9.7.15

Jonathan Strange & Mr Norrell (BBC), Harry Potter escrito por Jane Austen

Portadón de The Guardian
(subida originalmente el 29.5.15)

De lo mejor que he visto en los últimos meses. Jonathan Strange & Mr Norrell es un Harry Potter para adultos, con la magia como telón de fondo, y la apariencia de una novela de Jane Austen. O Dickens. O, para los amantes de los corpiños y pelucas blancas, un pre-Downton Abbey. Esta serie de la BBC de siete episodios, basada en la novela de Susannah Clarke (2004), está ambientada durante las guerras napoleónicas (siglo XIX). Los ingleses quieren defenderse de los franceses y piden ayuda a un mago llamado Mr Norrell. Con lo que me gusta el siempre impertérrito y cara acelga de Eddie Marsan (Ray Donovan), el piloto me sorprende y mucho. Quiero más. El segundo episodio no defrauda. La gracia consiste en que Norell se cree el único mago con autoridad, pero, claro está, no será así. Jonathan Strange (Bertie Carvel, que me recuerda a Paul Rudd) es más joven e inexperto, pero tiene pericia, tanta, que Norrell se siente un poco intimidado. Ambos querrán limpiar la mala fama del mago en aquella época, demostrando que no son meros charlatanes. Alrededor de los dos personajes –Norrell es huraño, está soltero; Strange, alegre y casado– pululan secundarios magníficos también. El enigmático (y malvado) tipo con peluca blanca y grandes cejas que se les aparece (Marc Warren, el marido de Kalinda en The Good Wife, The Gentleman) y el no menos misterioso Vinculus, un mago callejero, interpretado por Paul Kaye (Juego de tronos, parece un clon de William Hurt). No es extraño que detrás esté Toby Haynes, algo tiene la serie de Sherlock (dos personajes, misterios varios y un fino humor british) y de Doctor Who (fantasía a raudales). Cada episodio dura una hora, en una mezcla de hechizos (visualmente está muy bien hecha), diálogos que encierran profecías (comenzando por el Rey Cuervo, el mago más importante de la Edad Media), suspense (esa creciente enemistad entre los magos), amor (lo que harías por él), aventuras y, claro está, historia (aunque Susannah Clarke se inventa todo un mundo imaginario algunos protagonistas son reales). Una de las series del año (con la escena de los caballos me quedé WTF). 

En España, la novela Jonathan Strange y Mr Norrell ha sido editada por Salamandra.

El marido de Kalinda en The Good Wife, pensaba que no me iba a caer peor, pero sí. Borda un personaje misterioso y cruel.

Uno de los personajes que más me gustan, Drawlight, el pelota de Mr Norrell, interpretado por (sorpresa) Vincent Franklin, el protagonista de Cucumber. 

Guiño a España (episodio 1x4). Norrell habla con Strange, aunque él no le hace mucho caso, y se queda mirando una pintura del Rey Cuervo. "Hay muchas ideas erróneas sobre el tipo de magia que hacemos. El otro día, escuché a lord Castlereagh comentar que habías, a instancias de Wellington, empleado magia negra en España. Por supuesto, le dije que sólo hacemos magia moderna para tiempos modernos". 

Episodio final (con spoilers)
No me puedo creer que Jonathan y Norrell se queden atrapados en el más allá, detrás de los espejos, del agua. ¿No hay segunda temporada? ¡Tiene que haberla! ¡Invoquemos al Rey Cuervo! Al final, la serie es una historia de sacrificios. Norrell ayuda a Strange, guardaba su libro a escondidas, y Strange salva a su mujer del país de las hadas. El esclavo Mr Black (el nuevo rey) tiene todo el poder posible para vencer al cejas, al que engulle un árbol, pero aparece en el último momento el Rey Cuervo verdadero, un tipo siniestro, parece el líder de una banda gótica, que transforma los tatuajes del vagabundo extraño. Estos tatuajes, el único libro de magia en Inglaterra, podrían traer de vuelta a los protagonistas de la serie. Magnífica de principio a fin, pero ojalá continuase...

6 comentarios:

PRG dijo...

Aunque no he visto la serie, he leído la parte de spoilers del episodio final porque sí he leído el libro, y la verdad es que no debería haberlo hecho porque parece ser que han cambiado el final, eso no es lo que sucede al final del libro.

El libro es asombroso. Parece ser que la parte española en la serie solo se ha quedado, por lo que dices, en una mera conversación. En el libro se narra todo el periplo de Strange en España. A ratos es un poco aburrido, pero es muy bueno.

Tengo ganas de ponerme con la serie, espero poder hacerlo en las vacaciones de agosto.

Mariló García dijo...

PRG, pues si puedes contarnos cómo acaba en el libro, la diferencia, genial.

PRG dijo...

Pues a ver, lo que yo recuerdo, ya que lo leí hace tiempo:

SPOILERS FINAL DEL LIBRO:
Strange y Norell se enfadaban, y Strange recibía una especie de maldición de aquel que secuestró a su esposa. Allá donde fuera la luz desaparecía en un rango a su alrededor. Strange acababa, creo, en Venecia estudiando cómo anular el hechizo o algo así, y me parece que lo conseguía revertir.

Al final Strange volvía a Londres, a través de un espejo, un portal con el que moverse, y estando en la biblioteca con Norell el Rey Cuervo hacía su aparición, no recuerdo si lo invocaban o qué, pero lo veían en forma de cuervo gigante tras la ventana. Y poco más, no recuerdo que se quedaran encerrados en ningún lado.

anto33 dijo...

A mí me ha encantado la serie.¿Tendrá continuación?Por cierto,LAS CONTÍNUAS COMPARACIONES CON HARRY POTTER ME SIGUEN PARAECIENDO ABSURDAS.Para mí no se parece ni por el forro.Ah,que tiene magia...pues vale.Es como comparar toda la sci-fi con Star Wars.

PRG dijo...

Ayer me terminé la serie, y paso a comentar algunas cosas.

De primeras, la serie es asombrosa, espectacular. Me ha encantado y me ha enganchado capítulo a capítulo como pocas antes habían conseguido. Me ha parecido una adaptación del libro bastante fiel y muy muy lograda.

Los cambios hechos con respecto al libro en general me han gustado bastante, salvo pocas excepciones. El personaje de Childermass en la serie está mucho mejor mostrado y aporta mucho más interés. Bueno, así en general, todos los personajes tienen más gancho en la serie que en libro; el señor de Desesperanza es muchisimo más interesante (en los libros tiene cierto toque infantil). Supongo que porque el libro se hace pesado a ratos, en parte porque tiene muchisimas notas al pie excesivamente largas, que enriquecen la historia de la magia, pero también te hacen perder el hilo.

En el libro, al señor de Desesperanza (Losthope) no se le llama "hada" (desconozco la palabra usada en inglés, "hada" es lo que ponía en los subtítulos). La palabra "hada" siempre me sonó rara, supongo que porque la relacionaba con las típicas hadas que son mujeres. En la traducción al español de la novela, se le llama duende, que me resulta más adecuado. Es solo un pequeño detalle, pero cada vez que veía la palabra "Hada" me quedaba extrañado, sin saber a qué se referían.

Comienzo a comentar algunas diferencias muy concretas. AVISO: SPOILERS DEL LIBRO.

Al final, Drawlight tenía una maldición puesta por Strange: los árboles, ríos y piedras eran testigos de su juramento de entregar los mensajes y si no lo hacía, irían a por el. Por eso Drawlight estaba tan asustado y desesperado por entregar los mensajes. Después de morir a manos de Lascelles, habría sido asombroso ver lo que sucede en el libro, todo su cuerpo se va convirtiéndo poco a poco en árboles y piedras. Habría sido impresionante ver eso en imágenes.

PRG dijo...

Aparte, antes de que Strange vuelva de Venecia, la magia empezó a volver a Inglaterra, cosa que no se ve en la serie. Strange lo dice de boca: cualquier inglés ahora puede obrar magia, pero no se ve en realidad. En cambio en la novela Norrell recibe varias cartas y el gobierno le hace responsable de varios actos de personas, incluso niños, que nunca estudiaron magia y fueron capaces de formular hechizos. En algunos casos, después declararon que leyeron los hechizos en la tierra o en las rocas.

Childermass, tras la pelea con Lascelles por la caja donde está el dedo (en el libro vemos la caja y la reacción de todos al abrirla, pero el lector no sabe lo que contiene, aunque se intuye) Childermass da a Norrell a elegir entre él o Lascelles, y elige a Lascelles, con lo que Childermass, rechazado, se va de la casa.

A Lady Pole le han dado un papel más interesante en la serie; se convierte en aliada de Strange en Desesperanza, esperando ayudarle y todo eso, mientras que en la novela lo tiene por un traidor, al mismo nivel que Norrell; todo eso, claro, hace que cambien las escenas finales de Pole (no estaba dormida cuando llegó Childermass; éste, al haber más magia presente, consigue verla doble, la mujer "loca" y la mujer ricamente vestida de Desesperanza)

El final me ha gustado mucho más el de la serie que el del libro, que es un tanto confuso. He releído el final y la escena de Childermass con Vinculos ahorcado y el Rey Cuervo sucedió igual, pero es confusa y en su momento no supe que ese hombre era el Rey Cuervo. El resto del final, yo estaba equivocado, es exactamente igual, lo que pasa que, como dije, el relato se hace confuso y en su día no llegué a entenderlo del todo. Con esta segunda relectura posterior a la serie me he dado cuenta. El único detalle incluido extra es que Norrell y Strange sí ven a Uskglass en su biblioteca, antes de irse, de manera que el espectador sabe quién es luego cuando aparece ante Childermass y Vinculus. Esa escena fue muy adecuado añadirla; al no hacerlo en el libro el resto se hace confuso.

Y como dije en su momento, al final, antes de que la torre de oscuridad se trague la casa de Norrell, este ve un ojo de cuervo gigante a través de la ventana de la biblioteca, que se achaca que es el anterior Rey Cuervo (el nuevo pasaría a ser Stephen Black). Black vence al duende en el manicomio, con la ayuda de los ríos, piedras y árboles cuyo poder le otorgan Norrell y Strange al darle el poder al llamado "esclavo sin nombre". Tras eso, desaparece, vuelve a Desesperanza y le reciben como el nuevo Rey.

Pues eso. Después de ver la serie y entendiendo mejor a los personajes, tengo ganas de releer la novela. Aunque dejaré esperar un tiempo.