30.9.10

Review Piloto. Mr Sunshine: los hermanos Marx en Studio 60

¿Os acordais del frenético backstage de Studio 60, esa pedazo de serie de Aaron Sorkin que se cargaron para disgusto de sus fans? Bien, pues Mr. Sunshine (web oficial ABC) comparte con aquélla muchos de sus grandes aciertos. Y en esto Matthew Perry (Friends), su protagonista, ha sido listo. Se ha rodeado del mismo equipo de producción (para eso él ha puesto pasta también) y ha elegido a un titán como Allison Janney (El ala Oeste de la Casa Blanca), para formar tándem humorístico. Porque Mr. Sunshine, digámoslo ya, es un descojone continuo, tan surrealista e hilarante como el camarote de los hermanos Marx. Ninguno de sus personajes es "normal", todos están, de un modo u otro, jodidos emocionalmente, e interactuan entre ellos como en un sainete teatral.

Como ocurría en Studio 60, se abren y se cierran puertas continuamente. Cambia el backstage del estudio de TV por las tripas de The Sunshine Center, una especie de Madison Square Garden, donde lo mismo se juega al hockey como se monta un circo, pero en San Diego. En el piloto, Ben Donovan, el personaje de Matthew Perry, cumple los 40 y descubre que está más solo que la una. Como con el Chandler Bing de Friends no sabemos muy bien en qué consiste su trabajo (¿manager del recinto?), pero le vemos correr de un lado a otro, cruzándose con sus compañeros, a cada cual más surrealista (esto incluye, además del elenco de actores protagonistas, a payasos con hachas, un viejo al piano, un enano, la mascota del equipo, un fisio y un tipo sin un ojo que da mucho miedo). Una locura.
Jorge García (Perdidos) es Bob.

En esa especie de circo simbólico, Perry se adjudica, digamos, el personaje "más normal", el único que parece estar en sus cabales. Como el espectador, alucina con las cosas que escucha o que le pasan al resto de personajes. Cuelga el teléfono a su padre, que parece ser un mujeriego. Hay una secretaria novata que prendió fuego a su novio (un poco del palo de la de Rockefeller Plaza). El hijo de su jefa, Roman (Nate Torrence, Studio 60) es un gordo con un entusiasmo infantiloide, que me ha recordado al Ross de Friends, por su ternura (aunque éste es más tonto del culo).

Pero la indiscutible estrella de este mundo loco, loco es Allison Janney, la jefa de todo esto (seguro ya, candidata a los Emmys y Globos que hagan falta). En Sopa de ganso ella sería Groucho Marx. Tiene la ambición inconsciente de personajes como la Amy Poehler de Parks and Recreation o el Steve Carell de The Office, pero con un añadido: Crystal, su personaje, siempre va drogada ("¿dónde están mis pastillas en las que ponía algo en español?"). Y se producen momentos de classic comedy: como cuando descuelga el teléfono sin que éste haya sonado o no recuerda que tiene un hijo o se inventa un premio para hacerse la foto (tan mezquina como Will Arnett en el piloto de Running Wilde). Es raro escuchar a La Madre de Perdidos: "Pero qué colocón llevo".

En tan desconcertante panorama, Perry no está solo. Su compañero y amigo, Alonzo (James Lesure, Las Vegas) es igual de sensato. Con él sólo tiene un problema. La que hasta ahora era su amiga con derecho a roce (directora de marketing en el centro, Andrea Anders, Better off Ted) quiere dar el siguiente paso y ha decidido cambiarle por Alonzo, que sí quiere una relación seria. Así que veremos (o eso espero) al personaje de Perry evolucionar, enfrentarse a una auténtica crisis de los 40. Deberá romper el hielo (no sólo el de la pista de hockey que vemos en el piloto) para dejar de ser egoísta, cambiar y conseguir a la chica...

Se estrena el 7 de febrero en EE UU, así que somos pocos los que hemos podido ver el piloto en el pase que ha hecho hoy AXN/Sony. Se estrenará en Sony en 2011. Una primicia y unas ganas tremendas de seguir viéndola.

+Algunos momentos hilarantes del piloto.

3 comentarios:

WATANABE dijo...

Una buena noticia que te haya gustado tanto. Yo desde que vi el tráiler, y me informé de quien estaba detrás del proyecto la tengo en el punto de mira. Esperemos que las audiencias respondan.

Mlo/Yonomeaburro dijo...

La verdad es que el tema de las audiencias está tomando un cariz esconcertante. Hay series buenas, como la misma Studio 60, que se cargaron, y otras mediocres que continúan x un tema sólo de audiencias... Esta serie mola.

Alex dijo...

Puf que pintaza.
Con lo que me gustaba a mí Studio 60, qué serie y qué personajazos.