8.1.14

Piloto Intelligence, Josh Holloway no es Person de mi Interest (lloro)

(puede contener spoilers del episodio) No es Sawyer en la isla de Perdidos, es Gabriel Black perdido en medio de un monte, intentando conectarse vía satélite a través de un chip que le han colocado en el cerebro. Así arranca el piloto de Intelligence, apuesta de la CBS que estrena el 12 de enero Fox Crime España.

Gabriel es el arma de destrucción masiva made in USA más potente fabricado en Cybercom, en un programa secreto llamado Clockwork. Y el resto del mundo quiere esa tecnología, of course. No todos pueden llevar el chip, sólo los que sufren determinada mutación genética (¡me aburro!). Pero él sólo quiere una cosa: recuperar a su chica Amelia, como el mono Amelio y yo, una supuesta terrorista al estilo Brody en Homeland (¿será buena, será mala?). Gabriel no sólo lleva calentitos jerseys hipsters de COS, tiene su corazoncito. Han pasado cinco años y sigue buscando a Amelia, creyendo en su inocencia. Pero, no sabemos muy bien por qué, le asignan de pronto, como en Elementary, a una tía que le cuide y evite que contacte con Amelia, supuestamente viva (en un episodio seguro que vemos algo parecido a La constante de Lost, pero en mal).

Su nueva guardaespaldas es una crack, interpretada por la Caperucita megasexy de Érase una vez (Meghan Ory), aquí, sin embargo, parece la sosa Olivia de Fringe, con su traje chaqueta y su cara inexpresiva. Es tan acojonantemente buena la mujer, que protegía al presidente de USA, y el invento Gabriel es tan megaimportante que hasta el presidente prefiere que lo maten a que ella no le defienda. Demuestra hablando mejor el chino que él, que sin chip podría resolver ciertos aspectos que Gabriel no controla. Vamos, que se complementan. El piloto me aburre por momentos. Es un cruce, como ya vaticinaba en febrero de 2013, entre Person of Interest (Gabriel está conectado y puede adelantarse a las jugadas) y Chuck (por aquello del chip en el cerebro, aunque sin su gracia). Como pareja no hay química, ni tan siquiera en los dos momentos forzados en los que vemos que los arrejuntan para que haya roce casual.

Mientras estos dos aparecen más feos de lo que son en realidad (cero producción), su jefa, Marg Helgenberger, tiene el síndrome de Benjamin Button y sale más joven que en el piloto de CSI: Las Vegas emitido hace 13 años. La persuasiva Catherine Willows lo es también aquí, como Josh Holloway es el chulito de la pradera. De hecho, cuando veo por primera vez al actor corriendo, dando patadas al aire y escapando, me recuerda a su personaje de Misión imposible: protocolo fantasma. Cuando recuerda escenarios y pasea entre ellos es clavado a Imborrable, la serie con Poppy Montgomery. Vamos, que no inventa nada. Personajes cliché con escenas de acción mal rodadas y con el cansino mensaje de fondo de qué grandes somos los EE UU que velamos por la paz mundial. No la compro, también es verdad que no sigo Person of Interest y puede que a los fans de ésta les guste Intelligence, ya me diréis.

Actualizo: una duda. Gabriel abre una puerta y luego, ¿es incapaz de abrir otra puerta? ¿Por qué?

4 comentarios:

Tony Blanco dijo...

Jo, qué desilusión. ¡Y ni siquiera sale guapo! Pues pasando...
Por lo que cuentas me recuerda un poco a las misiones asignadas al "hombre del Millón de Dólares", aquella mítica serie de los 70 con Lee Majors, cuando éramos más impresionables. Y los efectos y la producción, por lo que veo estaban casi a la misma altura que en esta serie...

Mariló García dijo...

Tony, qué mayor eres! jaja No la recuerdo. Pero para ver Intelligence prefiero engancharme antes a Person of Interest. El piloto de Intelligence me aburrió soberanamente :(

Pit dijo...

El mono se llamaba Amedio

Mariló García dijo...

Ésa es la gracia, llamarle Amelio.