11.3.15

The Good Wife 614 silencio, se piensa

Fotomontaje online de Alicia con el dinero del narcotráfico
Una laringitis deja afónica a Alicia y recluida en su apartamento y en sus pensamientos. Por primera vez en The Good Wife, la abogada aspirante a fiscal, sopesa toda su vida, su catadura moral como profesional, sus deseos y sus recuerdos. Cuando el séquito deja tranquila a Alicia puede aclarar sus ideas, aunque se tenga que enfrentar a sentimientos reprimidos.
(con spoilers)
Capitulazo en el que los guionistas consiguen encajar a la mayoría de los secundarios gracias al móvil o a los pensamientos de Alicia. Se enfrenta a una entrevista con un medio conservador en la que le pueden atacar por varios flancos (el aborto de la novia de su hijo, su cliente dealer Bishop) y Alicia es capaz de ir moviendo fichas, como en un tablero de ajedrez, descartando posibilidades y asumiendo otras opciones. Julianna Margulies susurra de vez en cuando, pero quien toma la iniciativa casi siempre es ese alter ego escondido en lo más profundo de su ser que aflora (poco a poco, pero ya va siendo hora). Alicia se imagina a Peter con Kalinda, a ella con Will (escuchamos la voz de Josh Charles pero no le vemos), a ella con Elfman, con Polmar… Ésos momentazos freudianos me interesan. Luego están los profesionales, los más, con Canning como adversario que acaba en el hospital. Alicia sale de casa, camina por la acera, va despistada, escucha música, su cerebro no para, qué hace bien, que no debería hacer. Ejerce al mismo tiempo de abogada y fiscal de su propio futuro, logra unir sus dos profesiones. Nos mira a los ojos, habla, también Eli, Prady, Diane, David Lee, sus hijos…  Decide enfrentarse a la entrevista, a la ejemplaridad que representa ese medio de derechas, asumiendo que ya ha llegado el momento de aceptar quien es, sin religiones que valgan ni hipocresias, con el ánimo, ya definitivo, de olvidar a Will y empezar una nueva relación física, principalmente. "Estoy harta de ser la chica buena que todos pensáis que sea". Pues eso.

Música. Las canciones que aparecen en Mind's Eye son un protagonista más. Que suene la pieza de Schubert de Barry Lyndon, de Kubrick, es muy grande. Pero hay más. Alicia deja el apartamento escuchando a Julieta Venegas (Pa' bailar, siempre quiero más). Cuando se enfrenta a Canny de forma agresiva, dice que la culpa es de la música: Sweet Jane, versión de Liz Phair grabada para el episodio exclusivamente. Al final: La Luna, de Lucy Schwartz.

Otros episodios:
6x12; 6x11; 6x10, 6x9, 6x7, 6x6, 6x5, 6x4, 6x2, 6x1

2 comentarios:

Juanmita dijo...

Un capítulo singular, de los que las grandes series se permiten. Muy jugón y con ínfulas de complicidad.
Creo que es la calma que precede a la tormenta.

SoySilvestre dijo...

Llevo mucho tiempo queriéndome poner con esta serie (sigo tu blog y me fio mucho de tu criterio). Me he puesto con ella hace un par de semanas y estoy a punto de terminar la segunda temporada.
Independientemente de que la trama me parece muy entretenida y que prácticamente todos los personajes son muy buenos (la hija de los Florick me da bastante grimilla), me parece que el personaje de Eli Gold es uno de los más increíbles que hay ahora mismo en la televisión. Está perfectamente escrito y Alan Cumming está espectacular!!
Es uno de mis personajes favoritos!! (de mi otro peronaje favorito, Phil Dunphy, hablaremos otro dia ��)