9.7.14

Critica La cueva, de Alfredo Montero, en la boca del lobo

Un grupo de amigos acampa en vacaciones, entre risas y buen rollo. Deciden entrar en una cueva cercana a investigar, cueva que se convierte realmente en la boca del lobo. Lo que parecía un fin de semana de disfrute se convierte en una pesadilla. Dirigida por Alfredo Montero, las escenas se hacen más creíbles (y de ahí que aumente la angustia) por el hecho de que los actores son desconocidos y que uno de ellos lleve una cámara. A diferencia de Afflicted, en la que también se pretende grabar una especie de diario, no hacen falta efectos especiales ni elementos de ciencia-ficción para pasarlo mal dentro de esa laberíntica y oscura cueva. La peli mezcla la sensación creciente de claustrofobia (como ocurría en Buried, aunque aquí cierta movilidad aumenta el nerviosismo) con el miedo a la soledad y la necesidad de tomar decisiones drásticas (127 horas). La cueva mantiene la tensión de principio a fin, es fácil meterse en la historia y sufrir como lo hacen sus protagonistas (memorable, la escena de buceo). El único pero lo encuentro en el paso del tiempo. Las reacciones de algunos personajes es demasiado exagerada lo que genera un salto en los acontecimientos que no viene muy a cuento. Pero en general, es una película con máxima tensión al comienzo y chifladura en su final. Potente, La cueva angustia, regala algunos sobresaltos inesperados y te hará sonreír en ciertos momentos. La cueva se estrena el 11 de julio.

No hay comentarios: