22.7.13

Piloto, crítica y curiosidades de Orange is the New Black, cómo sobrevivir en la cárcel siendo mujer

(sin spoilers) Hace unos meses en un programa de entrevistas de Canal+ me preguntaron cuál sería la serie que me gustaría ver que no existe ahora mismo en televisión. Comenté que de todos los temas o tabúes posibles era el de la cárcel uno de los menos tratados. No me refiero a episodios si no a una serie ambientada por entero en la cárcel. Tampoco me servía Prison Break, que podría haber sido una miniserie sólo de su primera temporada. La idea no era tanto escapar o salir de la cárcel como mostrarnos cómo se vive el día a día en ella. Con reclusos que cumplan sus condenas, ni más ni menos.

Reparto de la serie.

Y, de pronto, Netflix estrena Orange is the New Black, la nueva serie de Jenji Kohan, creadora de Weeds. Trece episodios que se pueden ver del tirón (están online), de casi una hora de duración cada uno. Netflix, en su línea de apoyar productos como House of Cards o Arrested Development independientemente de su audiencia, firmó una segunda temporada sin haberse emitido la primera. Cuando vi el piloto tuiteé sin pensarlo: “Orange is the New Black es lo mejor que nos podía haber pasado”. Y así ha sido en efecto. Descubrir que el tercer episodio lo dirige Jodie Foster es un aliciente más, tanto como descubrir que la serie está basada en hechos reales.

Portada del libro con las zapas naranjas de reclusa.

Limpiar la celda con compresas, preparar una tarta de queso, arreglar una lámpara... son cosas que se mencionan en el libro que aprendió a hacer la prota en la cárcel. Piper (Taylor Schilling), 10 años después de ser pillada transportando dinero obtenido de la droga con su novia (Laura Prepon con aires de superioridad mola mucho) es encarcelada. Su vida en esa década ha cambiado: ya no es lesbiana, se ha prometido con un chico decente (Jason Biggs) y tiene su propio negocio de jabones. Piper es la viva imagen de la bondad: una rubita ingenua que está dispuesta a pagar por sus errores, y que cuando entra en la cárcel irá descubriendo qué significa estar privado de libertad y cómo sobrevivir con decenas de extrañas. La historia se inspira en las memorias de Piper Kerman, publicadas en 2010, que estuvo en prisión un año (en 2004, cometió el delito en 1993 con 24 años). Pensar que un episodio como el de la gallina es real me hace aún más gracia. Se pueden leer aquí.

Pablo Schreiber (The Wire) caracterizado, hace un papelón como el Bigotes.

Regina Spektor canta la intro de la serie: You've Got Time


La serie, rodada en Nueva York, hace referencia al color naranja del uniforme de las novatas: el naranja es el nuevo negro. Este título (el mismo que el del libro) deja claras las intenciones de su creadora. No estamos ante la Oz de mujeres. En la serie de HBO Oz se vivía un auténtico drama en cada episodio. La cárcel de hombres nada tiene que ver con esta prisión de mujeres. El tono roza incluso la parodia, nunca llega a caer en el drama desgarrador (en la serie el tono es más himorístico que en el libro). Es decir, mientras en Oz se sucedían las violaciones, en Orange… vemos amor entre las reclusas. No presenciamos tanta violencia y degradación, al contrario, descubrimos que estas mujeres, la mayoría, están en la cárcel porque han sido engañadas o por delitos menores. La cárcel las ha hecho más duras, desconfiadas, agresivas. Algunas están locas literalmente, pero la mayoría ha aceptado su paso por la cárcel, intentando no llamar la atención y pasando desapercibidas. En esta cárcel no hay mujeres policía, los que ponen el orden son hombres. Y hay de todo. Desde el director condescendiente que trata a Piper como un igual porque cree que ella no se merece estar ahí dentro, hasta el policía que se enamora de una reclusa, pasando por ese gran personaje que es el poli con bigote interpretado por el irreconocible Pablo Schreiber (Sobotka en The Wire). El típico bocazas, que abusa de su poder, pero que en el fondo es un perdedor y un pringado.

Izq., los protas en la serie. Dcha: el matrimonio real.

Vemos cómo se alterna la vida en la cárcel con los flashbacks que recuerdan cómo eran estos personajes en libertad. Cada episodio va descubriendo retazos de estas mujeres, cómo vivían, qué les llevó a la cárcel. Y la mayoría de ellas no eran delincuentes si no que vivían una vida de lo más normal hasta que algo las hizo cometer el delito. Vamos, que te puedes imaginar viviendo ese particular infierno, lo cual acojona un pelín. Esto da mucho juego porque hay de todo y todo parece muy creíble, aunque al mismo tiempo se narre como un cuento. Es decir, la serie intenta hacernos comprender que vivir en una cárcel es no sólo lo peor que te puede pasar (y que no parece ser la solución para castigar por delitos menores) si no que puede dar lugar a situaciones surrealistas e incomprensibles, que sólo se pueden entender ahí dentro. Las reglas son diferentes y el juego es el que es. De hecho, Piper se parece en muchos aspectos a la Nancy de Weeds, que se deja llevar por las circunstancias y va sobreviviendo como puede. Nancy pasó por la cárcel, y aunque no ví aquella temporada me supongo que compartirá muchas de las ideas de esta serie o cosas que no se desarrollaron entonces. Ver a Jason Biggs recreando alguna imagen grotesca muy parecida a la del pastel de American Pie marca también el tono de comedia de esta serie pensada para las mujeres. Porque en Orange… está la presa veterana, la enferma crónica, la que padece cáncer, la lesbiana agresiva, la loca, la femme fatale, la cocinera (la magnífica rusa interpretada por Kate Mulgrew, que se llama Red, puede que como homenaje al Morgan Freeman de Cadena perpetua que "lo conseguía todo"), la monja, la operada… Orange… es una serie de personajes y todas las actrices están estupendas.

Laverne Cox tuiteó la foto con Jodie Foster.

El papelón que hace el transexual es muy grande (Laverne Cox). Cómo la sociedad no está preparada para algunos temas en femenino, mucho menos lo está la cárcel. El tema racial, los gays, los transexuales, la locura, las clases sociales… Sin embargo, creo que la protagonista no está a la altura: Taylor Schilling no me llega a convencer. Al contrario que The Wire, que también mostraba esa parte de la sociedad que preferimos mantener a oscuras, como si no existiera, en Orange… se ridiculiza la situación. No sentimos lástima por estas mujeres ni las juzgamos severamente, nos reímos con ellas y nos gustaría que la vida en la cárcel fuera así de liviana. Siempre tendemos a creernos la cárcel como un lugar inseguro en el que las bandas mandan, los fuertes abusan y los débiles tienen, en general, las que perder. En Orange… también pasa, pero mezclado con azúcar. Todo se dulcifica, si se puede claro, pero si hay que mostrar a dos mujeres dale que te pego debajo del púlpito de la capilla de la cárcel pues se muestra. Una de las mejores series de la parrilla estrenada, además, en verano, normalmente meses de sequía creativa.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Es malísima esta serie.

Anónimo dijo...

Pablo Schreiber también salió en Weeds. Fue en la ultima temporada, la que no viste por eso no lo sabes...
Era el hermano de la novia que Nancy se echó en la cárcel y del que conseguía "material" para vender y sex....

Anónimo dijo...

¿Malísima? Coño, para mala Camp, o los cientos de miles de pilotos que están saliendo últimamente. Orange fluye como la espuma, se ve de un tirón. Me gusta mucho más de lo que me gustó Weeds en su momento, los personajes, ahora sí, te llegan y todos tienen algo que te engancha, con claros y grises. No hay ningún capítulo de relleno, eso mola y se agradece.

Anónimo dijo...

Me encantó la serie, tendría que ver más temporadas para decir si es mejor que weeds, pero la primera la vi en 3 días; es realmente adictiva. Me gustó mucho su humor negro, los distintos matices y evolución que tienen los personajes, tanto los principales como secundarios, que van enriqueciendo la historia y lo mejor es que esta no se centra solamente en la protagonista. Me parece interesante la forma como se cuenta la historia previa a la prisión de un personaje capítulo a capítulo y como ciertas situaciones tienden a identificarnos. Felicitaciones a Jenji kohan y Netflix...

Akane Kido dijo...

es increible esta seris....me la vi toda en un solo dia, es extremadamente adictiva, el final te deja definitivamente con mas, ahora me gustaria saber si el libro cuenta todo lo que pasara posiblemente en lA segunda temporada

Quinn.F dijo...

Lo que lasa entre Alex y Piper es real? Quiero decir si la verdadera Piper pasó por lo mismo en l cárcel con su exnovia. Yo no he leído el libro y por eso lo pregunto

Mariló García dijo...

Han variado el libro, estuvieron juntas pero no sé si todo lo que se cuenta es real...

Anónimo dijo...

Todo lo de Alex y Piper en la carcel no es real, entre ellas no hubo nada, imagino que es para darle mas interés a la serie

Anónimo dijo...

Ya salió el 1er. capítulo de la 2da. temporada: http://elrincondellirio.blogspot.mx/2014/06/orange-is-new-black-segunda-temporada.html