5.4.13

In the Flesh, zombies gays

(puede contener spoilers) Me llevé una sorpresa (agradable) cuando me enteré de que In the Flesh sólo iba a tener tres episodios (han firmado por una segunda temporada, ojo). De haber contado con más la hubiera dejado de seguir (a ver ahora). In the Flesh de la BBC es una nueva vuelta de tuerca al tema zombie al preguntarse qué ocurriría si ser un no-vivo fuera sólo una enfermedad con la que se puede convivir. Tras disfrutar mucho con Les Revenants, el listón estaba muy alto. Por eso, al final, In the Flesh me ha parecido un poco bluf (menos que el final cutre de The Walking Dead, eso sí). El protagonista lánguido (el del poster) me daba repelús sin ser zombie, su hermana matazombies es un estereotipo que ya huele (pelo teñido, chaqueta de camuflaje, maneras de marimacho), los padres en general son todos un poco desgraciados (siempre con la angustia en la cara, sin diálogo) y los antizombies, una secta que no tiene mucha razón de ser. Lo peor de In the Flesh aparece cuando descubrimos que tal vez todo sea una metáfora del sida en la comunidad gay. El zombie que regresa a su pueblo con una enfermedad que no es contagiosa pero de la que todo el mundo tiene miedo es como hablar del gay que en una pequeña comunidad es portador del sida. Si ésta es la intención (que la es) suena a serie de los 90, con una historia demodé que finalmente no le interesa a nadie. Y es una pena porque en el piloto el protagonista nos cae bien, es un chaval que se suicidó y que vuelve a su pueblo bajo una capa de maquillaje y lentillas que le hagan parecer humano. Cada día alguien debe inyectarle en la nuca una fórmula que impide que se vuelva agresivo y quiera morderle la yugular al primero que pase (tiene lo que se llama Síndrome del Parcialmente Muerto). Como en la peli Memorias de un zombie adolescente, sus últimos recuerdos son los de una chica negra de la que comió sus sesos. Es una putada, para empezar, que te quieras matar y te devuelvan a la vida. Luego descubrimos que se suicidó porque un amigo-vecino-¿novio? se fue a la guerra. Este personaje también regresa, igual de zombie, con unas gruesas cicatrices en la cara que no puede disimular. Pero su padre es el cabecilla de los matazombies, así que primero intenta protegerle, para después ir contra él, llegando a (re)matarle. No se entiende por qué los zombies necesitan que alguien les inyecte la fórmula (son dependientes). Tampoco que nadie haga nada en contra de esta secta que extermina a los no-vivos. Cuando acaba la serie tampoco queda claro si estos dos eran pareja o no, o sólo el lánguido estaba enamorado del militar (ni un maldito beso entre zombies vemos, ¡eso hubiera sido la leche!). Los zombies pueden sentir, como esa zombiewoman que se lo monta (y todo) con un antizombie, y están más cuerdos, también mentalmente, que "los sanos". Hasta aquí una absoluta genialidad de punto de partida, pero luego se echa en falta más personajes (como los de Les Revenants) ya que sólo se centra en esta relación homozombiesexual que tampoco se explica bien. La zombie se larga por miedo a otro sitio donde no la conozcan; el zombie militar la palma y el que se suicidó es el que se queda en el maldito pueblo más solo que la una y con una familia que no entiende del todo lo que está pasando. Como si ser zombie-tener el sida fuera una cruz, pues no.

In the Flesh la emite en España Movistar Series.

13 comentarios:

Anónimo dijo...

pa hacerte caso. desde el momento en que aparece la palabra cutre para definir el final de the walking dead es que algo va mal. horchata en las venas o una amargura y unas ganas de criticar lo incritacable para desmarcarte del resto.

Mariló García dijo...

Sí, lo que va mal es TWD. Suelo ser muy justa, así que por ahí no puedes atacar. Y son opiniones, no verdades absolutas.

anto33 dijo...

A mí no me ha desagradado.Si acaso,el ritmo es muy lento,pero eso es habitual en las series inglesas.No creo que sea una metáfora del sida,sino más bien de la idea de ser diferente y la hipocresía de parte de la sociedad,como el padre que odia a los "podridos",pero finge que su hijo es normal.Más bien es una metáfora de la homosexualidad,la raza,etc.Me parece normal lo de que nadie se enfrente(bueno,al final,sí)a los luchadores,porque es lo que suele pasar en los pueblos pequeños,que decide la minoría reaccionaria y los demás consienten por miedo.

Narrador dijo...

Yo no habia pensado en la condicion de zombie como una metafora del sida, sino de una enfermedad mental. Asi que he visto la serie con esa perspectiva.
Pero esto de acuerdo en lo que dices, en tus sensaciones. A mi tb me parecio un piloto potente, seguido de dos capitulos aburridos. Si llega a tener mas, dejo la serie.
Lo que no sabia es que no va a renovar. Pensaba que si, y he visto el final con esa sensacion. De hecho, yo diria que si, sino ¿de qué lo del segundo renacer o lo de la secta esa rara que al final no tiene ningun sentido?
Lo de ser dependientes sí lo explican: la medicina se debe inyectar entre la vertebra segunda y tercera, o algo asi. Logico, porque a esa parte del cuello no llegamos comodamente solo con una mano. Tb tiene sentido porque si los enfermos dejan de tomar la medicina pueden volverse salvajes de nuevo.
El final me parece mu triste, demasiado para una miniserie con zombies; triste rozando lo aburrido.

Mariló García dijo...

Anto, el ritmo no me ha parecido lento, como podría ser el caso de Rubicon, que es americana.Está claro que la idea primordial es ser diferente pero si hablas de una infección y de una pareja gay y del miedo a una enfermedad desconocida, yo al menos no pude evitar pensar en el sida. Por eso se me ha hecho demasiado evidente.

Mariló García dijo...

Narrador, lo de la enfermedad mental se me escapa. Como comento en esta entrada los zombies son los más cuerdos y nobles, no como "los sanos" supuestamente. No sé si va a renovar o no, pero yo no la seguiré viendo. El segundo renacer es una paranoia de la secta, no significa que vaya a ocurrir. El padre es tan creyente que mata a su hijo pensando que va a volver, pero no lo va a hacer. Eso es lo mas triste de todo. En cuanto a la dependencia ya sé que lo explican, lo que no entiendo es por qué los guionistas necesitan que sean dependientes, es una putada para el zombie que siempre dependerá de los no-zombies o tendrá que ayudarse de los zombies (pero en ese pueblo no hay). El prota siempre estará solo porque la gente que lo rodea morirá y él no.

Anónimo dijo...

Bah, no es tan mala como Top of the Lake pero le falta poco. Al contrario del pensamiento popular, últimamente, con la excepción de Downton Abbey, toda serie que sea británica me da repelús. Es querer querer y no poder. Cuando son buenas son muy buenas, pero cuando son reguleras son malísimas. Sé que no me explico pero cuando se ponen transcendentales les salen cosas infumables como Hit & Miss.

Pero lo peorcito que he visto en una serie pretendidamente buena, es el personaje que interpreta Holly Hunter en Top of The Lake. Quisieron hacer algo misterioso, bizarro, atractivo y les alió un truño risible sin pies ni cabeza. Un poco como la serie en sí.

Bates Motel de momento ni fu fa, pero se ve bien, va por buen camino.

Qué tristes los lunes sin The Walking Dead.

Mariló García dijo...

A mí me gustó mucho Hit & Miss. De Top of the Lake ya hablaré pero efectivamente lo peor son los dos protagonistas y sus pelos.

Series Anatomy dijo...

Y ya tenemos aquí la segunda temporada! El primer espisodio del domingo no estuvo nada mal. Aquí os dejo mi homenaje a la serie ;)

http://seriesanatomy.blogspot.com.es/2014/05/the-british-zombies.html

Saludos!

Sereleia Sharple dijo...

Muy buenas.
A mi la serie me ha parecido y me sigue pareciendo muy original y entretenida. Claramente con la cantidad de siglos de cultura que carga a sus espaldas la raza humana es complicado dar un pelotazo o crear algo completamente nuevo y que guste en masa, pero bueno, es el eterno debate del 'esto está tan visto que me sabe rancio'. Habiendo tenido de antemano esto en cuenta el texto me ha parecido irreverente y absolutista, es una opinión tan valida como otra cualquiera pero soy de las personas que opinan que con las formas se tiene o se pierde la razón. Decir que es una historia demodé es una opinión, decir que no interesa a nadie me parece un error. Te pido disculpas de antemano si al final del artículo todo resulta ser una broma o da un giro completo tu forma de evaluar el asunto, pero he dejado de leer por falta de interés.
Un saludo.

Mariló García dijo...

" el texto me ha parecido irreverente y absolutista" no te entiendo amiga.

manktrax dijo...

Que manera de rizar el rizo!! A ver cuando un nos acostumbramos a que cuando un personaje sea gay no se intenta mandar realizar ningun tipo de metáfora ni nada por el estilo.Simplemente tiene esa preferencia sexual y punto, o acaso nos planteamos esas cuestiones cuando cualquier otro intengrante de la serie mantiene una relación heterosexual??? Seria para mondarse si los padres de los protagonistas estuvieran más preocupados por la homosexualidad de sus hijos que porque han revivido de entre los muertos.
El gran hilo conductor de la serie, bajo mi punto de vista, es un tema ya muy usado, pero que sigue funcionando, que es el ser diferente y como la sociedad sigue teniendo miedo a lo desconocido. Ser diferente; seas gordo, delgado, te guste mujeres o hombres.

Anónimo dijo...

Estoy de acuerdo con que en realidad es una metafora, en general, sobre la comunidad gay y que se apoya en la tematica zombie....mi opinino una pena de serie, aburrida, no la recomiendo.