6.6.15

Fargo, diferencias entre la película de los Coen y la serie de FX, curiosidades y opinión

Parecidas puntadas de hilo en los posters de Fargo.
Subido originalmente el 21.04.14.

Claves de los episodios de la segunda temporada: aquí.

El dvd de Fargo con gorro de regalo
(6.6.15) añado los EXTRAS DEL DVD
En los extras del dvd de la primera temporada de Fargo, se cuenta el origen de la idea. En 1997, un año después de la peli de los Coen ya se pensó en hacer una serie. Kathy Bates dirigió el piloto y Edie Falco fue Marge. Tres años antes del estreno de la serie Fargo, la que conocemos, se presentó el ptoyecto a FX y Noah Hawley escribió el guión. El requisito: que no apareciera Marge. La primera imagen que se le ocurrió fue la de los dos hombres en urgencias. Malvo infecta a Lester en ese primer encuentro. Estudió la película de los Coen, no para copiarla sino para entender la dinámica. "Comí gofres con los Coen. ¿Qué otra cosas ibas a comer con ellos?", dice. Los Coen leyeron el guión y lo aprobaron y nunca más se entrometieron. Billy Bob Thornton, actor de los Coen, fue la pieza clave para que los demás dijeran que sí. Martin Freeman se apuntó entonces (también venía de otra revisión de Sherlock). Guiños a Barton Fink (cuadro de la playa); Arizona Baby (al partir en dos la pantalla, ); Sangre fácil (los disparos iluminan la habitación); El ruso blanco de El gran Lebowski; El hombre que nunca estuvo ahí (la guía telefónica); No es país para viejos (escena en la cama de Colin Hanks); Un tipo serio (la parábola del episodio 5). Los directores invitados debieron usar determinados tipos de lente, como si rodaran a lo Coen, o la cámara fija. En cuanto al frío, rodaron hasta a 40 grados bajo cero. Las escenas de ventisca no son reales, se recrearon por ordenador con lo que eso supone. Cuando decidieron saltar en el tiempo, eso dio pie a que otras piezas encajaran de la peli (como el embarazo que nos recuerda a Marge). Los Coen describieron Minnesota como Siberia con restaurantes familiares y explican la recreación de ese violento pueblo nevado en el que el bar de Lou es como un remanso de paz, realista. Martin Freeman tuvo que cambiar de acento, blasfemar sin decir tacos, ser el tipo honrado que explota. Habla de forma reverente actuando de forma irreverente. Las primeras escenas con Malvo se ruedan desde detrás, se fotografía su espalda, porque es un personaje misterioso. La coronilla se convirtió en el plano Malvo. El pelo corto a lo tazón recuerda a la franja en la oscuridad que se ve en los film noir. También es paradójico con la maldad porque recuerda a los cortes de pelo de los grupos pop de los 70. Los lobos aparecen a menudo en la serie, Malvo lo es (en la cabaña hay uno colgado de la pared). En las pelis de los Coen si transgredes las normas, la pagas. "Fargo es una serie sobre lo mejor y lo peor de EE UU".


(contiene spoilers de la película Fargo y de los siguientes episodios de la serie de FX Fargo):
  1. The Crocodrile’s Dilemma 
  2. The Rooster Prince
  3. A Mudy Road
  4. Eating the Blame 
  5. The Six Ungraspables 
  6. Buridan's Ass 
  7. Who Saves the Barber?  
  8. The Heap
  9. A Fox, a Rabbit, and a Cabbage
  10. Morton's Fork
Lo que sabemos de la segunda temporada de Fargo.
En la película de los Coen (que producen la serie de FX) de 1996, la acción transcurría en Minnesota en 1987, la música de Carter Burwell nos metía de lleno en un paisaje nevado y frío, y los títulos iniciales nos decían (aunque no era cierto) que la historia era real (sí pudieron inspirarse los Coen en dos secuestros rocambolescos que habían ocurrido en la zona décadas atrás).

El símbolo de Prince como personaje en la peli.
El humor de los Coen impregna toda esta comedia negra, también en los títulos de crédito finales cuando afirman que Prince hizo un cameo (de ahí que salga el simbolito del cantante como la víctima del campo). En la miniserie de FX (tendrá 10 episodios) han usado el mismo escenario, Minnesota, la misma música (aunque lo firme Jeff Russo), pero la historia está ambientada en 2006 y la mayoría de la trama varía.

Los clientes del tontorrón cambian. Debajo los de la serie, ojo a las bolas de nieve (ver abajo).
William H. Macy es Jerry Lundegaard, un tipo gris, vendedor de coches, que trapichea por aquí y por allá y que decide secuestrar a su mujer para que su padre, el rico dueño del concesionario, pague un rescate falso con el que pagar sus múltiples deudas. Tiene un hijo deslenguado que va a lo suyo y una mujer fea (se parece al propio Macy físicamente) pero encantadora. En la serie, Martin Freeman (Lester Nygaard) supera los tics y el nerviosismo de este personaje, mucho más ambiguo que en la película. Su mujer es una tocapelotas que le machaca con lo poco hombre que es, pero los problemas de Lester no vienen por aquí. Y ésta es una de las ventajas de la serie, que, aunque mantiene el toque de la peli, se desmarca de su historia. Lester se mete en un embolado sin proponérselo, al confesarle a un extraño (que resulta ser un matón sociópata) que desearía la muerte de Sam Hess, el dueño de una compañía de camiones, que le tiene acojonado desde que iban al instituto (le llama niggar, negro, por el apellido). Éste es un guiño al concesionario de la peli porque ahora Lester es un vendedor de seguros de vida, lo que le hace ser bastante desagradable con sus clientes. ¡Ya no hablan de coches, hablan de vidas como si fueran coches usados! Con lo cual, Lester te cae aún peor, aunque tenga esa cara de tontorrón.
Buscemi + Peter Stormare = Billy Bob Thornton. Martin Freeman y las mismas corbatas feas de William H. Macy. 
Si la película Fargo comenzaba con Jerry en un bar acordando el secuestro con los dos matones de pacotilla: Steve Buscemi (Carl Showalter) y Peter Stormare (Gaear Grimsrud), la serie arranca con Billy Bob Thornton (protagonista de El hombre que nunca estuvo allí, 2001, de los Coen), como Lorne Malvo, al volante de un coche que choca con un ciervo y acaba en la cuneta. Del maletero sale un tipo en gayumbos, que aparecerá muerto. Así nos muestran cómo se las gasta Lorne el villano, lleva el caos y la destrucción al pueblo, es el que manda en la serie y, según sus afirmaciones y gestos, el que piensa que está rodeado de idiotas pueblerinos. Este personaje de Lorne es una mezcla de los dos matones de la película: tiene la sangre fría de uno (Buscemi) y el ataque de locura del otro (Stormare). En la serie se respira más maldad: hasta Lester es capaz de matar (y rematar con saña) a su mujer, cosa que no veíamos en la peli. A Sam Hess, Lorne lo mata mientras se acuesta con una prostituta, en la peli vemos al menos a tres putas, dos de ellas acaban ayudando a la policía.
Arriba, la poli protagonista. Debajo, Saul de Breaking Bad a ver si le dan más papel.
Pero la verdadera protagonista de la película Fargo era una policía embarazada, Frances McDormand como Marge Gunderson. Aunque aparece a la media hora, su personaje es un clásico del cine. Marge va pasito a pasito encajando las piezas del puzzle, con un marido cariñoso y atento que se queda en casa mientras ella sale de noche a buscar asesinos (de hecho siempre que aparecen lo hacen en la cama o comiendo). En la serie, la embarazada es la mujer del jefe de policía (Shawn Doyle). Me sorprende que muera, pero así es. Y es su ayudante, Molly Solverson (Allison Tolman), realmente la poli que lleva el caso, la que tiene la perspicacia de la que carecen sus compañeros (en la película era más evidente, aquí le acompaña también Bob Odenkirk (el abogado de Breaking Bad), aunque por el momento sin mucha relevancia). En la serie han añadido detalles para que los fans de la peli nos acordemos de la original. Por ejemplo, que el peligroso Sam Hess sea un antiguo compañero de instituto recuerda al ex compañero de instituto loquito con el que queda Marge en la peli a tomar un refresco.
Kate Walsh a lo choni (tela la escultura del toro). Ojo a la lata, se lee FARGO.
La serie ahonda más en la vida de los personajes, los enriquece. El torpe de Lester tiene un hermano (Josh Close) que es un triunfador (su hijo se llama Gordo, tal cual) y que no se cansa de restregárselo por la cara (almacena en casa un montón de armas). En la película era el padre de Lester el que tenía a su yerno por un retrasado. El tal Sam Hess tiene dos hijos (de tal palo tal astilla) que se parecen a la dupla Buscemi y Stormare. Su mujer macarrita es Kate Walsh (Sin cita previa), cuyo abogado es Brian Markinson (Continuum). Keith Carradine es el padre de la policía lista, que quiere pasar más tiempo con su hija pescando (la afición del marido de la poli de la película era también la pesca). Colin Hanks es un policía que para el coche de Lorne pero que finalmente le deja ir ante las amenazas de éste. Si viste la peli, piensas que lo va a matar, como hace el personaje de Peter Stormare con el policía que los detiene cuando se llevan a la secuestrada. Esta escena fue rodada en dos momentos diferentes, ya que los actores no pudieron coincidir para hacerla completa. Que al fondo de Colin Hanks aparezcan torres con humo se hizo aposta: como si fueran dragones.
Siempre comiendo. Hay una embarazada, a ver qué papel tiene ahora la viuda de la serie...
The Crocodrile’s Dilemma es un buenísimo piloto, de los mejores de este año. Los actores hacen suyos sus personajes, la trama se desmarca de la original y se acentúa el humor negro. Aumentan las muertes: si en la película hay siete, en el piloto de la serie creo haber contado cuatro (a este ritmo, no me quiero ni imaginar la sangría). Me gustará ver qué detalles siguen añadiendo de la película, aunque me sigan sorprendiendo con nuevos giros. Hay varias subtramas interesantes: Lorne es un tipo contratado para matar, un exterminador, es su profesión, que se desvía de su ruta para matar gratis en ese pueblo de mala muerte, pero, ¿quién es ese tipo de tiene varios teléfonos con el que habla, quién está detrás de esa misteriosa empresa de asesinos? Me recordó a la de Oldboy. El tal Sam Heiss está relacionado con el sindicato de Fargo, dice la policía, con el tráfico de armas. ¿Está metido ahí el hermano de Lester? En la película, Lester acababa en la cárcel (el instigador de todo esto); la mujer, asesinada por el personaje de Stormare que acababa matando al de Buscemi, en una escena antológica en la que mete su pierna en una trituradora. El dinero del secuestro lo entierra Buscemi en la nieve, y ahí se queda.
En el diner hacen Rusos blancos (¿El gran Lebowski?) por 5 dólares! @coctelesdeserie
Para curiosos, y si la veis me contáis, Kathy Bates dirigió una tv movie llamada Fargo en 2003, basada en la policía de la película, basándose en una historia de Bruce Paltrow, el padre de Gwyneth, y con Edie Falco (Los Soprano) como Marge. No se estrenó.

Las mismas bolas de nieve para la promoción.
Y el guiño a las bolas de nieve de arriba tiene su explicación: así fue cómo se promocionó la película, con la imagen de Marge ante el cadáver de 'Prince', y para la serie FX ha lanzado también estas bolas de nieve con la imagen de Lorne frente al ciervo moribundo, mientras 'Prince' sale corriendo al fondo.

Episodio 1x2: The Rooster Prince. 
Stavros, el yellow king de True Detective? xD
Una pareja extraña aterriza en el pueblo buscando venganza por la muerte de Sam Hess, con música discordante. Adam Goldberg y el sordomudo Russell Harvard ralentizan aún más la acción cuando el primero debe traducir al segundo los largos diálogos que tienen con el abogado de la familia. En la línea de torpeza que parece rezumar este nevado lugar, la pareja se equivoca de hombre, secuestran a un borracho que acaban metiendo cabeza abajo por un agujero en la nieve (sólo hay este muerto en el segundo episodio, y ya van cinco). Este episodio está lleno de escenas que ocurren en un segundo plano, mientras los protagonistas hablan, fíjaros. Por ejemplo, cuando el hermano de Lester le anima a quedarse en su casa antes del funeral, el hijo juega con un paraguas como si fuera una escopeta. Todo esto le confiere mucha teatralidad a la serie y un ambiente mortífero siempre. La policía Molly se empeña en perseguir a Lester, porque sabe que algo no encaja. No lo hace tanto por la mujer de éste como por atrapar al que mató a su compañero (de ahí que visite su tumba). Que su mujer embarazada hable con naturalidad y templanza sobre la muerte con Molly me recordó a A dos metros bajo tierra. Serán muy simples, pero están preparados para afrontar la muerte. Por fin sabemos de qué pie cojea el personaje de Bob Odenkirk: no quiere incriminar a Lester porque fueron juntos al colegio, porque es incapaz de matar una mosca, piensa que ha sido un vagabundo y entorpece la labor de Molly. Es el jefe, así que acaba defenestrando a Molly, pero llevar el caso del muerto en la nieve le va a venir mucho mejor para pillar a Lester. Molly le pregunta si todo es una coincidencia y segundos después en la habitación de Lester vemos un cartel colgado en el que se lee: Todo ocurre por una razón. Más que curioso. Me encanta ese segundo en el que Lester ahoga un chillido al oler el jersey del armario y llaman a la puerta y se recompone de un plumazo. Ésa es la realidad, Lester. 

Clue: el martillo ya salía en la primera peli de los Coen...
Éste se salva de nuevo, lleva la prueba de metralla en la herida de la mano (asegura que no coincidió con el poli muerto) y ha escondido el martillo con el que mató a su mujer en la lavadora (otro martillo también lo vemos escondido en un paño en la peli de los Coen Sangre Fácil, de 1984). Mientras, Lorne va a correos en busca de un sobre. Esta escena podría haberla interpretado Javier Bardem en No es país para viejos. Billy Bob Thornton remite a Anton Chigurh. Lorne se va a pasar por cura, su nueva identidad, y va en busca de Stavros Milos (Oliver Platt), un mandamás que parece llevar una corona mientras habla (True Detective y el yellow king!, es el rey de los supermercados). Aquí hay otra de esas escenas secundarias en las que un carnicero corta grandes piezas de vaca, surreal. Lorne está en el matadero, como quien dice, con un rottweiler y un tipo que es "un armario". Pero Lorne no tiene miedo, se muestra impasible. Todo es teatralidad: en el fondo el hijo del tal Milos es tonto del culo y trata el asunto (alguien le chantajea pidiéndole dinero) como si se tratara de una película. "No veo películas", sentencia Lorne. "¿Alguna vez te has tirado a una griega? Después de los 40 les salen dientes en el coño". Así habla Stavros de su mujer. Luego descubrimos que su preparador físico, bronceado artificialmente, ha dejado rastros de su crema en el papel del chantaje. Por su parte, Colin Hanks está acojonadito y no delata a Lorne: tiene prioridades, le puede más el miedo por su hija que su puesto de trabajo. Extraña situación la de contemplar a su vecina, que se desnuda para él al otro lado de la ventana. Vive en un barrio judío, la peluca denota, si no me equivoco, que es viuda y debe de tapar su pelo en la calle por respeto (algo que he visto hace poco en Aprendiz de gigoló). Otra reflexión parecida sobre la muerte se la escuchamos al padre de Molly (Keith Carradine) cuando le asegura que se está enfrentando a "la brutalidad, simple y llanamente". Por cierto, Lorne graba sus conversaciones telefónicas, como la que tuvo con Lester. Momentazo cuando se pone a cagar mientras "el armario" le amenaza si no se va.

Episodio 1x3 A Muddy Road
El guiño a la peli Fargo, escondido en un cuadro.
En un flashback Lorne secuestra en una oficina al tipo que luego aparece congelado. Como va por la vida con absoluta parsimonia y seguro de sí mismo, no le importa que la cámara de seguridad le grabe la cara. Con esa imagen, Molly pone a prueba a Lester, se la deja ver y éste se delata por su expresión. Pero Molly sigue sin poder desarrollar su teoría (Lester esté metido en el ajo) porque su jefe se empeña en negarlo. Otro que está a la sombra del suyo (un capullo, según el padre de Molly) es el personaje de Colin Hanks, Gus. Cuando queda con Molly y ve la foto, las primeras piezas comienzan a encajar. Ya tienen al sospechoso. El coche de Lester no estaba en su trabajo como él dijo. Entre Molly y Gus podría haber algo más (después de la charla con su amiga -la del novio al que le salían arañas del cuello-, estoy segura de que Molly ve en Gus al tipo perfecto, normal y tranquilo). ¿Qué ocurrió en Sioux Falls? Ahí es donde debieron herir al padre de Molly por culpa del jefe de Gus. Los incompetentes son los jefes, qué lástima. La pareja de Fargo va a por Lester, creen que él mato a Sam porque está liado con su mujer (no andan tan desencaminados). Kate Walsh borda el personaje de ex stripper ambiciosa y sus dos hijos tontos siguen haciendo eso, tonterías. Después de comprobar que la herida de Lester no se cura (ésa es una de las pruebas que le incriminan, insisto), se va con su hermano a pegar unos tiros (antes le roba un inmovilizador de esos que dan descargas). El nuevo karma que leemos en la nevera es : "The key to life is happiness". Más humor negro. En este episodio sólo muere el rottweiler de Stavros: me recordó a la primera peli de los Coen, Sangre fácil (Blood Simple, 1984), y el pastor alemán, al que su dueño también trata como a un rey (le tiene enmarcado en la pared). Lo mata Lorne, dispuesto a seguir con la macabra historia del secuestro. Después de atemorizar al preparador profesional ("ahora trabajas para mí", le dice Lorne, liando áun más la madeja), Lorne se muda a casa de Stavros y le cambia sus pastillas de paracetamol (acetaminophan) por adderall (una anfetamina, "es básicamente speed"). El que se las vende es un tipo divertido: también le ofrece kits de supervivencia para un apocalipsis zombie. Lorne también le echa sangre de cerdo a través de la ducha. Curiosidades. La camarera que atiende a Molly y a su amiga, que sale un microsegundo es Carrie Preston! (la abogada pizpireta de The Good Wife). La más cachonda: cuando Lorne entra en la barroca y chabacana casa de Stavros (¿una vidriera de San Lorenzo, "el santo de los tipos duros"?) se fija en un cuadro en el que aparece un raspador de hielo rojo. Si viste la película, sabrás que es con este utensilio con el que Steve Buscemi entierra el dinero en la nieve y señala el lugar hincándolo en el suelo. De hecho, en el minuto 4.30 se ve la misma valla. ¿Seguirá enterrado el dinero ahí? ;). Raro: dos mujeres beben en pajita sus cócteles por diferentes razones.

Episodio 1x4 Eating the Blame
Stavros, flashback, el relevo de Buscemi
Pues sí, como comenté tras ver el episodio, el dinero que enterró el personaje de Buscemi en la película sigue enterrado en la nieve, en esa larga valla y, también, cómo no, el quitanieves rojo. En un flashback, Stavros va con su mujer y su hijo (¿qué habrá sido de estos dos personajes?), se les para el coche en la famosa valla y Stavros, que no tiene un duro, se encomienda a dios. Cuando descubre y se hace con el dinero, promete servirle. Ésa es la excusa que Lorne usa para atormentarle: la sangre de la ducha o la plaga que le lanza en el supermercado son referencias bíblicas del Apocalipsis. Por cierto, Oliver Platt magnífico como estresada víctima de las drogas. Los Coen así logran continuar su película casi 20 años después. Gus, el poli novato, arresta a Lorne en otra carambola de la vida, cuando va a casa de Stavros a ver qué pasó con su perro asesinado. Lorne, entonces, se transforma en su alter ego, el cura impostor, con el pelo sin flequillo, la chaqueta de punto y la sonrisa eterna. Como un personaje bipolar, Lorne se nos muestra ahora, efectivamente, como los dos secuestradores de la película original. Este personaje que parece jugar con ventaja en la partida de ajedrez, sabe que su tapadera es perfecta y que saldrá de comisaria en breve (el interrogatorio es la mejor escena del episodio). Y así es para sorpresa de Gus y de nosotros mismos. Lorne se lo dice con un juego de palabras a Gus: "Por qué el ser humano diferencia tantas tonalidades de verde"-"porque así podía ser capaz de esconderse en la selva de los depredadores". Lorne sabe camuflarse. No sé si se estaría arrepintiendo de no haber matado a Gus. Stavros, de hecho, le dice a su hijo tonto algo parecido: "Se trata de matar o morir".

Klubeck es el apellido del director de la talent agency de los Coen.
Mientras, Molly sigue obcecada con Lester y, al igual que Gus, recibe una reprimenda de su jefe (en esa comisaria son TODO tíos, pobre). Al menos, pilla a Lorne gracias a que firmó con su nombre en el motel (¿por qué lo haría en vez de usar un alias?). También sabemos que se avecina una gran tormenta (¿matará esto del susto a Stavros pensando que dios se enfadó con él?). Lester, por su parte, tiene más suerte que nadie (menos por el coche que la policía sí está analizando). Prefiere que le detenga un policía, antes de correr con los dos matones detrás. Secuestrado por ellos, se zafa gracias al inmovilizador (después de confesar que fue "otro hombre" el asesino) y a que el sordo no se entera que huye. Pero esa mano..., guau, hinchada como el brazo de Popeye. Un horror, al final se le va a cangrenar fijo. ¿Y ese hermano masturbándose, rodeado de armas? Patético. Excepcional la última escena en la que Lester espera en su celda. Los matones se han pegado en el bar, son detenidos y llevados a comisaria... a la misma celda. Supongo que Lester va a cantar quién es Lorne. Será cuestión de ver quién caza antes a Lorne, si ellos o la policía. Lorne se ha hecho con cientos de gatos, ¿qué hará con ellos? Curiosidad: la empresa del fontanero que cabrea a Stavros en su casa se llama Klubeck. No es casualidad: los Coen son clientes de la United Talent Agency, que Richard Klubeck dirige desde 2009.
El trofeo de los bolos en el bar, ¿El gran Lebowski?
Episodio 1x5 The Six Ungraspables
Todos tenemos un doble.
Fargo está poniendo su granito en esta arena televisiva al introducir elementos nunca vistos. No sólo la serie continúa una película de hace décadas, además se permite saltar en el tiempo, con un doble tirabuzón enlazando elementos, de primeras, que nada tienen que ver. Unos calcetines mal emparejados, un vendedor listo (el de Ulis Sporting Goods) y un Lester sin personalidad consiguen que éste se lleve a su casa una escopeta por 55 dólares (5 de ellos por los calcetos de chica), la misma con la que Lorne se carga al policía, cuyas esquirlas acaban destrozando la mano de Lester, la auténtica prueba de que estuvo en el escenario del crimen y vio quién mataba al poli. Todo esto ya lo sabemos (excepto cómo un tipo tan melindres se hizo con el arma), pero las escenas están muy bien rodadas y todo en Fargo me sigue pareciendo excepcional (¡qué grande es Martin Freeman!) aunque no avancemos en la trama. Lester debe recordar aquellos malditos calcetos cuando el matón sordomudo le mete los suyos, sudados, en la boca. Cantan los pies y también canta Lester. Todos en ese pueblo ya saben quién es Lorne Malvo, pero ninguno es capaz de darle caza. Detrás del criminal, dos parejas bien distintas, otra coincidencia como con el emparejamiento de calcetines: los matones y los jóvenes policías. Mientras Lester sigue encerrado en la celda echando la papilla, por fin, el jefe de Molly le da la razón: Lester es sospechoso. Ya era hora, majete. Deja de lado la tormenta que se avecina para centrarse en el caso. Lester es llevado al hospital: genial ese final cuando Lester se hace el dormido al entrar Molly en su habitación (ella había buscado el martillo en la lavadora sin resultado). Otra dualidad del episodio: los walkie talkies. Lorne quiere comprar uno sólo porque "no tiene amigos", la hija de Gus juega con los suyos para charlar con su amiga. Así es como Lorne escucha esas conversaciones que no sé en qué derivarán (aunque él quiere escuchar a la policía). Stavros está dispuesto a pagar, acojonado por la amenaza bíblica y está tan obsesionado, que no escucha a su hijo, el tonto, que resulta ser el más listo, ya que descubre que todo es un bulo, aunque su padre no le deja hablar.
Este policía que ayuda a los matones, ¿quién es?
Además de Lester, el otro encerrado en este 'episodio de pares' es el cómplice de Lorne, al que envía sin contemplaciones a un cuartucho. Como me cae mal, mejor, que se quede ahí. El cómplice (el preparador físico de la mujer de Stavros), no para de hablar, todo lo contrario al sordomudo. La noche y el día. Más doppelgangers: Gus y su vecino, solitarios en medio de la noche, tomándose su vaso de leche en silencio, mirándose de ventana a ventana como si fuera un espejo. Me quedo asombrada con ese pequeño cuentito del hombre que quería hacer feliz a los demás, aún jugándose la vida. "Sólo un tonto cree que puede cambiar las cosas". "Pero al menos habría que intentarlo". Me quedo con Gus, que, a pesar de todo, se implica, aunque parezca ingenuo, como Molly. Esto contrasta con la anécdota megaguarra de Lorne cuando habla del perro que casi se trinca a una mujer. Fargo navega entre la bondad y la maldad de una forma increíble, entre un bebé recién nacido que huele a pureza y un indeseable con flequillo a tazón. Preguntas: ¿quién es el policía que les pasa la foto de Lorne a los dos matones?, ¿Lorne piensa liberar a su cómplice o se morirá si atrapan a Lorne?, ¿podrá el ingenuo del hijo de Stavros ayudar a los policías?, ¿de qué será capaz Lester con tal de escapar? ¿secuestrará Lorne a la hija de Gus?...

Episodio 1x6 Buridan's Ass
Al igual que Lester, Stavros rememora ese momento en el que su vida dio un giro, ahora, tal vez, arrepentido de su elección, en un flashback en el que encuentra el dinero en la nieve. Una parte de ese dinero es el que va a entregar a Lorne, pero decide volverlo a enterrar en una escena calcada a la que protagonizó Steve Buscemi en la película. Lorne ha sacado de la despensa a su cómplice, pero acaba atizándole y amordazándole. Lester está solo, hasta su hermano le mira con desprecio, rechazándole: "Has sido toda la vida una carga para mí". Guau. Ambos personajes, Lester y Lorne, prefieren seguir solos. Estaba cantado que Lester se iba a intercambiar con el paciente vendado de la cama de al lado. Así escapa. Pero no me esperaba al cómplice de Lorne atado a una ametralladora siendo el cebo de la policía. Por fin conocemos a los de Fargo, con un jefe mafioso que se come la cabeza de un pescado a bocados, con la misma sangre fría con la que dice que hay que matar al asesino de Sam Hess. Otro perro vuelve a aparecer, cuando Gus comenta que es fácil distinguir a uno rabioso de uno normal, pero que con los humanos no es tan sencillo. La parsimonia con que se toman los empleados del supermercado Phoenix Farms la visita de los policías pone de los nervios a cualquiera. Pueblo sin estrés. Gus no le molesta esto, pero sí los mentirosos, la doble cara de la persona. De nuevo, la dualidad en Fargo. Lester se lleva el martillo -escondido tras el póster motivador de los peces- junto a una foto de su mujer en lencería (qué retorcido todo) y una bragaza fea, para involucrar a su hermano. Le da tiempo a meter una pistola en la mochila de su sobrino, no así a escaparse, pero, ¡sorpresa! su sobrino le pilla y no dice nada. Tanto Lorne como Lester actúan igual, como cobardes, pringando a otros para salir ellos airosos. Pero Lester es aún peor, al mezclar a alguien que nada tiene que ver, a su propia familia. Supera en hijoputez al mismísimo Lorne. Aunque la escena que les deja a los policías éste es de traca: con música de iglesia el preparador físico de la mujer de Stavros muere acribillado por la policía sin poderse defender. Ya van seis muertos en la serie. Mientras, nieva de forma abundante. La tormenta del siglo se acerca. Lorne despista a los dos matones haciendoles creer que está malherido. Antes de degollar a Mr. Numbers (siete muertos, ya), le saca quién le persigue: Fargo. También le persiguen los polis. Toda esta secuencia es especialmente tensa, por la ventisca que no deja ver y porque Gus se ve superado por la situación. Gus, ese policía cobarde, que quería haber sido cartero, dispara a Molly en la confusión. Que el episodio acabe con una lluvia de peces me ha removido por dentro: Magnolia es mi segunda película favorita (¡esa lluvia de ranas!). Stavros que cree que ha obrado bien devolviendo el dinero se encuentra con una escena dantesca en la que su hijo y su 'guardaespaldas' han muerto en un accidente de coche al sorprenderles la lluvia (y van nueve). Lester reaparece en el hospital con la coartada perfecta (no sé cómo lo hace con la que ha caido, pero en fin). Y sonríe, como el que cree que ha vencido en la guerra. Lo que no sabe es que ésta es sólo una batalla. ¿Qué pensará la policía cuando vea que el tipo amordazado no pudo disparar? ¿hablará el sobrino de Lester? ¿ha muerto Molly? (yo no la he contado en la lista de muertos), ¿volverá Stavros a por el dinero o los guionistas lo dejaran para que lo encuentre otro? ¿dónde están Lorne y el sordomudo? ¿a quién enviarán los de Fargo? Si Lorne es un tipo contratado por otra banda de mafiosos, ¿habrá un enfrentamiento entre ambos?

Episodio 1x7 Who Saves the Barber?
Lester y Gina, quién lo diría
He buscado lo que significa el título porque tiene mucha guasa, si os queréis comer un poco el tarro leed sobre la Paradoja del barbero.
Todo el montaje de Lester da resultado. A su hermano, con la cara de malo que se gasta, nadie le cree, ni su mujer (perfecta pasando el aspirador). Chaz es un tipo deleznable cuando bromea con su colega sobre una stripper o por esconder armas a tutiplén, pero no tiene la culpa de nada de lo que le acusan. Para Bill, el jefe de Molly, el descubrimiento es su vía de escape: así puede descartar a Lester de la ecuación. La frialdad de éste da miedo. Le va desgranando ‘su historia’, justificando cómo llegó a su mano la metralla de la escopeta. Encubría a su hermano, lo normal. La actuación de Martin Freeman es soberbia, de lo mejor de este año, y la réplica de Bob Odenkirk no se queda atrás, intentando encajar las piezas y emocionándose cada vez más, como el que escucha una opereta. Cuando Lester se sale con la suya suena una canción que hemos escuchado a Malvo. Lester se convierte en Malvo. Luego Lester tiene una conversación surrealista con una empresa que podría limpiarle el piso. Cuando escuchan la palabra sangre, cuelgan. Eso de “tú asesina que nosotras limpiamos la sangre” queda como desmitificado. Lester va tan de sobrado que se permite visitar a la mujer de Sam Hess (vaya escotazo el de Kate Walsh) y montárselo con ella "sin cita previa" (el chiste tenía que hacerlo) a cuatro patas mientras mira una foto del fallecido. Tan retorcido es que le pide perdón en voz alta y se excita recordando cómo le intimidó en la calle, donde comenzó todo. Me quedo más tranquila cuando veo a Molly viva, tras el disparo del patoso Gus. La escena de la ventisca la vemos desde su perspectiva: lo cerca que estuvo de detener a Lorne, pero se le escapó por disparar al sordomudo, que también sobrevive. Gus confiesa su impericia, su deseo de dejar el cuerpo. Molly o es muy buena o está enamorada hasta las trancas porque se lo impide. Además de con su padre, con el que ve en silencio un partido de hockey, Molly tiene un curioso encuentro con el sordomudo, al que intenta sonsacar si Lester está involucrado. Molly hace un gráfico en la ventana de lo que ha pasado. Sus pesquisas le llevan a seguir incriminando a Lester. Me encanta que Gus se preocupe tanto por Molly, echándola de menos incluso cuando aún no se ha ido. La mejor frase (me río), la dice el que contrató a Lorne, en Nevada, cuando recibe la visita del criminal: no quiere ni oír hablar de Georgia porque es donde vive su ex mujer, una coreana que “le escupía mientras lo hacían”. Lorne quiere saber quién de Fargo ha enviado a los dos matones a cargárselo y, aunque no se ve cómo lo hace, acaba matando a ese tipo que, momentos antes, hacía ejercicio en una piscina. Los criminales son gente normal, efectivamente. Mientras Lorne localiza a los de Fargo y se los carga a TODOS con una metralleta (aquí perdemos la cuenta de muertos porque no vemos la larga secuencia, pero la serie ya supera con creces a los muertos de la película), fuera, dos agentes negros del FBI los vigilan, pero son tan torpes que no se enteran de la sangría (me recordó a los de True detective, en cómico; me sopla @KarlosMontoya que son los protas de la comedia Key & Peele). Lorne se ha quitado de encima a los de Fargo, pero puede tener tras sus talones ahora al FBI (de Málaga a Malagón). Molly no encaja que Chaz sea el asesino y le da el sofoco padre. No llega a ir hasta el bar Bernard's donde Bill y los otros polis celebran el arresto. A Molly le queda el apoyo de Gus y dos personajes que podrían hablar, pero que no dejan de ser pintorescos: el sobrino de Lester (pero, ojo, que está mejor sin su padre en casa, tal vez, calle) y el sordomudo (también es un tipo normal, seguramente ayude al final a Molly si ve que puede ganar algo). Ambos podrían llevar a la cárcel a Lester.

Episodio 1x8 The Heap
Guiño a Frances McDormand.
La frustración de Molly se traslada al espectador: nadie apoya su versión, así que el tinglado de fotos y conexiones que ha montado en la pared al estilo Carrie en Homeland acaban en el maletero de su coche. La pareja del FBI, como Molly, tampoco es escuchada: nadie verifica que Lorne es el tipo de la foto, el asesino que mató (y nos lo confirman) a 22 personas en la masacre de Fargo. A Molly le tocó un disparo, pero al menos sigue trabajando; a la pareja la defenestran y envían a un cuartucho de archivos, una crítica feroz a la lenta burocracia y a la inutilidad de este departamento, obsoleto. Lorne visita al sordomudo (se carga al poli que 'lo cuida' en un baño, y ya van 30 muertos en la serie), y lo libera, a cambio de que, efectivamente, siga su vida en silencio. Lorne usa para ello otro de sus cuentitos: un oso se comió su pata con tal de liberarse de una trampa y murió en un río, pero al menos fue resultado de su propia decisión. Lorne habla de Carolina Murphy y Buzz Mead (si encontrais info real de estos personajes avisad). Y una de sus sentencias es un guiño a Kill Bill: "If you still feel raw about things when you heal up, come see me" = "(When you grow up), if you still feel raw about it, I'll be waiting" (La Novia) (vía). Molly y Gus 'acuerdan' no hablar del tiro tal y como ocurrió para no implicar a Gus. Y, de pronto, la serie salta un año en el tiempo. Gus es un feliz cartero que vive con su hija (ya le podían haber cortado el pelo de otra forma, la pobre) y con Molly, embarazadísima (y ahora sí que recuerda a Frances McDormand). Cuando parece que todo está normalizado y nadie se acuerda de Lorne, vemos que Molly mantiene sus pesquisas sobre el caso, colgadas de la pared de su casa. Molly se pregunta –mientras echan por la tele un policiaco en blanco y negro, el filme Detective Kitty O'Day, en el que una chica y su novio resolverán un crimen– si no es feliz así, como autoconvenciéndose. Su jefe está a otra cosa, más preocupado (y feliz) al haber adoptado a un sudanés, un inmigrante que las ha pasado putas, pero que, por casualidad, ha encontrado su sitio en el pueblo. "No cuestiones al universo", dice confiado. Como si la casualidad hubiese querido que ambos se encontrasen. Por eso, no es de extrañar que el episodio contenga otros dos momentos "imprevistos". La pareja del FBI –que están igual que hace un año– se reencuentra con la foto de Lorne, lo que les llevará, seguramente, a perseguirle de nuevo, aunque sea por su cuenta. Ojalá contacten con Molly. Y, más importante: el episodio acaba con el encuentro, supuestamente fortuito, entre Lester y Lorne en un bar de Las Vegas (¿sabía Lorne que Lester estaba allí?). Lester no sólo ha escapado de la ley, ha conseguido que le nombren vendedor de seguros del año, se ha casado con una asiática e intenta ligar con unas chavalas que pasaban por allí. El poder corrompe, pero, ya está claro, que el germen anidaba en este apocado Lester que, en realidad, es un tipo deleznable en potencia. Lorne, escuchamos, da a entender a su grupo de amigos que es médico. Es decir, sigue haciendo lo que mejor sabe hacer: mentir. Ojo, que en la mesa está el gran Stephen Root, aunque casi no se le ve en segundo plano. Mientras cuenta una anécdota entre risas, el rostro de Lester se va transformando: de vencedor exultante al tipo más pringado, de nuevo. Lorne es el único que sabe que Lester mató a su mujer. Le teme. He tenido que ver esta secuencia varias veces, Martin Freeman hace un ejercicio de interpretación brutal. ¿Veremos a Molly, embarazada, arrestando a Lester mientras éste mete una pierna de Lorne en una aserradora? Sería AWESOME!

Episodio 1x9 A Fox, a Rabbit and a Cabbage
Zas en toda la boca! Bill, por fin.
El título hace referencia a ese acertijo del tipo que debe cruzar un río con un zorro, un conejo y una zanahoria. Me ha defraudado un pelín este episodio. ¿Para qué quiere Lester arriesgar lo que tiene OTRA VEZ? ¿Por qué Lorne no lo mata desde el inicio en vez de cargarse a sus tres amigos, incluida su pareja? Los guionistas necesitan volver a juntar a estos dos un año después, regresar donde comenzó todo, y lo hacen a las bravas. Lorne vive como dios con su chavala, bebiendo Martinis, montando fiestones en su casa de estilo sesentero. Cuando veo a Billy Bob Thornton me olvido de Martin Freeman. Me chifla este dentista tan chic, con el pelo y la barba canosa, vestido impecable, aunque me desagrade ver en primer plano las caries de su paciente. Quiero saber más sobre su nuevo amigo, Burt Canton (Stephen Root) y su hermano, el soplón (¿en protección de testigos por la mafia de Chicago, dará esto para otra historia?), sobre ese bombón (Helena Mattson, la Irina de Mujeres desesperadas) que le quiere meter el dedo gordo por el culo (sic). Pero Martin Freeman se cruza en el camino y Fargo vuelve a ser Fargo. Es genial como los guionistas te predisponen para que tomes un poco de asquito a esos personajes que de primeras parecen inocentes. El amigo de Lorne, un tipo encantador, me cae peor cuando le pregunta qué tal es su chica en la cama. Vaya. O cuando la mujer asiática de Lester le cubre las espaldas delante de Molly (miente) y luego nos cuenta que limpiaba las mierdas de los clientes de un hotel y que menos mal que se casó con él. Cuando se cargan a ambos personajes, me duele menos. La escena del ascensor es muy Coen, cuando Lorne deja en manos de Lester la decisión: ¿sí o no? ¿es esto lo que quieres? ¡Pues vamos! Y se carga a los tres: sumamos: 33 muertos ya en Fargo. WTF! Lorne sigue escuchando sus cintas, al igual que Dexter con sus cristales con sangre, éstas podrían ser una prueba de sus fechorías. También sigue contaminando a los demás con su maldad innata, como a esa familia que no ha hecho nada, sólo vivir en la que era la casa de Lester, la de los asesinatos. Si Lorne está pirado, Lester le sigue muy de cerca, enviando a su propia mujer al matadero. Así termina el episodio, con Lorne esperando a Lester en su agencia de viajes. 34 muertos, Lorne fumándose un cigarro y Lester escondido en su coche temblando. A falta de un episodio tenemos a los agentes del FBI poniendo firme al jefe de Molly (llamándole gilipollas en su cara básicamente, ya era hora Bill que alguien te dejara clavado en el suelo, enmudecido), con ganas de cazar a Lorne, ayudando a Molly, a la que reconocen su valía, y con Gus animado a volver al tajo, tras ver a Lorne pasar en su coche. Éste ha sido un episodio de absoluta tensión, cuando escapa Lester no sabes cuándo le va a pillar Lorne, cuando Lorne habla con el padre de Molly en la cafetería sobre Lester pienso que lo va a matar. Por los pelos no se cruzan todos con Lorne, con su sospechoso. Así es Fargo, las coincidencias existen, continuamente, y la bondad y la maldad, muy bien representadas en ambos bandos.

1x10 (final) Morton's Fork
El Mal, la rabia, la muerte, the End.
Con este final, Fargo se convierte en una de mis series favoritas del año. Ha tenido una gran historia, intriga, personajes muy currados, enormes actores y, en su final, no me ha defraudado. No sé qué tal será la segunda temporada, pero como miniserie me hubiera funcionado a la perfección. Cierto es que el maldito dinero sigue enterrado en la nieve, junto a la valla. Tal vez, esto dé origen a alguna nueva trama. También nos hemos quedado sin saber quiénes eran los jefes de Lorne, aunque me imagino que serían mafiosos con traje de chaqueta. Y, por cierto, ¿quién era el policía que ayudó a Lorne en el episodio 1x5? El último epi se llama Morton's Fork, que hace referencia (según la wikipedia) a un argumento contradictorio que lleva a la misma conclusión (Poirot obliga a disfrazarse a un criminal, cuando éste evidencia que no sabe hacerlo Poirot llega a la conclusión de que lo hace aposta para disimularlo, cuando en realidad sí usa esos disfraces). El episodio arranca con el final, pero aún no lo sabemos, una moto de nieve volcada y la cámara introduciéndose en un agujero congelado en la nieve. Lester piensa rápido y busca una coartada en el café del padre de Molly, donde disimula, sale por la puerta de atrás, llama a la policía avisando de un tiroteo y vuelve a entrar. Lester parece tener una estrella de la suerte, ¿no os parece? Me extraña que Lou, un ex policía, no se dé cuenta de que ese tipo esconde algo. En el café Lester saluda a la pareja que vimos en el piloto, aquella que fue a su tienda en busca de un seguro de vida. No es fortuito, como nada en esta serie llena de señales. Al final, ese vendedor que no ha hecho daño a nadie, acabará ayudando con buena fe (le deja conducir uno de sus coches a pesar de que tiene la tienda cerrada) y después por obligación a Lorne, muriendo, aunque sólo le veamos pedir clemencia. Porque Lorne es el Mal, así, con mayúsculas. También tiene estrella como Lester, eso es lo que les une. Caminan por la vida haciendo lo que les da la gana sin sufrir ninguna consecuencia. Menos suerte, por su poca pericia, es la que demuestra tener la pareja del FBI, que vuelve a tropezar en la misma piedra cuando deben custodiar a Lester en su casa. Ha salido libre, una vez más, por falta de pruebas, pero Molly sabe que Lorne irá tarde o temprano a por él. Cuando los veo hablar entre ellos sé que van a morir. Parecen estar predestinados. Hace un año se salvaron de Lorne, le dejaron matar a 22 personas (nada menos) y los defenestraron, se quedaron encerrados en un archivo y ellos decidieron volver al ruedo. En Fargo o te quedas en casa o te juegas la vida. Así es. La pareja del FBI se pregunta si la vida no será un sueño: cuando ven aparecer a la Muerte (Lorne los dispara) es cuando más se aferran a esta trágica teoría. "No me puede estar pasando a mí", parecen decir. Lorne suma otros tres muertos, junto al tipo del concesionario (36), cuando se dispone a acabar, de una vez por todas, con Lester. Hay una escena que recuerda a Fargo, cuando Lorne arrastra uno de los cuerpos detrás de unos leños (lo de la pierna, nos quedamos con las ganas). Lester, más listo que el hambre, aprovecha un cepo de su hermano para atrapar a Lorne, lo justo para ganar tiempo. En el octavo episodio, Lorne le contaba un cuentito muy parecido sobre un oso, cuya pata quedó atrapada en un cepo parecido. Lorne le dispara, formando agujeros en la puerta del baño que me recuerdan a Sangre fácil (1984), de los Coen. Lorne huye malherido, se arrastra a su cabaña y se entablilla la pierna en una escena que da bastante dentera, ya que se le ha salido el hueso. Y aquí viene lo mejor y más inesperado del episodio. Está claro ya que Molly se enamoró de Gus porque le recuerda a su padre. Ambos, tras una triste experiencia en la policía, decidieron dejar su puesto y dedicarse a otras labores menos peligrosas. Por eso, ambos temen por la vida de Molly, porque se han enfrentado al Mal y saben lo que es. El padre de Molly, Lou, decide dejar de hibernar y apostarse en el porche de la casa de Molly para defender a su nieta. Toma partido. Curiosamente, también lo hace Gus que intenta por todos los medios que Molly se quede en la comisaria. A Gus se le cruza un lobo en el camino, frena el coche y, predestinado, se encuentra de bruces con el coche de Lorne. Si Gus hubiese detenido en su momento a Lorne, nada de esto hubiera pasado y, por eso, intenta revivir el momento. Lo mismo que los agentes del FBI, lo mismo que Molly. Es como si tuvieran otra oportunidad para hacer justicia. Pero, ¿está Gus predestinado a morir como los tipos del FBI? Aquí temo por su vida y también pienso en las grabaciones que Lorne guarda en la cabaña que incriminan a Lester. En una de las mejores escenas de Fargo, Lorne se cura la pierna, mira por la ventana y ve al mismo lobo, algo le dice que las cosas no van bien. En efecto, agazapado estaba Gus, esperando el momento, y sin mediar palabra le dispara a muerte. Pero Lorne no muere, parece invencible, ¿estamos en una peli de terror o qué? A Gus le tiembla el pulso, pero se lo carga finalmente. Escalofriante la mirada maligna de Lorne, sangrando por la boca, como aquel perro/humano rabioso del que hablaron en el episodio 1x6. Lorne muere, pero consigue que Gus haga algo que no quiere hacer, porque no es una persona violenta. Haciendo caja: en la primera temporada de Fargo hemos contado la friolera de 37 muertos. Gus antepone su seguridad por la de Molly, eso es lo único que necesitaba para ser valiente, lo mismo que su suegro. La familia, en Fargo, es lo primero. Que el jefe de Molly tire la toalla y diga que no está hecho para el trabajo de policía nos adelanta que Molly será la futura jefa de toda esa panda de ineptos que tiene por compañeros. Bob Odenkirk se marca su último speech en el que confiesa que es un tipo normal, que no quiere comerse la cabeza pensando en la maldad, que tiene miedo. En Fargo hemos visto, desde el inicio, una lucha incesante, un pulso, entre el Bien y el Mal. Se trata de matar o morir, le había resumido Stavros a su hijo. Molly representa el Bien y como tal no mata a nadie si puede evitarlo. Es el Bien más puro, el de una mujer embarazada, que le cuenta a Lester otro cuentito (que enlaza con la venta de calcetines sin emparejar del episodio 1x5): a un tipo se le cae un guante de un tren y decide tirar el otro por si alguien los encuentra. Éso es ser buena gente, pensar en los demás, sacar provecho positivo de algo negativo, aunque no sea para uno mismo. Por eso, Molly decide salir de la comisaria e ir a casa de Lester. Ella es así, toma partido. Su padre Lou le cuenta a su nieta que tuvo que defender a Molly cuando ésta era pequeña, no de quién si no de qué. ¿Será ésta la siguiente historia que veamos en Fargo, ambientada en 1979, qué le pasó a Lou y a su pequeña, de qué se tenían que defender? Y para el final de esta review, el comienzo del episodio. Dos semanas se escaqueó Lester de la policía, pero acaba acorralado en la nieve, tras caerse de su moto. Corre sobre el fino hielo hacia la frontera con Canadá, comienza a desquebrajarse hasta que cede bajo sus pies y en silencio acaba enterrado, helado, en vida. Y parece hacerlo en el mismo agujero que le prepararon en el episodio 1x4 el sordomudo y su compinche, cuando Lester salvó la vida milagrosamente. Carambolas del destino que acabes muriendo donde deberías haber muerto hace un año. Más que un sueño, es una pesadilla.


Los agentes del FBI de Fargo, dúo cómico Keegan-Michael Key & Jordan Peele en el especial comedia de Entertainment Weekly (octubre 2014).

Sobre la segunda temporada de Fargo. Allison Tolman (Molly) comentó que es muy posible que si hubiese segunda temporada volviera su personaje y el de Gus (Colin Hanks). Vía. 

Billy Bob Thornton gana mejor actor de miniserie en los Critics Choice Television Awards.
Billy Bob Thornton gana mejor actor de miniserie en los Globos de Oro.
 

Más cosas de Fargo en Yonomeaburro:
Ilustración del libro Movies R Fun.

13 comentarios:

Sublime dijo...

¡Por fin! El mejor piloto en mucho tiempo. La escena entre Colin Hanks y Billy Borb Thornton...wtf!

Mariló García dijo...

Con lo que i hate a Colin. Por un momento pensé que se lo iban a cargar, pero ése sí que hubiera sido un wtf.

Sublime dijo...

Ay....qué grande es esta serie. Muy de acuerdo con lo de las escenas que ocurren en un segundo plano. También me gustó la pelea en el primer episodio entre los dos hijos del matón, a través de la ventana, mientras los polis están dentro. Y el salto de Kolly. ¡Genial!

Carlos M. dijo...

Ya voy con 4 capitulos y me atrevo a decir que le puede competir fácilmente con True Detective en cuanto a trama y personajes.
Bueno, ya opinaremos cual acaba mejor.
Saludos

Lethe dijo...

Lo de " Luke yo soy tu padre " me mato, :-D, que cosa mas mitica en la que se a convertido, :-))))

Carlos M. dijo...

Gracias por la mención ;)
El 1x07 es un capitulazo, Lester esta muy "Breaking Bad" y Lorne muy "True Detective" a lo del plano secuencial del edificio... nunca lo había visto en una serie.
¿Me atrevo a decir que es el mejor estreno del año?
Por cierto, 5 nominaciones a los 'Critics Choice TV Awards' y 2 'TCA Award' Saludos

Lethe dijo...

Cada vez me parece mejor esta serie.
No se que me da, pero creo que lo que le cuenta el padre de Molly a Lorne, creo que tambien esta relaccionado con el, y es que hasta me pega con su manera de hacer las cosas....

Donofrio dijo...

¿Pero entonces es miniserie o no? Es que en critic's choice la han premiado en el apartado de "Mejor miniserie".

Mariló García dijo...

Donofrio es miniserie, que podrá tener segunda parte, como ocurre con American Horror Story o True Detective.

Series Anatomy dijo...

Ayer vi su último episodio. Qué gran serie de principio a fin. Aquí os dejo mi opinión por si tenéis curiosidad ;)

http://seriesanatomy.blogspot.com.es/2014/06/fargo-reloaded.html

Saludos!

sofia martínez dijo...

Fargo es una de las películas catalogadas como la mejor de los hermanos Coen, y francamente comparto la opinión pues es una cinta soberbia con cual los Coen se introducen en la estupidez humana trazando una historia desoladora y violenta que nos acerca a un mundo estrambótico y ruin desde un punto de vista corrosivo. La fantástica manera con la que juegan los hermanos Coen con el paisaje, con los tiempos narrativos, los excelentes actores;Steve Buscemi, William H. Macy y Frances McDormand, además de la banda sonora de Carter Burwell, hacen que 'Fargo' sea una experiencia única, una película irrepetible que tiene un arranque tan solo superado por su excelente final.

Rubén Álvarez dijo...

He llegado tarde a ver la temporada 1 de Fargo pero después la he visto dos veces en esta semana. Ya sabemos que en la Temporada 2 viajaremos hasta 1979 y conoceremos los acontecimientos de Sioux Falls. En la Temporada 1 se habla en varias ocasiones de este caso del pasado: lo hace el jefe de la policía de Duluth (que no recuerda nada similar a lo de Bemidji desde lo de Sioux Falls), lo hace el padre de Molly (que dice que ya montó guardia esperando no a quién sino a qué)y lo hace de nuevo Lou, el padre de Molly, cuando habla con Malvo en el restaurante y le dice que en Sioux Falls se juntaron tantos muertos que llegarían a un segundo piso.

Y Lou le pregunta a Malvo si conoce Sioux Falls. Malvo contesta que una vez estuvo en Sioux City, hace muchos años, en su época más loca.
Y yo me pregunto ¿Y si Sioux Falls tuvo que ver con Lorne Malvo? ¿Y si aparece un joven Lorne Malvo en la Temporada 2?

Mariló García dijo...

Rube, tienes toda la info de la segunda temporada aqui

http://yonomeaburro.blogspot.com.es/2015/01/fargo-2-claves-y-curiosidades.html