14.1.17

Channel Zero: antología de terror basada en las creepypasta

Channel Zero ha sido placer culpable de terror de 2016. Antología creada por Nick Antosca y basada en leyendas urbanas (las llamadas creepypasta o bulos que circulan por internet), continuará en 2017 con una segunda parte con otro caso diferente. Produce Max Landis.

HBO la estrena en España el 15 de marzo.


Candle Cove, primera temporada (sin spoilers)
Poltergeist o The Ring ya tuvieron al televisor como la peor de las pesadillas. Una realidad alternativa siempre da mucho juego en la ciencia-ficción (lo hemos visto también en Stranger Things, entre otras). En Candle Cove, creado por Kris Straub, los “malos” son los niños, un leit motiv también muy recurrente. Unos niños que cuando ven en la tele un programa de piratas, aparentemente inofensivo, se transforman en cabroncetes sin escrúpulos. Channel Zero juega con los tiempos, pues el fenómeno de Candle Cove (como se conoce al supuesto programa) viene de muy atrás, cuando dos hermanos gemelos también sufrieron una “posesión” parecida en el mismo pueblo. Uno de los hermanos desapareció y el otro, el protagonista, regresa para, digamos, solucionar el enigma.

Lo mejor de Channel Zero Candle Cove es que sólo consta de seis episodios, que cierran la trama, una historia que resulta contener varias subtramas y giros que no te esperas. El prota es Paul Schneider (Cafe Society); su madre, Fiona Shaw (El árbol de la vida), y la amiga, Natalie Brown (The Strain).
Lo peor de Channel Zero Candle Cove es que no deja de ser un producto Syfy, con actuaciones normalitas y una puesta en escena que se ha hecho con cuatro duros.


The No-End House, segunda temporada (sin spoilers). Se emite en 2017.
En 2017 Syfy estrenará la segunda entrega de esta antología, llamada The No-End House, basada en una historia de Brian Russell. La protagonista (Amy Forsyth) es una chica que visita una casa de los horrores y al volver ve que todo ha cambiado.

Trailer de Candle Cove



Trailer de The No-End House



(con spoilers de Candle Cove, primera temporada)

Es divertido (terroríficamente hablando) ver que un programa como La bola de cristal pueda acarrear tantas movidas. Un personaje llamado Jawbone, un esqueleto con sombrero, se convierte aquí en una especie del Hombre del saco. O en algo que te provoca pesadillas irracionales al estilo de la película Babadook. Pero todo esto es una especie de macguffin, ya que lo importante es el niño (maligno) que quedó atrapado en esa fantasía delirante. Que el prota, Mike, regrese a su pueblo sólo le pondrá en evidencia pues él fue el que mató a su hermano siendo niños, además con un gancho de carnicero de cagarse. Pero el niño no murió, si no que siguió viviendo en esa realidad alternativa, atención, cubierto de dientes. Esto no me da escalofríos, al contrario, me parece lo peor de la serie. Ver al niño caminando todo recubierto de piños, de otros niños asesinados. Todo está orquestado por la profesora del colegio, que vio en este niño su poder y le siguió el juego durante años tratándole como si fuera un ser superior (a la profesora le dio un ataque y él la salvó). La historia coge fuerza cuando te das cuenta de que Mike es el único que le puede hacer frente, aunque el engaño sea muy pueril, y acabe él también en la otra realidad “atrapado” como su propio hermano asesinado. Siempre es impactante ver a niños matando, y más si es a cuchilladas, o constatar que la maldad está en el ser humano, ya sea un niño o una anciana que parece una mosquita muerta. Como Mike le hace más fuerte, éste sabe que sólo con su muerte podrá acabar también con su propio hermano, ese vínculo entre gemelos llevado al extremo. Lo mejor es la resolución final del episodio. Mike, antes de quedar inconsciente y pasar al otro lado con su hermano, le dice a su madre que ya sabe lo que tiene que hacer, aunque le duela. Esto es, que llegado el momento en el que el niño cabrón quieren “traspasar” la otra dimensión y llevar su Mal a nuestro mundo, es la madre la que mata a Mike, para que éste se quede allí atrapado y el niño cabrón no pueda “traspasar” el televisor (algo que vemos literalmente que ocurre). Channel Zero es una historia sobrenatural en la que el sacrificio personal se convierte la más importante de las armas para sobrevivir.