5.6.10

Parks and Recreation, primera temporada

Hace más de un año ví el piloto de Parks and Recreation, me reí, pero pensé: 'Esto es The Office con una tía como protagonista'. Y la dejé pasar. Ante la escasez de series (por cancelaciones y por finales de temporada), y viendo que la serie ha continuado con una segunda temporada y buenas críticas, me he hecho un maratón con los seis episodios de la primera temporada, de unos 20 minutos, cada uno. Veredicto: hay que verla, y la seguiré viendo.

Razones por las que engancha
  • Humor sencillo y directo: es como ver a un niño intentando arreglar el mundo.
  • Aunque su mundo es Pawnee, un pequeño pueblo de Indiana en cuyas oficinas gubernamentales cuelgan pinturas recordando cómo los yanquis acabaron con los indios.
  • La idea de esta primera temporada es transformar un agujero gigante en el suelo en un parque. Algo que le gusta a un niño, pero no tanto a sus padres. Los vecinos se oponen a esta reforma de "Parques y zonas de recreo".
  • La cámara persigue a los protas como en The Office (parte del equipo de dirección es el mismo), los pilla en sus mentiras y chanchullos. Pero esto no es una empresa privada, si no pública. Peor aún.
  • Leslie (Amy Poehler), la prota, es tan exigente y ambiciosa, como fantasiosa. Soporta estoicamente las puyas y sigue adelante con la misma ilusión. Aunque sus compañeros se sorprendan tanto como el espectador, al final la respetan por su ímpetu y sencillez.
  • El caso lo presenta una enfermera (Rashida Jones, The Office), de la que se hace amiga, cuyo novio (Chris Patt, Everwood, novio de Anna Faris) se rompió las piernas al caer al hoyo.
  • Su ayudante es un hindú (Aziz Ansari) que la toma el pelo (ella siempre le apoya en todo, confía en él).
  • Su becaria (Aubrey Plaza, a la que veremos en Scott Pilgrim) es una joven silenciosa, que mira de reojo y odia el mundo.
  • Su compañero de batallas (Paul Schneider, del equipo creativo de The Office), con más experiencia que ella, es un ligón con el que tuvo una aventura. Ella la recuerda con cariño. Hay cierta tensión sexual entre ellos. Pero algo te dice que o cambian o sería absurdo juntar a estos dos otra vez.
  • Su jefe (Nick Offerman) es un tipo que no cree en el gobierno, con un gran bigote y cara adusta, su sueño es privatizarlo todo. Tiene engañado a su equipo, que no sabe mucho de él.
Amy Poehler es una de las cómicas yanquis más seguidas en EE UU, junto a Tina Fey (Rockefeller Plaza). De hecho, Poehler fue la madrina de Tina Fey, echándola un cable en sus comienzos. Ambas tienen éxito con sus respectivas series, escritas, protagonizadas y producidas por ellas. Y siguen haciendo TV, en el Saturday Night Live (si Tina Fey fue Sarah Palin, Poehler imitó a Hillary Clinton).

La segunda temporada tiene 24 episodios, y cuenta con las apariciones de Rob Lowe y Adam Scott (que me encanta en Party Down), John Larroquette, Justin Theroux y Will Arnett (la némesis de Alec Baldwin en Rockefeller Plaza). A Rob Lowe lo veremos en la próxima temporada de Californication (look Brad Pitt).

2 comentarios:

Yorch dijo...

La próxima comedia de 20 minutos que vea seguramente será esta.

Mlo/Yonomeaburro dijo...

Yo ahora estoy con Modern Family, también de 20 minutos... ambas series son como The Office, los actores miran a cámara de vez en cuando... por el momento no me cansa, pero entiendo que ese toque reality pueda llegar a aburrirme, no sé, por el momento me hace reír