30.5.14

The Normal Heart (HBO), de Ryan Murphy, con Julia Roberts, Mark Ruffalo, Matt Bomer, Jim Parsons, Jonathan Groff...

Interesante propuesta este telefilme que HBO estrenada el 25 de mayo. Dirige Ryan Murphy (Glee, American Horror Story), adaptando la obra teatral The Normal Heart, del activista gay Larry Kramer, escrita en 1985 y ganadora de numerosos premios, entre ellos, el Tony. Kramer, que en 1988 conoció que era portador del virus, se ha encargado del guión. La historia nos lleva al Nueva York de comienzos de los 80, con la crisis del SIDA y cómo una organización gay, con ayuda de una médica, lucha por exponer una realidad que se quiere ocultar.


Los protagonistas de The Normal Heart (HBO) son Julia Roberts (que ya trabajó con Ryan Murphy en Come, reza, ama); Alfred Molina, Mark Ruffalo, Taylor Kitsch (Friday Night Lights), Matt Bomer (Ladrón de guante blanco), Jim Parsons (Big Bang), Jonathan Groff (Looking), Denis O'Hare (American Horror Story)... Uno de los productores ejecutivos es Brad Pitt.

The Normal Heart (HBO) se estrena en Canal+Series el 31 de mayo.

No os perdáis si queréis saber más del tema, el documental Cómo sobrevivir a una epidemia (2012).

Mark Ruffalo y Matt Bomer, en la cama.

Actualizo con mi valoración de la película (puede contener spoilers).

En 1981, el SIDA era un "caso raro de cáncer". Un escritor homosexual (Mark Ruffalo, enorme en este papel), que huye de la promiscuidad de la que hacen gala los gays en Nueva York, reprimido por sesiones de psiquiatras que pretendían curarle, se propone averiguar qué es esa enfermedad que comienza a diezmar a sus amigos y por qué el Gobierno de EE UU no hace nada. Con la ayuda de su hermano, un abogado (Alfred Molina), y de una médica en silla de ruedas (Julia Roberts), que investiga el virus, Ned va haciéndose oir a contracorriente de la opinión pública y, paradójicamente, de la propia comunidad gay. La película de Ryan Murphy (no me gustó Come, reza, ama, y algo de aquélla tiene) se centra en este hombre luchador, que se enamora de un periodista del New York Times (Matt Bomer, que también hace un papelón, aunque puede recordar a Philadelphia), y es de la opinión de que hay que salir del armario y enfrentarse al problema cara a cara, algo impensable para la mayoría de los gays en esa década. The Normal Heart explica qué factores provocaron que el SIDA se siguiese ocultando durante años a pesar de convertirse en una epidemia mundial, contándolo a modo de detalles, que hoy averguenzan a cualquiera. Como dice el personaje de Julia Roberts que dejó de andar por contraer polio, la esperanza nunca se pierde, y algún día, como la polio, el SIDA dejaría de matar. Qué equivocados estaban todos. La enfermedad se muestra con cierta crudeza, pero muy medida. No es tanto el conjunto de la peli (un tanto blanda, más al estilo tragicómico de Behind the Candelabra), como ciertas escenas las que le dan atractivo, porque cuentan mucho con muy poco: cómo se maquillaban las llagas; cómo un colega de Ned –Jim Parsons– colecciona las tarjetas Rolodex de los conocidos que van muriendo; esa lesbiana que quiere ayudar a pesar de que nos gays no hayan luchado por los derechos de ellas; ese ayudante del Gobierno al que sólo le interesa si la enfermedad se puede transmitir entre heteros, más concretamente, con una puta. Los desnudos no faltan, las escenas de cama y, sobre todo, mucho dolor contenido e impotencia que los actores logran transmitir con facilidad. Mark Ruffalo creo que está estupendo, hubiera sido el perfecto gay si no hubiera sido el hetero de Los chicos están bien. Todo muy bien cuidado, con momentos muy emotivos y una historia de amor bastante potente. No es un documental al uso, nada habla, por ejemplo, del nulo acceso a las medicinas (no es Dallas Buyers Club), se centra en los integrantes de una organización de Nueva York que lucharon con bastante ingenuidad e ignorancia.

Las Torres Gemelas en The Normal Heart
 De fondo, se oyen canciones emblemáticas de la época (no falta el I Will Survive), hasta se atisban las Torres Gemelas. "La debilidad es lo que me asusta, por eso lucho constantemente", dice Ned, que demuestra que sin individuos que muevan a las masas seguiríamos todos como borregos. "Quiero ser recorado como el tipo que ganó la guerra", dice, haciendo referencia a Alan Turing. "No necesitas la aprobación de todos", le dice la médico, una mujer que nunca ha sabido lo que es el amor (trágica es la escena en la que ambos 'bailan'). Personajes, cada uno de ellos, con sus traumas y frustraciones, a los que nadie hacía caso. "¿Por qué nadie nos quiere?", dice el personaje de Jim Parsons en un magnífico speech en un funeral. "Nuestra vida social se reduce a ir a funerales. Hemos perdido a una generación de artistas". La última tarjeta Rolodex es de una mujer, pero la peli ya se acaba.  En 1985 (cuatro años después de que se descubra el SIDA) Reagan por fin mencionó la palabra. Un año después redujo el presupuesto en un 11%, a finales de ese año había 24.559 muertos por la enfermedad. Desde 1981 ha habido 36 millones de muertes en todo el mundo. En la actualidad, 6.000 personas se infectan cada día del VIH. Muy fuerte.

3 comentarios:

Series Anatomy dijo...

Buenas! Ya he podido verla y a mí me emocionó un montón. Aquí os dejo mi opinión ;)

http://seriesanatomy.blogspot.com.es/2014/05/tv-movie-time-normal-heart.html

Un saludo!

vanillastrawberry dijo...

Estupenda película. corazón normal es el retrato íntimo de una enfermedad.

Anónimo dijo...

Las palabras estupenda, grandiosa, excelsa, sublime, perfecta se quedan pequeñas al hablar de la pelicula the norml heart. Es increiblemente conmovedora y sobra decir que llore a mares con este drama tan bien echo gracias a grandisimas interpretaciones de grandes actores. Sobretodo la pareja en.la ficcion a la que dan vida el enorme matt boomer y el grande tambien mark ruffalo. Papelones sin duda y es que bomer esta que se sale en esta interpretacion. Es magestuoso el papel.que interpreta haciendo ver la decaida evolucion de un enfermo de sida. Adelgazando esos dieciocho kilos y acompañado de ese maravilloso equipo de maquillaje que hacen que su grandiosa interpretacion brille con luz propia. Y es que alguien pudo no llorar como si realmente felix turner fuera un ser querido suyo. Realmente desgarrador el final. Espero que los premios cinematograficos reconozcan esta pelicula como lo.que es. Una obra maestra, por lo.menos en mi opinion. Espero que gane todos los emmy a los que esta nominada. Y gracias tambien a ryan murphy, director, y larry kramer, guionista, por este regalo en forma de pelicula.
Javier de la iglesia