que toman conciencia social-, aunque nunca le había reservado un post. Con el estreno de la segunda temporada, allá voy.


DE QUÉ VA INSECURE
Issa Rae firma, junto al actor y productor Larry Wilmore, esta comedia en la que interpreta a una joven afromericana insegura y llena de dudas. La propia actriz se ha basado en su web serie Awkward Black Girl.

Recién cumplidos los 29, Issa encabeza una asociación para los chavales del barrio llamada We Got Y'All. Durante los primeros ocho episodios, Issa Dee, su personaje, se pregunta (con voz en off) qué es lo que quiere en la vida, frente a su amiga Molly (Yvonne Orji), una abogada de éxito. Como ya hiciera en un libro que escribió sobre sus vivencias, Issa Rae reflexiona (rapeando de vez en cuando) sobre lo que significa ser una mujer negra hoy en día, cómo a veces siente que no encaja o no se considera lo suficientemente negra.

En el terreno amoroso, Issa también se siente insatisfecha. Idealiza el amor como hemos visto también en Divorce, con una trama parecida.

Los títulos de los episodios terminan "… as Fuck". Por ejemplo, Insecure as Fuck (insegura de cojones). Para el ránking de títulos de series que se llaman igual.

Curiosidades de los episodios de la primera temporada
Episodio 1x1. "Tienes la vagina rota", le dice Issa a Molly comiendo en un etíope. "Si hablase parecería Marge Simpson". E Issa canta en un karaoke Broken Pussy, improvisando. Dice que se sigue vistiendo como Kris Kros. El guiño cócteles fuera de serie: beben vodka con tónica.

Episodio 1x2: Molly liga con una App con un tipo que la invita a vinos argentinos. Cuando él le propone irse a la cama, Molly le echa en cara que quiera calentarla con "vinos españoles". El otro insiste en que son argentinos. Issa lleva una camiseta de Prince.

Episodio 1x3: Molly que queja de que no haya negros en su bufete, al igual que Issa cuando van a la playa. "¿Por qué nadan tan pocos negros? Por la esclavitud". Dicen que las negras son complicadas y por eso los negros se cansan.

Episodio 1x4: el tío que atrae a Issa hace que una de sus amigas le diga que a ver si va a ser "su pollón de Aquiles".

Episodio 1x5: comen gofres con pollo frito al que echan tabasco. En una boda, piden cervezas "rubias negras". El vídeo del rap sobre el chocho roto se hace viral. La chica del banco invita al novio de Issa a jalapeños y Margaritas (guiño cócteles fuera de serie).

Episodio 1x6: ellas critican que un negro no pueda mostrar sensibilidad. Si se lo monta con un tío es gay.

Episodio 1x7: "Como si no pudieras valorarte y follar al mismo tiempo". Issa y Molly se parecen mucho en cuanto a su relación con los hombres. Molly va al psicólogo, quiere dejar de zorrear.

Episodio 1x8: viajan a Malibú, donde parece una escena de Sexo en Nueva York, con sus Cosmopolitans. Ellos se van a un club de striptease. Hablan de que las mujeres están amargadas. "Quieren ser el tío y la tía en la relación". "Ya no hacen negras como las de antes".

SOBRE LA SEGUNDA TEMPORADA
En la segunda temporada (10 episodios cuyos títulos en español se llaman todos empezando con "La hostia de -algo-"), la trama se centra bastante en el despecho (en los dos primeros episodios). Issa, que no era feliz junto a su pareja con la que llevaba cinco años, no hizo nada por cambiar la situación, si no que la empeoró. Al mismo tiempo, Molly, obsesionada con pillar a un maromo de nivel, le interesaba realmente un tipo nada ambicioso. Cuando Issa y Molly hablan de sus curros o con sus amigas la serie me interesa, pero en la segunda temporada, el hecho de que las dos estén solas de una forma forzada, hace que en estos dos primeros episodios se pasen por el forro el test de Bechdel y resulten cansinos sus idas y venidas con el ex de Issa. Supongo que esto cambiará.

Episodio 2x1: cómo cambia la forma de vestir sobre todo de Issa, con sus camisetas, sí, pero de qué nivel. Ésta de Niggas que llama tanto la atención cuesta 200 dólares (aquí le hizo publi al diseñador). Ojo a los cambios de peinado.


LAS GALLETAS OREO Y LOS TIOS
Del episodio 2x2 me quedo con el momento galletas Oreo del inicio, el nuevo sustituto del helado post ruptura. Vemos una caja abierta sobre la mesa. Issa y Molly hablan del ex de Issa. Issa coge una galleta y cuando parece que se la va a comer cual monstruo de las galletas, Molly la echa una reprimenda, e Issa la tira al suelo. Tal cual. Me sorprende que a) Issa se comporte de forma tan infantil, me gusta cuando es más cañera; b) Molly parezca su madre, una cosa es obsesionarse con el trabajo (quiere ascender) y otra, arreglar la vida de Issa cuando la suya es un poco desastre (va al psicólogo, desconfiando), y c) las galletas Oreo sean rojas, pensé que eran de Halloween, pero en el envoltorio se lee que llevan ¿pepper, peppermint? Me soplan en Twitter que son las Oreo Habanero!

Curiosamente, al buscar Insecure y galletas Oreo me sale una fiesta de presentación de la segunda temporada de la serie de la web IMDb patrocinada por una barra libre de galletas Oreo. Ajá.

Más galletas Oreo.

Por cierto, para quien se lo pregunte. La chica del banco y el ex de Issa están viendo en la tele la serie ficticia Due North, con Regina Hall y Scott Foley, que según los showrunners pretende parodiar Scandal de Shonda Rhimes mezclado con Underground. Curiosamente, a pesar de estar separados, Issa y su ex Lawrence ven la misma escena. También utilizan una serie de forma parecida en Dear White People, una serie afro también que, sin emabrgo, no me enganchó nada.

Episodio 2x3 (ver aquí)

Episodio 2x4 
Uno de los momentazos seriéfilos del año es ver al apocado Lawrence enrollándose con dos blancas lesbianas drogatas y que pasan de ponerse protección y de nada. Dos locas de cuidado. Tanto Lawrence como Issa, al separarse, se han transformado en personas que, seguramente, odian. Ellos no son así aunque lo pretendan, de ahí que Lawrence acabe en la puerta de la casa de Issa añorando el pasado. Issa se pasa tres pueblos al ligar como si fuera un tío que pasa de todo. Asusta a los propios tíos. Molly no encaja bien que su vecino latino, amigo de toda la vida y casado con una amiga, le confiese que su matrimonio es abierto. Baila con él a tope en medio de la pista, pero sin intención alguna porque no va con ella, aunque vemos tensión sexual toda entre ellos. Al final del episodio la amiga gorda (que me parece lo más) no puede disimular en el restaurante el dedo que le está haciendo un tipo a su lado, algo que desconcierta a Issa. Destaco también la secuencia de Lawrence siendo parado por la policía, más propia de una serie como Atlanta, pero que aquí encaja para que veamos cómo Lawrence es un buen tipo, que cambia el rap de su radio por música clásica cuando le para el policía, que teme al poli blanco sin pensarlo y que cuando este poli blanco le hace una broma y ríe, Lawrence sigue estando tieso como una vela del miedo que tiene. Issa dice que el matrimonio abierto, creía, era cosa de blancos. Una de las tías blancas que se lo monta con Lawrence lo hace porque al ser negro la tiene grande. Insecure habla a las claras de los prejuicios que tienen los negros.

Episodio 2x5 (ver aquí

Episodio 2x6 (ver aquí)

Episodio 2x8 (final)
La cabra tira al monte. También en Insecure. En el final de la segunda temporada, volvemos al principio: Issa ya no está con Lawrence, aunque se imagine un futuro juntos, hasta con boda y bebé. Me alegro, porque Issa no se encontrará a sí misma (tampoco laboralmente) si sigue dependiendo tanto de sus sentimientos. Sin embargo, Issa y Lawrence se quieren, se siguen queriendo, pero su amor duele. Los impide avanzar. Cuando han estado separados, les ha ido hasta mejor. A ver qué ocurre con Issa a partir de ahora, aunque dudo que Lawrence desaparezca de su vida (aunque a mí me gusta más un tipo como Daniel para ella). Molly ha llegado a convertirse en esa persona que seguro odia. No logra tampoco ni sus objetivos profesionales (anclada en un bufete que no la valora) ni personales (sigue liada con un hombre casado). Ni Issa ni Molly son felices, y siguen buscando algo que creen que han perdido. Pero están equivocadas, porque ellas deberían dejar de buscar, centrarse, aspirar y atacar. Me ha gustado mucho el formato del episodio en diferentes perspectivas, dejando al espectador especular con posibles opciones. Ganas de más Insecure, se hace corto.

No hay comentarios: