29.1.16

Crítica. Creed, la resurrección de Sylvester Stallone

Sylvester Stallone gana su primer Globo de Oro por Creed (en su tercera nominación) y está nominado al Oscar (también en su tercera nominación) ¿Cómo? En efecto, Rocky ha vuelto para entrenar al hijo de Apollo Creed (Carl Weathers), interpretado por Michael B. Jordan. La única peli de la saga que no ha escrito Sly, el guionista cachas que cumple en 2016 los 70 años. Vaya. Nostalgia pura y dura. Lo único que merece la pena de esta peli (a no ser que te guste el boxeo o seas megafan de Rocky) es Stallone, cómo recupera a su personaje entre el cinismo y la esperanza, con el sombrerito y la boca torcida. Que nos gusta un revival, vaya. A mí Stallone me cae bien porque me parece un superviviente (sólo hay que ver lo que ha hecho con otra saga, la de Los mercenarios), pero de ahí a que le regalen un Globo, no sé. No se lo merece. Su personaje ya no puede pelear sobre un ring, pero lo tendrá que hacer ante la vida. Ésa es la moraleja que tanto ha gustado. Rocky siempre será un ganador, con o sin guantes, un tipo bonachón, que cae bien y que no hace daño a nadie. No sé si será su última película y si Jordan continuará el legado, pero Rocky debería quedar en el recuerdo como Rocky, no como su resurrección para ganar pasta (y premios). Creed se estrena en España el 29 de enero.

Biografía express de Sylvester Stallone
Sylvester Stallone ha sido el creador de dos mitos del cine de acción: Rocky y Rambo. Su último guión (más allá del de Los mercenarios) ha sido el de El protector (2014), adaptación del libro de Chuck Logan, protagonizado por otro colega fornido: Jason Statham. El actor pensó que El protector podría haber sido el capítulo final de Rambo, pero se le pasó el arroz para protagonizarlo. Contaba Stallone que, frustrado por ser rechazado como actr, se pasaba las horas muertas escribiendo guiones en la cama, sobre "sueños no logrados". Tras ver cómo el invencible Muhammad Ali era derribado por un segundo en el ring, nació su antihéroe Rocky en 1976. Tardó tres días en escribir un primer guión de 90 páginas. Exigió ser el protagonista y recibir un porcentaje de los beneficios. Así nació la leyenda, fue nominado al Oscar como guionista y actor (el tercero en conseguirlo tras Chaplin y Orson Welles). Ganó mejor película, director y montaje. En 1979 se atrevió a dirigir la secuela, con enorme éxito también. Junto a las seis entregas de Rocky (la última había sido en 2006, Rocky Balboa), hace ahora 10 años, las cuatro de Rambo, el veterano de Vietnam que debutó en 1982 en Acorralado y cuya última aventura tuvo lugar en 2008 con John Rambo, la única que ha dirigido. Además de Rocky y Rambo, Sylvester Stallone, con la intención de romper el estereotipo, participó en géneros como la comedia, con desigual fortuna. En Rhinestone (1984), su cantante de country sólo logró llamar la atención de los Razzie (ganó peor actor), unos premios que se han cebado con él y que ahora, en 2016, pretenden redimirle. Staying Alive (1983), Cobra (1986), Yo, el halcón (1987), Máximo riesgo (1993), Driven (2001)…  hasta que llegaron en 2010 Los mercenarios. A los 70 años, que cumplirá en julio, Sly no ha podido olvidar a sus hijos, no sólo por Creed, también participará en una serie sobre Rambo.


2 comentarios:

Juan dijo...

¡¿En serio piensas que Rocky es un ganador?! 7 películas han hecho y no has entendido nada.

Yonomeaburro dijo...

Hombre, no se muere.Es un ganador.