22.1.17

Taboo, opinión de la serie de Tom Hardy, y el disfraz de Mark Gatiss como en Sherlock

Mark Gatiss, el actor que interpreta a Mycroft Holmes en Sherlock, le está tomando el gusto a esto del disfraz. En el segundo episodio de Taboo es la primera vez que le vemos como príncipe regente, un tipo grueso, que parece una caricatura de sí mismo, y que llegaría a convertirse en Jorge IV.


Según cuentan aquí, su vida estuvo llena de contratiempos hilarantes. Cuando nació anunciaron que era una niña. El príncipe de Gales no sería popular entre sus súbditos debido a su alta autoestima y a sus extravagancias. Cuando se acostaba con una mujer, guardaba un poco de su cabello en un sobre. Cuando murió encontraron 7.000 de esos sobres. Subió al trono en 1820 siendo una broma nacional. A pesar de su encanto y de su ingenio, pasó a la posteridad como un tipo obsesionado consigo mismo y autoindulgente.


Pero como digo ésta no es la primera vez que Mark Gatiss se embute en el disfraz de un tipo orondo. Ya lo hizo en el episodio de Sherlock La novia abominable en el que su gordura, rodeado de todo tipo de dulces y pasteles, muy a lo Monty Python, es producto de la mente alucinatoria de su hermano Sherlock.




Sobre el piloto de Taboo
Por cierto, no he opinado antes en el blog sobre Taboo, miniserie de ocho episodios de la BBC (se puede ver en HBO España), creada por Steven Knight (Peaky Blinders), Tom Hardy y su padre. Protagonizada por Hardy, narra la historia de James Delaney, un tipo inglés que regresa a Londres tras la muerte sospechosa de su padre. Ambientada en 1814, al personaje le rodean todo tipo de rumores y especulaciones, pues se le creía muerto en África, y al volver, 12 años después, trastoca los planes de más de uno que contaban con su herencia (entre ellos, a su hermanastra, interpretada por Oona Chaplin). Su padre le deja Nootka, una zona que se disputan Reino Unido y EE UU, en guerra.

Taboo mezcla la particular venganza de Delaney con las artimañas del gobierno y de sus enemigos para hacerse con su fortuna, pero, además, y aquí está el misterio, aprovecha todo ese halo raruno de la superstición, el tabú y las leyendas, para crear una atmósfera oscura en la que se cuelan todo tipo de escenas relacionadas con vudú o esotéricas. A medida que te metes en la historia, te vas dando cuenta que el que parece más incivilizado (el "salvaje" que regresa de África con su cuerpo tatuado) es en realidad el más honrado y que todos los trajeados con sus pelucas y sus modales sólo esconden avaricia y sed de poder.

Lo mejor de Taboo es Tom Hardy, los múltiples secundarios que van apareciendo, las subtramas que crean suspense y la esperanza de ver a Hardy en África con los suyos, alejado de la civilización. Lo peor es la trama en sí misma, a veces lenta por el tema político o confusa por las imágenes que no sabemos si son o no reales. ¿Quién es Delaney, podría ser un espíritu, qué hará más allá de la venganza?