17.6.12

Crítica. Moonrise Kingdom, de Wes Anderson, amor hipster. Lo mejor y lo peor

Las películas de Wes Anderson tienen a su favor tres cosas:
  • crea un universo propio, original, y hace lo que quiere con él. Todas sus películas parecen tener un hilo conductor (las insignias, los niños de colegio, la familia numerosa, los uniformes, la infidelidad, el desamor, los guiños literarios...). Un caso parecido es el de Sofía Coppola. Eso te lleva a odiarlos o a amarlos, no hay término medio.
  • cuenta historias sencillas, como pequeños cuentos, con personajes rocambolescos, divertidos por su rareza, la mayoría, perdedores con aires de grandeza. Lo que podrían ser cortos, Anderson los alarga gracias a la estética.
  • ofrece papeles a Bill Murray. El actor, que no suele hacer mucho cine, no falta a la cita Anderson (aunque sea para pasear su tripa cervecera al aire). Lo ha hecho en todas sus películas, excepto Ladrón roba a ladrón, el debut del director. Ésta es su sexta participación y a mí me encanta.
Lo mejor de Moonrise Kingdom:
  • como en cualquier película de Wes Anderson, el aspecto técnico, del detalle, que hace de una película simpática, algo un poquito más grande. Los colores, el vestuario, la fotografía, la música... todo ello hace que cada plano tenga su encanto, y que no perdamos de vista ni una sola escena.
  • la historia de amor, sincera y espontánea; la pareja de actores; ver a Edward Norton o Bruce Willis con personajes un tanto desfasados y patéticos; el niño del parche en el ojo. En resumen: los personajes, su punto fuerte.
Lo peor de Moonrise Kingdom:
  • tiende en exceso al rollo hipster, algo que le encanta. Puedes sufrir cierto empacho, hasta la protagonista (Kara Hayward) parece una Lana del Rey de pequeña. Igual que me hacía gracia en Bored to Death no he podido con su explotación en Girls.
  • la sensación agridulce que te deja, como si masticaras tierra todo el rato.
  • las grandes expectativas que ha creado. Mi película favorita era Los Tenenbaums hasta que vi Fantástico Señor Fox, una obra maestra. Moonrise Kingdom me ha recordado mucho a aquélla, como si hubiera querido hacer con personajes reales una historia que podría haber escrito Roald Dahl también. La séptima película de Anderson, para mí, no es la mejor que ha hecho. Pero mantiene un nivelón, algo muy difícil de ver en una filmografía con tantas buenas películas.
+Mi crítica de Viaje a Darjeeling. 

+El peculiar estilo hipster de la filmografía de Wes Anderson. 


+Qué es ser un hipster.

4 comentarios:

Emilio Doménech dijo...

Cuando comentas que tiende al rollo hipster te pasa como a mí, salvo que yo creo es un problema que termina perjudicando a un guion que se cree más genial de lo que realmente es. Hay muchas escenas que por mucho que lo intentan no son tan graciosas como deberían y sólo terminan encandilando por todo lo que las rodea y tú misma señalas: vestuario, fotografía, diseño artístico...

Impecable apartado técnico, se ejemplifican perfectamente en los maravillosos 5 primeros minutos con esos travellings horizontales y verticales por la casa de la protagonista.

Comentas que los personajes son su punto fuerte. Comparto que la historia de amor es genial y que Bruce Willis y Edward Norton aportan grandes momentos, pero me queda cierta amargura con el desaprovechamiento del resto del elenco, sobre todo de una Tilda Swinton que simplemente importa por aquello que representa.

Gran post, by the way.

Mariló García dijo...

Lo mejor de Tilda Swinton es su look de enfermera retro. Y sí, desaprovecha a algunos personajes, eso le suele ocurrir. Gracias x pasarte!

Anónimo dijo...

Sofia Coppola es como la Isabel Coixet americana: una niñata que va de 'cool' y produce artefactos fílmicos con un diseño muy currado, pero sin alma ni contenido, (y de contar una historia, mejor ni hablamos)...

Antonio dijo...

Ya la he visto, y por lo menos para mí tiene un buen plantel, buen guión, bien llevado: buena película. Y muy buena crítica y comentarios.