3.4.11

Mi crítica del piloto de Juego de tronos (las claves sin spoilers)

Recordad: esta noche HBO emite los primeros 15 minutos.
Actualizo: aquí teneis los primeros 15 minutos de Juego de tronos.


Soy una privilegiada. Y los fans de Juegos de tronos saben de qué hablo (estuve subiendo en la web de Cinemanía noticias sobre Juego de tronos). CINEMANÍA fue la única revista de España convocada para viajar a Londres y ver los dos primeros episodios de la que, posiblemente, vaya a ser la serie del año. No sólo el piloto (Winter is Coming/ Se acerca el invierno) aquel que acaba en la página 100 del libro, dejándote completamente clavado en la butaca, también del segundo episodio (The Kingsroad).

[Recordar que la primera temporada de Juego de tronos tendrá 10 episodios. Seguramente, tras el estreno de HBO el día 17, se confirme una segunda temporada. Juego de tronos está creada, producida y escrita por David Benioff y Dan Weiss, basándose en los libros de George R. R. Martin. Los dos primeros episodios están dirigidos por Tim Van Patten. El productor Mark Huffman la describió en un principio como un cruce entre El Señor de los Anillos y Los Soprano, una comparación no muy afortunada, la verdad. Juego de tronos cuenta, con tres historias paralelas y multitud de puntos de vista dependiendo de los personajes, la lucha por ocupar el trono de hierro de los Siete Reinos y reinar en Poniente].

La mayoría de los espectadores que sigan la serie no habrá leído Juego de tronos. Es más, habrá más de uno que intentará terminarse el primer tocho antes de que se estrene el piloto el 17 de abril en HBO (habrá más tiempo para los que se esperen a la versión en castellano que llegará a España a través de Canal + el 9 de mayo). Yo soy una de esas espectadoras. Así que cuando me proyectaron los dos primeros episodios a mediados de marzo de este año no sabía con lo que me iba a encontrar. ¿Sería como decían El Señor de los Anillos televisivo? ¿Podría competir con otras series épicas como Camelot y Los Borgia, cuyos estrenos han coincidido esta semana? Y lo que es más interesante: ¿me podría poner en el lugar de un fan de la saga? ¿Estarían los fans contentos con el resultado? Pues sí creo que los fans aplaudirán esta versión. Habrá sus más y sus menos, claro. Sin fastidiar la trama a nadie (quien quiera saber y espoilearse a gusto puede asomarse a la Wikipedia) he aquí algunas de las primeras reflexiones.

Los títulos de crédito. 
Espectaculares. Entramos en una especie de juego de rol. La cámara recorre los paisajes de Poniente y los escenarios de los Siete Reinos, dando vueltas. Me siento como uno de los cuervos de los maestres, que en Juego de tronos actúan como palomas mensajeras. O como un dragón, si estos no se hubieran extinguido. La música lo envuelve todo, rotunda. Game of Thrones, a fuego. Me digo, esto va a ser épico. No en vano detrás está el oscarizado Angus Wall, editor de la mayoría de las pelis de David Fincher y diseñador de los títulos de crédito de series como Carnivale, Roma y Big Love.

El arranque. 
Una tierra helada, gélida, se abre paso ante mí, hay unos guerreros, unos seres sobrenaturales, unos códigos. No los entiendo. Pero sé que si no los acatas, te cortarán la cabeza. Las imágenes se corresponden al prólogo de Juego de tronos. Prácticamente toda la secuencia ha sido mostrada en internet en diferentes vídeos. La primera fotografía que vimos de la serie fue ésta, la del cazador furtivo, que pasa entre los muertos, para finalmente huir despavorido.

Los paisajes. 
Ante nosotros se levanta el muro de hielo que separa Poniente de la amenaza de los salvajes. Imponente. La neblina invade los prados (Juego de tronos se rodó en Irlanda del Norte y en Malta). Es fácil imaginarse cuán duro puede ser un crudo invierno en estas tierras. (“El miedo es para el invierno”). Los bosques impenetrables, con sus inquietantes habitantes. Los White Walkers (los caminantes blancos), le dice Bran Stark a su padre. También descubrimos las tierras orientales con el poderoso jinete nómada Khal Drogo. 
 
Efectos especiales. 
Pocos. Excepto el muro y los White Walkers, seres siniestros con ojos luminosos, diríamos que en este mundo ficticio todo es muy real. Efectivamente recuerda ciertos pasajes de la historia medieval. La Guerra de las dos Rosas, que enfrentó a los Lancaster contra los York (¿Lannister contra Stark?), por el trono de Inglaterra (aquí de hierro, de los Siete Reinos). Y, bueno, los huevos de los dragones están ahí, aún en un segundo plano… Lo más interesante es la interrelación entre los personajes, sus aspiraciones, sus enfrentamientos y sus maquiavélicas tramas.

Los personajes. 
En comparación con los libros, ni los Lannister son tan rubios, ni los Targaryen tienen los ojos tan violetas. A Khal Drogo (Jason Momoa) no le llega la coleta por los muslos ni la princesa Daenerys es tan joven (Emilia Clarke es más mayorcita). Pero esto es lo de menos. Pronto se te olvida que a Sean Bean le viste en El Señor de los Anillos y que Jon Nieve (Kit Harington, también más mayor) no debería ser tan guapo. ¿O sí? A pesar de que hubo ciertas reticencias con determinados actores, creo que la elección es estupenda. Mis preferidos: la intrincada relación de las hermanas Sansa y Arya Stark (la historia de los lobeznos y su crianza); el desparpajo (un poco al estilo House) del enano Tyrion (Peter Dinklage, pequeño pero matón en la cama) y el extraño triángulo entre los hermanos Targaryen y Khal Drogo, con algunas de las escenas más sensuales (e imborrables) de estos dos primeros episodios.

El sexo. 
Si de algo puede presumir George R. R. Martin es de no cortarse un pelo. En Juego de tronos nada es negro ni blanco, no hay buenos ni malos. Así que tampoco hay remilgos a la hora de plantear las escenas de cama. Bien es cierto que esto no es Spartacus. Hay desnudos, hay sexo, hay incesto… ¿Cómo planteará HBO algunas de las escenas más retorcidas y desagradables (como las violaciones)? Eso es un misterio. Si tengo que comparar con alguna serie, podría hablar de Roma y de Los pilares de la Tierra.

La violencia. 
Sexo y sangre parecen ir de la mano cuando hablamos de conquistar y reconquistar las tierras de Poniente. Los personajes se rigen por unos códigos de honor, provocando situaciones cuyas decisiones derivan en fatales consecuencias. Cualquiera de los personajes que vemos puede morir. Un consejo para los neófitos de Juego de tronos: no te encariñes de ninguno. Eso es lo primero que yo aprendí.

3 comentarios:

fr0d0b0ls0n dijo...

Sigo opinando que no deberían haber mostrado los 15 primeros minutos, tienen menos probabilidad de enganchar a alguien que ver todo el primer capítulo. Pero bueno, dudo que alguien se eche atrás de todos modos viendo tan solo 15 minutos.

Han cambiado muchas cosas en estos 15 minutos respecto al libro pero todos los cambios me parecen adecuados. Tal vez les han faltado algunos segundos más al final del prólogo que den a entender como escapa/lo dejan escapar.

Mlo/Yonomeaburro dijo...

No he leido el libro, pero tengo entendido que en el piloto hay una escena que no sale en el libro... habrá cambios, claro. Tenían que haber mostrado los espectaculares títulos de crédito..

fr0d0b0ls0n dijo...

Creo que varias escenas, sobre todo para presentar personajes. La presentación de los Stark en los 14 minutos es nueva, y creo que hay una presentación de Tyrion en un burdel y una conversación entre Jaime y Ned para presentar mejor al primero antes del shock final.