27.12.11

Crítica. Drive, el rey escorpión


(sin spoilers) Ví hace ya tiempo Drive. Hay quien diga, ahora que se estrena tardíamente en España, que es un hype. Otros, como yo, alabarán esta peli oscura y kitsch, más por lo que no cuenta que por lo que vemos. Con una iconografía ochentera, de neones rosas, y una pedazo de canción (A Real Hero, de College), Drive huye (en apariencia) de la violencia extrema, evidente, para alimentar nuestra imaginación. Ryan Gosling, un conductor de película, que arriesga su vida sin pestañear, se convierte en un héroe de sport, con su omnipresente chaqueta del escorpión (el signo del zodiaco del actor también es Scorpio). Su personaje, sin nombre, enmudece concentrado al volante por las calles de Los Angeles. Ciudad solitaria donde las haya. Sólo participa de la acción cuando se planta el palillo en la boca y mete la quinta marcha. Hasta que conoce a una mujer... bueno, a la siempre aniñada Carey Mulligan (no puedo con su mirada frágil, de cordero degollado). El amor le empuja a involucrarse de una manera decisiva. En el reparto, Albert Brooks, que se ha llevado todos los premios, pero ojo a la actuación de su mentor, Bryan Cranston (Breaking Bad). Este tío puede hacer lo que quiera. Menos me gustó el personaje soso de Christina Hendricks (Mad Men), embutida en unos vaqueros, haciendo de chica florero. Y la aparición de Ron Perlman (Sons of Anarchy) sólo confirma que al director Nicolas Winding Refn le chifla el mundo televisivo (apuesta inteligente). También el rollo vengativo (en su filmo, películas como Soy el ángel de la muerte lo confirman). Curioso: el personaje de Gosling lo iba a hacer Hugh Jackman. No me lo imagino. Gosling, con ese ojo a la virulé, le da el toque raruno ideal. No sabes si este tío te da miedo o parece inofensivo. Y eso que el eslogan (There are no clean getaways) es el mismo de No es país para viejos (no, Gosling no es Javier 'Anton Chigurh' Bardem, aunque tenga ese rollo solitario frío). Hay varias escenas memorables, pero me quedo con la del ascensor. Y excepcional la banda sonora de Cliff Martinez, aunque parezca de Angelo Badalamenti (compositor de los filmes de David Lynch). Junto a The Artist, Drive es una de las mejores pelis de 2011.

+Curiosidades sobre la chaqueta del escorpión. Link.
+Posters y trailer. Link.
+Personaje del año en New York Magazine. Link.
+Drive en dibujos. Link.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

esa escena del ascensor! mi segunda película favorita del año, después de Melancholia.
por cierto, ¿por qué dices lo del ojo a la virulé de Ryan Gosling?

Mlo/Yonomeaburro dijo...

Ryan Gosling tiene un ojo chungo. Cuando se le nota le cambia la cara completamente...