8.3.13

Crítica Anna Karenina, espectacular puesta en escena

Es divertido recordar el embobamiento que producen las marionetas cuando se es niño. El héroe acaba pegando a la bruja con un garrote, eso ya lo sabes, o al menos lo intuyes, lo esperas, pero aún así no pierdes ojo, aplaudes, te emocionas y lo vives como si tú fueras el protagonista. Con esta adaptación del clásico, Joe Wright te sienta dentro de un teatro por el que desfilan los personajes de Tolstói como aquellas marionetas. A pesar de conocer la historia de estos amores trágicos –sólo del amor se inspira esta versión–, te dejas seducir por la espectacular ambientación y la grandiosa puesta en escena, con ese fastuoso vestuario de un personaje para el que Keira Knightley parece haber nacido. Que la química con Aaron Taylor-Johnson no cuaje, no desmerece el resultado final. Ojo con el caracterizado Jude Law, fantástico.

[Crítica publicada en Cinemanía marzo 2013]

2 comentarios:

Cristina Fraile Tamayo dijo...

Umm... que ganas de verla¡¡¡
Creo que esta noche igual cae, si engaño a alguien para que me acompañe¡¡

Un beso, te invito a que visites mi blog (también hablo de pelis, así que igual te interesa)

http://cheekonchic.blogspot.com.es/

manipulador de alimentos dijo...

Hay que tener mucho cuidado con los sentimientos, saber interpretarlos, como si de música se trataran. La de la reciente adaptación de Anna Karenina, sobre el clásico de Tolstoi, a menudo suena demasiado exagerada y vacía. Me quieres, no me quieres. Eso sí, la puesta en escena es grandiosa y original, en particular las escenas de baile, te dejas llevar imaginándote que si uno fuera tan gracilmente liviano... Un saludo!!!